UNA ACÚSTICA MAL DISEÑADA AFECTA EL APRENDIZAJE Y EL BIENESTAR DE LOS NIÑOS EN LA ESCUELA

CONFORT ACÚSTICO: EJEMPLOS DE PROYECTOS

Un ambiente acústicamente ´cómodo´ nos permite escuchar adecuadamente, enfocarnos mejor y sentirnos más tranquilos. De modo contrario, pocas cosas nos irritan más que la exposición al ruido excesivo, o la incapacidad de escuchar lo que necesitamos escuchar. Aunque se trate de un sitio de construcción cercano, tránsito, aire acondicionado o un vecino aprendiendo a tocar saxofón, investigaciones muestran que el ruido puede provocar enfermedades cardiovasculares, aumentar la presión arterial, producir dolores de cabeza, cambios hormonales, trastornos del sueño, y reducir el rendimiento físico, mental, y el bienestar general. El confort acústico se puede asegurar desde el inicio del proceso de diseño.

La preocupación por crear entornos acústicamente cómodos habitualmente se centra en teatros, salas de conciertos y estudios de grabación. Sin embargo, es particularmente importante en entornos educativos, ya que influye directamente en la relación de la enseñanza y el aprendizaje. La incomodidad acústica puede dañar el proceso de aprendizaje, interfiriendo en la atención y empeorando la comunicación entre estudiantes y maestros.

Parámetros

Estudios muestran que las aulas incómodas causan molestias y cambios de humor, lo que contribuye al aumento del estrés y el cansancio en los estudiantes, así como a la disminución de sus habilidades cognitivas. La interferencia acústica que proviene de los ambientes exteriores aumenta la necesidad de hablar más alto, causando agotamiento auditivo y vocal en las personas al interior de la sala de clases.

Según la Organización Mundial de la Salud, el nivel seguro de ruido en un aula no puede exceder los 35 decibeles. A partir de ahí, la capacidad de aprender se ve afectada.

Otros parámetros utilizados para describir la distribución del sonido son:

  • Tiempo de reverberación: es el tiempo que tarda el nivel de sonido en disminuir después de que se apaga la fuente de sonido.
  • Aislamiento acústico: características materiales de las áreas superficiales de un espacio, que determinan la transmisión del sonido.

Productos y materiales

¿Cómo puede mejorar el confort acústico en las aulas? Al aplicar los productos y materiales correctos, es posible encontrar alternativas efectivas para mejorar la acústica en estos espacios. Para reducir la entrada de ruido externo, es ideal aislar acústicamente todos los elementos del edificio, lo que significa aumentar la masa de muros y losas, e invertir en marcos más estancos. La masa en una construcción se percibe tradicionalmente como el mejor proveedor de aislamiento acústico. Sin embargo, los sistemas constructivos livianos actuales, basados ​​en el principio de masa efectiva (masa-muelle), pueden garantizar una protección eficaz contra el ruido externo, aunque se debe tener especial cuidado al considerar las especificaciones y los detalles de dichos sistemas de construcción.

Los materiales absorbentes, como la lana mineral, el mortero o los paneles de yeso acústico, ayudarán a reducir el ruido aéreo y de impacto dentro del edificio, el que también se verá influido por la elección del revestimiento de las paredes o el piso. Los objetos que dispersan o absorben el sonido en las paredes, permitirán eliminar los ecos perturbadores que pueden ocurrir entre ellas (llamados ‘ecos vibratorios’). Los materiales más porosos en las superficies interiores (especialmente en los techos) también ayudarán a reducir las reverberaciones, mejorando la inteligibilidad del habla.