23.4 C
San Nicolás de los Arroyos
martes, 7 diciembre, 2021

Edición N° 3889

SEXTORSION, HACKEO, DEFRAUDACIÓN Y CIBERACOSO, LOS NUEVOS DELITOS

El Dr. Julio Pérez Carreto, titular de la primer Secretaría Especializada en Cibercrimen y Evidencia Digital de la provincia de Buenos Aires, dio a conocer a nuestro medio cómo operan los delincuentes para estafar o acosar mediante el uso de la tecnología en las redes sociales y cómo poder advertir cuando se está frente a un hecho de sextorsion, hackeo de WhatsApp o defraudaciones, entre muchos otros delitos.



De la redacción de El Norte
diarieolnorte@diarioelnorte.com.ar

Desde el comienzo de la Pandemia Covid- 19, los delitos cometidos a través de Internet se han incrementado de una manera exponencial. Esto se ha visto reflejado tanto a nivel mundial, nacional, provincial y local.

A raíz de esta problemática y a pesar de que desde hace varios años, el Ministerio Público Fiscal de San Nicolás a cargo de la Fiscal General Interina Dra. Sandra Bicetti se encuentra investigando este tipo de conductas delictivas, en el mes de marzo del corriente año se creó en nuestra ciudad la primer Secretaría Especializada en Cibercrimen y Evidencia Digital de la provincia de Buenos Aires con competencia en las localidades de San Nicolás, Capitán Sarmiento, San Pedro, Arrecifes, Baradero, Ramallo Villa y Ramallo Pueblo, a cargo del Dr. Julio Pérez Carretto.



Dicha dependencia responde de manera directa a la Fiscalía General de nuestra ciudad, laborando con la totalidad de las Unidades Funcionales de Instrucción del Departamento Judicial, y principalmente con las U.F.I.s Nro. 4 a cargo de los Dres. Omar Ariel Tempo y Jorge Pablo Leveratto, actualmente tematizada en delitos relacionados a las nuevas tecnologías, entre ellos, Grooming, Pornografía Infantil, Defraudaciones Informáticas, etc.; y U.F.I. Nro. 3 a cargo del Dr. Julio Javier Tanús, donde se investigan delitos de Amenazas, Extorsiones, Coacciones (Todos ellos Agravados por su Anonimato) y Estafas relacionadas al uso indebido de datos de tarjetas de crédito y débito.-

Así las cosas y tras entrevistarnos con el Dr. Pérez Carretto, este nos manifestó que los delincuentes informáticos van mutando de modalidades para llevar a cabo los hechos delictuales.



Sextorsion – Extorsión Sexual

Esta conducta se configura mediante la creación de una cuenta de Facebook o Instagram, donde el delincuente registra un perfil con datos y fotografías de una femenina “X”. A raíz de ello, comienza a enviar solicitudes de amistad, y a entablar conversación con diversas personas, normalmente hombres, para luego de intercambiar material de índole sexual (fotografías y videos eróticos), y consecuentemente comenzar a amenazar a la víctima, refiriéndole que si no abona una determinada suma de dinero, enviará dicho material a todos sus contactos en las redes sociales.

Hackeo de WhatsApp

Esta metodología se lleva adelante cuando los delincuentes envían un mensaje falso, haciéndose pasar por operadores de WhatsApp y requieren a la víctima un código de 6 dígitos, el cual les llegará a su teléfono celular. Luego de conseguir dicho código, los ciberdelincuentes utilizan el mismo para, en un teléfono celular sin chip y con acceso a internet, instalar la aplicación referida y mediante la utilización de este número, conseguir acceso directo a la cuenta del damnificado, y por ende a su lista de contactos. Consecuentemente, comienzan a contactarse con familiares, amigos y/o conocidos de la víctima, solicitando dinero, simulando hallarse en una emergencia u ofertando dólares a un precio menor que el del mercado.



