13.9 C
San Nicolás de los Arroyos
viernes, 27 mayo, 2022

Edición N° 4060

UNA JOVEN DENUNCIA QUE LA DISCRIMINARON EN LA ESCUELA DE POLICÍA

“HACÍAN FILAS PARA LAS QUE USABAN ANTEOJOS, OTRA PARA LAS QUE TENÍAN SOBREPESO Y LA RESTANTE PARA LAS DE BAJA ESTATURA”



En comunicación con EL NORTE, Candela Sala de 22 años denunció que ella y otros 50 compañeros, cadetes de la escuela de Policía de Ramallo, fueron expulsados por usar anteojos, sobre peso y estatura baja. Las mismas ya habían empezado a entrenar, realizando un gran gasto en implementos y vestimenta.

De la redacción de El Norte
redaccion@diarioelnorte.com.ar

En las palabras de Candela hay bronca, pero sobre todo una fuerte desilusión, un sueño roto y la frustración de lo que nunca podrá ser. Candela siempre quiso ser policía y la plata que ahorraba trabajando la destinaba para cumplir esa meta, poder entrar a la escuela de Policía y ser oficial, hacer una carrera en las fuerzas de seguridad. La joven usa anteojos pero eso no fue impedimento para presentarse a rendir los exámenes, aprobarlos y comenzar a entrenar y estudiar en la Escuela de Policía “Juan Vucetich” de Ramallo, ubicada frente a Portería 1 de Siderar. Al año, si el cadete aprueba todas las materias de la cursada, se recibe de Oficial de Policía; y estudiando un año más, puede ingresar al Cuerpo de Comando y el día de mañana ocupar cargos de comisario o subcomisario.

Candela Sala, con 22 años sentía el sueño próximo, había pasado la primera semana de entrenamiento y los exámenes sin dificultades, viendo como muchas compañeras desertaban, pero ella y el resto de los cadetes seguían de buena gana para lograr el objetivo. “Estamos muy indignados de la forma en que nos sacaron de la escuela de Policía, es injusto lo que hicieron conmigo y con un montón de chicas y chicos que no solo nos expulsaron sino que nos discriminaron”, contó Candela a EL NORTE.



“Yo estaba cursando en la escuela de policía en Ramallo. Ingresé el lunes 18, ya había hecho las primeras pruebas, la psicológica y el examen y me había ido bien. Nos dijeron que ingresamos como aspirantes a cadete y en ninguna parte decía que no podíamos usar anteojos para estar. El viernes nos levantamos con la rutina normal, y nos dicen que nos formemos para una revisión médica. Ese día llovía, había un montón de chicas, estuvimos haciendo la fila para ingresar y cuando llegué me pesaron, midieron y me dijo el médico que con el grado que tenía en los ojos no servía para las fuerzas de seguridad. En ese momento el doctor me dice que “Para colmo con esa panza que tenes pareces de seis meses”. No podía creerlo, no hacía falta. Salí a buscar unos papeles con la psicopedagoga. Yo veía que las chicas que salían lo hacían llorando y ya me hacia la idea que definitivamente nos sacaban. A las otras que entraban solo con verlas con anteojos les decían que nos servían. Había chicas también que por dos centímetros no les daba la altura, la masa muscular, cosas que nunca nos dijeron a principio. Si nos veían cuando entrabamos ¿Por qué no aclarar las cosas de entrada? Yo tenía una compañera de la misma aula que tenía tiroides, con un peso mayor, y en educación física que teníamos dos veces a la semana, su rendimiento físico era mejor que varias. Si hubieran hecho un examen físico para todas iguales quedarían las cosas claras. Pero nos separaron por peso, talla o usemos lentes”, contó indignada y frustrada de que las cosas no fueron claras de un principio.

En filas

Además de la decepción del rechazo y que la cuestión no fue clara, para retirarse las obligaron a esperar durante muchas horas en fila y sin motivo. “A las 4 de la tarde nos hicieron llamar  a nuestros familiares para que nos busquen. Todas somos mayores no entiendo porque tenían que venir nuestros padres a buscarnos. Nos tuvieron de las cuatro hasta las ocho parados ahí fuera, formados esperando no sabíamos que si nos dieron de baja, parados con frio en la oscuridad, con nuestros padres aguardando afuera. Si sabían que no se podía tener dificultades en la vista ¿para qué me hicieron empezar? porque también nos hicieron gastar mucha plata. Era dinero que yo tenía ahorrado trabajando como una inversión para mis estudios, mi carrera. Me quede con  un montón de ropa de fajina. Ellos fueron muy específicos en los requerimientos, que dos pares de zapatillas blancas, sábanas blancas, que las toallas, y muchas cosas más, lo que es un montón de dinero que ahora a mí no me sirve. Había chicas que se daban de baja porque no se aguantaban el entrenamiento pero yo y el resto de los que dejaron afuera sí. Es mi sueño ser policía y yo toda la vida trabaje y ahorre porque sabía que algún día iba a tener la oportunidad de ser policía. Estaba contenta cuando me llamaron y que después te expulsen porque uso anteojos, sin decirlo antes, de hacernos gastar es injusto, doloroso y discriminativo. Hacían filas de las que usaban anteojos, filas de las petisitas, filas de las que eran gordas. Es horrible estar así, enfrente de todos los otros compañeros mientras ellos seguían y nosotros paradas esperando para irnos. Que me digan que no puedo ser policía porque uso anteojos me rompió el corazón”, relató con dolor.



La espera

José, papa de Candela, quien se comunicó con EL NORTE indignado por lo ocurrido, contó el calvario de la espera: “Me dijeron que vaya a las 4 a retirar a mi hija y nos tuvieron hasta las 9 afuera, no entendíamos nada y ningún superior de la escuela dio la cara, ni nos explicó que pasaba, nadie nos decía nada. Los tenían como si fueran policías o cadetes y ellos ya no lo eran. No los dejaban usar los celulares y una de la chicas lo logró prender y le contó a la mamá que los tenían parados. Ahí entonces la mujer nos contó a todos lo que pasaba y mi señora empezó a los gritos y arrancaron a los gritos todos. Ahí recién nos empezaron a dar a los chicos. Antes solo nos daban excusas, pero cuando empezamos a exigir, ahí los largaron”, dijo y agregó: “Queremos que esto se haga público para que los chicos que ingresen el mes que viene sepan lo que es, para que no gasten innecesariamente ni se ilusionen. Candela fue a hacer las pruebas con anteojos y no le dijeron nada que no se podía”.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!