11.7 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 30 mayo, 2024

Edición N° 4793

Villa Constitución – Marcos Manelli: “Agradezco a mi familia, amigos y a Atlético Empalme”

El futbolista villense que se desempeña en el Cittá Amantea italiano habló sobre su actualidad y trayectoria. Además, valoró a quienes lo rodean: “Agradezco a mi familia y amigos porque son mi sostén y al Club Atlético Empalme porque me formó como persona y jugador”. 

Nacido en Villa Constitución, pero formado en el Club Atlético Empalme, Marcos Manelli desarrolló gran parte de su infancia y adolescencia en la localidad vecina. Allí, logró cosechar grandes amistades y fue formando parte de lo que hoy es como futbolista y persona.

El defensor central dio sus primeros pasos en el fútbol -cuando aún era un niño- en la escuelita del Club Náutico Villa Constitución, encabezada por Maximiliano Sarro. Allí, Marcos comenzó a divertirse con la pelota y a forjar su amor por el deporte.

Luego de sus primeros pasos, ese pequeño futbolista inició su aventura en el primer club -y el que sería el único hasta el momento- de la Liga Regional del Sud. 



Con sus jóvenes siete años, Manelli empezó a jugar en el Club Atlético Empalme, donde realizó infantiles, juveniles y llegó a debutar en la primera división. En el primer equipo, el villense se afianzó rápidamente y jugó tres años.

Con respecto al club en donde vivió toda su infancia y adolescencia, Marcos dijo: “Agradezco siempre a Atlético Empalme por abrirme las puertas de chico, enseñarme muchísimas cosas y formarme en todos los aspectos”.

Haciendo memoria sobre el día del debut en primera, Manelli destacó: “Tenía diecisiete años y fui al banco contra Porvenir Talleres de visitante. Me tocó debutar de la mano de Luciano Castellarín, contra un equipo muy fuerte -que venía de ser campeón- y me costó adaptarme, pero fue un partido importante para mí”.



En esa línea, el defensor central recordó los mejores momentos vividos en el “Verde”: “Lo más importante son las amistades que tengo del club, eso es lo que me llevó. También recuerdo varios torneos que jugamos en diferentes ciudades, los técnicos y mis compañeros”.

“Además recuerdo las finales que jugamos con reserva, que lamentablemente las perdimos, pero fueron momentos increíbles. Uno de chiquito sueña con jugar en primera y con esfuerzo se pudo dar. Allí, también hemos llegado lejos y estoy muy contento por eso”, expresó.

Actualmente, el villense arribó a la ciudad hace pocas semanas y se encuentra disfrutando de sus familiares y amigos. Una visita que fue una sorpresa para la mayoría de las personas que lo rodean, ya que sólo su papá sabía de su vuelta.



“Se dio hace un mes atrás la oportunidad de venir y quería hacerlo de sorpresa para visitar a la familia y sorprenderlos. Llegué un viernes a la mañana y de a poco fui visitando a mis hermanas, mi mamá, primos y amigos. Gracias a dios están todos bien de salud, así que mejor imposible”, precisó Marcos.

Mientras descansa en su ciudad natal, Manelli nos detalló cómo fue la temporada en Cittá Amantea: “Hasta diciembre hicimos un buen torneo, terminando terceros en la tabla en esa primera mitad, pero después por diferentes motivos caímos un poco y finalizamos séptimos. Nos mantuvimos en la categoría, lo cual fue algo muy positivo”.

“El objetivo era mantenernos en la categoría. Obviamente que cuando empezamos a jugar vimos que había un nivel muy bueno y que podíamos competir más. Además, entre nosotros subieron las expectativas para ver si podíamos jugar los playoffs porque había un buen plantel”, continuó.



En cuanto al nivel futbolístico de la categoría, el villense opinó que “es muy bueno en el sentido individual, hay jugadores muy fuertes. Lo que comparo mucho con esta liga es que es un juego muy físico acá, con mucho roce, y allá se aspira a jugar un poco más. Acá hay jugadores muy buenos, que allá no se ven tanto”.

“En esta categoría hay de todo un poco: hay de sintético, de pasto natural, canchas lindas y otras que son feas”, resaltó también en referencia a los campos de juego.

Por otra parte, Manelli puntualizó en el club, sus instalaciones y la gente: “Las instalaciones son lindas, tiene un estadio grande, con muchos años de historia. La gente del club es muy familiera, muy fanática y está siempre a disposición para lo que necesites. A la cancha la cuidan mucho”.



A su vez, el central villense describió cómo es la gente de Amantea, una ciudad ubicada en la región de Calabria, al sur de Italia: “La ciudad es muy linda, tiene aproximadamente 17.000 habitantes. La gente es muy cálida y respira fútbol las 24 horas, muy parecido a lo que es acá”

“No me costó mucho adaptarme por eso mismo. Son todos muy amigueros, te invitan a hacer cosas, te llevan a todos lados y te hacen sentir fútbol todo el día”, sumó.

Con vistas al futuro, Marcos se trazó objetivos para lo que resta del 2024: “Mi objetivo es ver si puedo seguir subiendo categorías, gracias a dios hay oportunidades. Así que seguiré trabajando para poder mejorar y avanzar en todo sentido”.



“La idea es ver si hay ofertas de otros clubes y, si no se da, intentar ascender a Eccellenza con Amantea. Esto sería un lindo objetivo por el cariño que uno le agarró a la gente, a la ciudad y al club”, aseguró.

Imaginando un poco más allá que el futuro cerca, el villense contó que sueña ser profesional: “Uno que está en el ambiente quiere llegar lo más lejos posible y el objetivo es llegar a vivir del fútbol. Gracias a dios tuve la oportunidad de llegar a donde estoy, y con sacrificio todo se puede lograr”.

“Trabajando de chico, dejando muchas cosas de lado, se puede lograr. Cuando llega el momento, te pone muy feliz haberlo logrado. Voy a seguir trabajando con sacrificio y humildad al 100% porque en cualquier momento puede llegar ese día”, afirmó.



Para finalizar, Marcos agradeció el apoyo de su familia y amigos porque desde el primer momento que se los sintió cerca:” Siempre es lindo escuchar y leer esos mensajes de apoyo. Ellos son el pilar más importante de mi carrera por siempre estar apoyando y tirando para adelante”, cerró el futbolista de Cittá Amantea.

error: ¡Contenido protegido!