15.7 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 11 octubre, 2021

Edición N° 3833

ÚLTIMO DÍA DE LIBERTAD DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS EN AMÉRICA

“RACISMO, ATROPELLO, GENOCIDIO, SAQUEO Y DESPOJO”

“Difícilmente se podría decir que celebramos el Día de la Diversidad Cultural, porque todavía esa diversidad está velada y oprimida. Es imperativo reivindicar los derechos de los pueblos originarios, reconociendo su preexistencia y apoyando sus luchas, sobre todo las territoriales”, marcan desde la Comunidad Coya “Madre Tierra” de San Nicolás.



Por Rosalía Elina Quipildor.

El 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón llegó a estas tierras con avaricia y autoritarismo, constituyéndose desde entonces el primer gran etnocidio en este continente, enmarcado en un prolongado brutal y sangriento proceso de conquista por parte del colonialismo europeo.

Por esto, hoy conmemoramos el 11 de Octubre como el “Último Día de Libertad de los Pueblos Originarios en América”. Luego llegó el atropello a los hermanos originarios. Fue sucediéndose constantemente en forma de saqueo, muerte y dominación absoluta por parte de aquellos que se apropiaron de sus tierras.



Tiempo de reivindicación

Fue entonces que a partir de 1492, se da el inicio del racismo colonial.

El Día de la Diversidad Cultural solo encubre lo que verdaderamente pasó y sigue pasando porque justamente, al margen de todo lo que significa la colonización, lo que todavía pervive es el racismo colonial a nivel biológico, moral e intelectual.

En esas condiciones difícilmente se podría decir que celebramos el Día de la Diversidad Cultural, porque todavía esa diversidad está velada y oprimida.

En esta fecha, que en nuestro país recibió distintos nombres según cada gobierno, es imperativo reivindicar los derechos de los pueblos originarios, reconociendo su preexistencia y apoyando sus luchas, sobre todo las territoriales, que llevan incansablemente adelante día a día.



La Argentina es un país pluriétnico y multicultural y tienen que aceptarlo.

La herida sigue abierta, a pesar de que ya pasaron 529 años del genocidio más grande de América.

“El árbol originario fue cortado de distintas maneras y en distintos momentos, pero sus raíces no se perdieron. Donde quedan raíces, hay esperanza de vida”.

* Comunidad Coya “Madre Tierra” de San Nicolás


ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!