Descuentos desconocidos mediante uso de tarjetas de crédito y débito

Aquí normalmente las víctimas constatan que poseen descuentos generados por sus tarjetas de débito y/o crédito, los cuales NO han sido concretados por ellos. Dentro de esta figura existen diversas opciones de por qué puede haber ocurrido esto. Entre ellas, puede ser que nuestras tarjetas hayan sido clonadas, es decir, que el ciberdelicuente utilizando un aparato denominado Skimmer (Por ejemplo, colocado en cajeros automáticos), pudo copiar la banda magnética de nuestro plástico y de allí comenzar a poder operar sobre los fondos ajenos.

Asimismo otra de estas maniobras, puede darse cuando tras haber concurrido a un local comercial o haber efectuado algún tipo de compra E-Comerce (A través de Internet) se hayan filtrado los datos de nuestras tarjetas (Número de la misma – Nombre y apellido – Fecha de vencimiento – Código de Seguridad), lo cual genera que la tenencia de estos datos sensibles por parte de los delincuentes, permita a los mismos efectuar compras en distintas páginas Web.-



Defraudaciones Informáticas

Una de las tipologías mayormente observadas respecto de este delito complejo, resulta ser la maniobra denominada Pishing, donde los criminales efectúan distintas operatorias para lograr obtener datos personales y sensibles, y así utilizarlos para apoderarse de fondos bancarios de las víctimas, y hasta incluso requerir créditos a nombre del titular de la cuenta (A través de la plataforma Home Banking). Dentro de esta temática, existe un género denominado Pharming, donde lo que crea el ciberdelincuente es una “página espejo”. ¿En qué afecta esta circunstancia a las personas? Cuando normalmente queremos ingresar a la página web de nuestro banco, muchas veces cometemos el error de colocar en los buscadores (Internet Explorer – Google Chrome) el nombre de la entidad bancaria, por ejemplo Banco Provincia. Ante ello se nos presentan un sin número de links/enlaces de ingreso.

En este tipo de casos lo que puede ocurrir es que el ciberdelincuente haya creado una página de iguales características visuales a la del banco en cuestión, y sin que nos demos cuenta, ingresemos todos nuestros datos, generando que posteriormente esa información sensible, ya se encuentre en manos equivocadas, lista para ser utilizada y permitir a los los autores del hecho, un ingreso no autorizado a las cuentas del damnificado.

Grooming o Ciberacoso

Aquí lo que se produce es un contacto a través de medio tecnológico, por parte de un sujeto imputable (En Argentina esta edad resulta ser, mayores de 16 años), hacia un menor de edad (Menos de 18 años), con el fin de cometer un delito contra la integridad sexual del niño, niña o adolescente.

Lo que busca el pedófilo es conseguir del menor, material de explotación sexual infantil y hasta incluso en muchos casos, concretar un encuentro físico que puede culminar en un abuso sexual de carácter físico.



Producción, distribución, divulgación, facilitación, de material sexual infantil

En nuestra legislación se considera delito tanto la tenencia para uso personal, la distribución, facilitación, divulgación, etc. de Material de Explotación Sexual Infantil (Mal llamada como Pornografía Infantil).

Respecto a esta temática lo que se busca por parte del Ministerio Público Fiscal, es captar al pedófilo e intervenir para desactivarlo, ANTES de que mantenga un contacto físico con el niño, niña o adolescente.

Siguiendo esta línea, durante el corriente año, más precisamente en los meses de junio y noviembre, la Fiscalía Nro. 4 Departamental y la  Secretaría Especializada en Cibercrimen y Evidencia Digital, llevaron adelante investigaciones dentro del Departamento Judicial, donde se desactivaron individuos que presuntamente distribuían este material prohibido, en primera instancia en procedimientos donde se efectuaron allanamientos simultáneos entre diversos países tales como E.E.U.U., Brasil, Panamá, Ecuador, Paraguay y Argentina (Operación Luz de Infancia VIII) y seguidamente, procedimientos a nivel provincial (Operación Guardianes en Red), donde se efectivizaron 52 allanamientos simultáneos.-

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!