UNA INVESTIGACIÓN DE LA INTELIGENCIA DE EE.UU NO PUDO DETERMINAR EL ORIGEN DEL COVID

Una investigación de los servicios de inteligencia de Estados Unidos no pudo aún determinar el origen del SARS-CoV-2, el virus que causa la Covid-19, y consideró “plausibles” tanto la hipótesis de la exposición natural a un animal infectado como la de la de la fuga de un laboratorio.

Sin embargo, el informe afirmó con certeza que el coronavirus no surgió como parte de un desarrollo de un “arma biológica”, y concluyó que “las autoridades chinas no tenían conocimiento previo del virus antes del brote de Covid-19”.

La investigación aduce que necesitaría más información sobre los primeros días de la pandemia para proporcionar “una explicación más definitiva del origen” del virus y, en este sentido, indicó que la comunidad científica internacional “carece” de muestras clínicas o de una “comprensión completa de los datos epidemiológicos” de los primeros casos.

En este contexto, criticó lo que consideró una falta de voluntad política de China para cooperar con las investigaciones internacionales, un elemento que calificó de necesario para “llegar a una evaluación concluyente” sobre el origen del virus.