4.5 C
San Nicolás de los Arroyos
viernes, 19 agosto, 2022

Edición N° 4145

USOS DE CIELORRASOS EN PROYECTOS DE ARQUITECTURA

MÁS ALLÁ DE UNA TERMINACIÓN INTERIOR

Cumplen otras funciones que involucran desde el acondicionamiento acústico o la aislación térmica hasta la reducción en la escala de los ambientes y el ocultamiento de elementos estructurales, desniveles o instalaciones para disimular las irregularidades de los techos. A continuación, una clasificación no excluyente según su colocación, su materialidad y su uso, independientemente de sus características constructivas.



De acuerdo a la estética que se busque brindarle a un espacio, la economía de los materiales o mismo su mantenimiento a largo plazo, existen diversos tipos de cielorrasos que son capaces de resolver las necesidades técnicas y funcionales de los proyectos de arquitectura. Independientemente de su método de fabricación, sea industrializado o artesanal, los cielorrasos, o también llamados falsos techos, representan un elemento constructivo que constituye el acabado o revestimiento interior de las cubiertas. 

Según el uso que se les brindará a los espacios, es posible definir a los cielorrasos a partir de tres conceptos:

Decorativos: se busca lograr una estética a través de su materialidad, forma, textura, color, etc.

Constructivos: se encargan de disimular algunas imperfecciones o irregularidades que puedan producir determinados desniveles, cañerías, etc.

Acústicos: son capaces de absorber o reflejar las ondas sonoras que se producen en el interior o exterior de los locales.

Método

Según su método constructivo, pueden ser:

Armados: aquellos que son independientes al tipo de cubierta proyectada. Su estructura se toma de las paredes de los espacios sin quedar suspendida del techo. En la mayoría de las viviendas, predomina el uso de este tipo de cielorrasos materializados con yeso.

Aplicados: se aplican sobre las losas de hormigón armado a imagen y semejanza, por ejemplo, de la colocación de un revoque con yeso sobre el techo.

Suspendidos: su estructura principal se encuentra suspendida del techo, es decir, colgada a través de perfiles o alambre. De esta manera, se genera un espacio entre la estructura y la propia cubierta de la construcción que puede utilizarse para el paso de instalaciones o canalizaciones, ya sea eléctricas, de aire acondicionado, entre otras. Dentro de este tipo de cielorrasos, se incluyen aquellos de placa de yeso, PVC, fibra de vidrio y demás cielorrasos desmontables.

Materialidad

Por otro lado, puede establecerse una clasificación de cielorrasos de acuerdo con la materialidad que se emplee.

Entre ellos se encuentran los armados de yeso y los aplicados de yeso.

Por otro lado, los de placas de roca de yeso cerámico también se montan sobre una estructura colgante, pero constan de una estructura metálica junto a placas cuadradas de yeso con fibras sintéticas y su terminación deja las juntas a la vista debido a su configuración desmontable como los de fibra de vidrio.

Madera, PVC, metálicos o tela tensada

Los cielorrasos de madera pueden implementarse tanto suspendidos como no. En el caso de los de machimbre, se utilizan listones, tablones o tablas de madera individuales que se ensamblan o encastran a través de sus molduras y se mantienen las mismas propiedades de la madera, que son resistencia, flexibilidad, elasticidad y durabilidad. En la actualidad, existen también otros materiales como tela tensada.

Los de PVC incluyen diferentes texturas, terminaciones, colores y formas. Este tipo de cielorrasos de plástico (policloruro de vinilo) resulta ser bastante liviano y suele utilizarse suspendido, montado sobre una estructura metálica de perfiles galvanizados desde donde se toman las terminaciones plásticas.

A través de paneles de aluminio o chapa, los cielorrasos metálicos por lo general son desmontables y se utilizan suspendidos.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!