21.3 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 19 enero, 2022

Edición N° 3931

UNA NICOLEÑA QUE CUMPLIÓ EL SUEÑO DE MAQUILLAR A LAS “ESTRELLAS”

LA HISTORIA DE VICTORIA BABUDRO



Meta cumplida, a pleno color y glamour, para “Victoria Queen”, tal como dio nombre a su emprendimiento profesional de estética. Recientemente formó parte del grupo encargado de maquillar para la producción de fotos de “Stravaganza” de Flavio Mendoza, junto a Juan Manuel Pont Ledesma. “La vida me llevó por este camino que hoy me apasiona”, asegura Victoria Babudro, que va por más y también apuesta al maquillaje terapéutico como forma de “llevar amor y arte a personas que lo necesiten”.

“Realmente fue increíble trabajar ahí y conocer a tremendos artistas”, aseguró Victoria respecto de su colaboración para la obra de Flavio Mendoza. EL NORTE

De la Redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Una profesión inesperada que hoy se convirtió en su pasión, iniciada tras un duro accidente de tránsito que la obligó a pelear por su vida. Con múltiples pinceles e infinitas paletas de color, Victoria Babudro le da brillo a la vida, y hoy se codea con famosas personalidades del espectáculo. Hace tan sólo unas semanas, llegó a participar del equipo de trabajo para la producción de fotos de la reconocida obra “Stravaganza” de Flavio Mendoza, junto a Juan Manuel Pont Ledesma y demás artistas de nuestro país.



Belleza por fuera y por dentro es lo que irradia la nicoleña Victoria Babudro, un alma solidaria y de superación personal, que también va por más y decidió profundizar en el maquillaje terapéutico, como una forma de ayudar a quienes están atravesando situaciones de vulnerabilidad o enfermedad. En diálogo con EL NORTE, cuenta todos los detalles de su camino e invita a sumarse.

¿Cómo comenzó tu historia en el camino del maquillaje? ¿Cuándo sentiste que iba a ser tu profesión?

Mi inicio en el camino del maquillaje no fue de una. Había arrancado en 2001 a estudiar peluquería y maquillaje, pero lo hice por una cuestión de necesidad, ya que luego de un accidente muy grande que tuve, necesitaba reactivar mi motricidad fina y mi cerebro. 

Una vez que arranqué con peluquería, me pareció interesante otra parte de la estética, como son la depilación y el maquillaje. La verdad fue que en un comienzo, pensé que iba a ser pasajero. Pero con el tiempo, empezó a gustarme e interesarme. Y fue en el 2002 que conseguí mi primer trabajo en una peluquería grande, donde comencé a trabajar como manicura, depiladora y maquilladora, y me encantó.



¿Qué estudiaste antes y qué actividades hiciste previo a maquillar?

Yo quería ser psicóloga, había empezado esa carrera en la Universidad Nacional de Rosario. Jamás había estado en mis planes dedicarme a la estética pero, por una causa mayor como fue el accidente que tuve, la vida me llevó por este camino que hoy me apasiona. Las cosas siempre pasan por algo y para algo. Comencé estudiando en Rosario haciendo un curso en una academia con mi primer profesor que fue Roberto Coalova. Hice seminarios y capacitaciones cortas con distintos profesionales y mi amor y placer iban creciendo cada vez más. En 2003 fui por primera vez a un congreso internacional de estética, donde conocí personalmente a Juan Manuel Pont Ledesma, de quien me enamoré, y tiempo más tarde pude capacitarme con él. Con el correr del tiempo seguí formándome con excelentes profesionales. Nunca se deja de aprender.

Recientemente se te cumplió un sueño junto a personalidades famosas del espectáculo…

El sueño de maquillar estrellas siempre estuvo presente, aunque lo veía muy lejano. Pero conocer a Pont Ledesma me abrió muchas puertas: él mismo nos propuso a mí y un grupo de colegas la posibilidad de maquillar a equipos de trabajo de distintas obras del orden nacional, y poder vivir la experiencia. Primero nos ofrecieron maquillar para la producción de fotos de la obra de Aníbal Pachano, pero en esa ocasión no pude viajar, me lo perdí. Unos días después apareció la oportunidad de maquillar para la producción de fotos de la obra de Flavio Mendoza “Stravaganza” y dije sí! Realmente fue increíble trabajar ahí y conocer a tremendos artistas.



También decidiste emprender una formación distinta, de maquillaje terapéutico. De qué se trata?

Hace algunos años me llamó la atención una colega de Buenos Aires que lo hacía. Recién a principios de este año empecé a recorrer ese camino, que me apasiona. El maquillaje terapéutico está orientado al trabajo con pacientes que atraviesan distintas patologías, como por ejemplo en cáncer, y con personas que se encuentran en estado de vulnerabilidad como situaciones de encierro, abuelos que están en geriátricos, personas en situación de calle, víctimas de violencia, entre otras. En maquillaje terapéutico maquillamos “lo real”, porque maquillamos el dolor, el sufrimiento, la baja autoestima, Usamos el maquillaje como una herramienta que nos permite llenar un vacío provocado por algo que nos aqueja o nos hace sufrir, y buscamos transformar ese momento en un instante de regocijo.

¿Es utilizado en nuestra ciudad? ¿Qué expectativas tenés al respecto?

Hace muy poco tiempo, una colega recibida del mismo programa que estoy haciendo yo, comenzó a trabajar en una institución de nuestra ciudad con los pacientes oncológicos. Una vez culminados mis estudios, que terminaré en marzo, mi idea es formar un equipo de trabajo para poder llevar amor y arte a instituciones y personas que lo necesiten.



Con todo esto ya realizado, ¿qué esperás para el futuro?

Básicamente, espero seguir adelante con esto, seguir teniendo la familia que tengo que me apoya incondicionalmente. Es importantísimo llevar amor y belleza, seguir creciendo, fortaleciéndome, aprendiendo. Y también darle fuerza, valor y poder a las personas a partir de este arte para salir adelante, quererse y luchar por sus ideales.

ÚLTIMAS NOTICIAS

MIÉRCOLES 19 DE ENERO

╬ SORANZ, ALVA LIDIA

╬ GOURRÍA, ANA NIEVES





error: ¡Contenido protegido!