29.2 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 1 diciembre, 2022

Edición N° 4249

EN 1991 INTENTARON ASESINAR A ALFONSIN EN SAN NICOLÁS

El 23 de febrero de 1991, en medio de un acto de campaña en San Nicolás, un desequilibrado intentó asesinar al expresidente Raúl Alfonsín disparándole con un revólver. Una falla en el arma y la rápida reacción de dos custodios le salvaron la vida.



Hacía mucho calor en San Nicolás la noche del sábado 23 de febrero de 1991, pero eso no le hizo perder los reflejos al oficial de la Policía Federal Daniel Tardivo, custodio de Raíl Alfonsín, que acompañaba al expresidente que le hablaba a la multitud desde el palco montado para el acto de campaña.

Cuando escuchó el disparo se le fue encima, lo tiró al piso y lo cubrió con su cuerpo. El entrenamiento de tantos años funcionó como un relojito, mientras abajo otro custodio, Ricardo Raúl Róvere, se le iba encima al autor del disparo, que fue rápidamente reducido.

Pasado el momento de confusión –y a pesar de la conmoción que había causado el atentado– Raúl Alfonsín se acomodó las ropas, tomó el micrófono y siguió hablándole al público que lo vitoreaba.



Acto de campaña

Raúl Alfonsín sabía que la Unión Cívica Radical tenía que recuperar terreno después de la entrega anticipada del poder tras las elecciones del 14 de mayo de 1989.

La inflación minorista de ese mes había llegado al 70%. El 13 de junio, tras puebladas y asaltos a supermercados, con 62 años y cinco años y medio en la Casa Rosada, el líder de Renovación y Cambio anunciaba la entrega anticipada del mando.

Pasados algo más de 20 meses, y con las elecciones legislativas en la mira, Alfonsín salió de campaña. Una vez más a recorrer pueblos, como lo hacía desde hacía tres décadas.

El viernes 22 de febrero fue el turno de San Pedro. Hacía calor y la voz del ex presidente seguía despertando el fuego de los corazones de sus seguidores.

Al día siguiente, acompañado por una numerosa comitiva, Alfonsín recorrió los menos de 100 kilómetros que separan San Pedro de San Nicolás. Aunque el sábado 23 parecía distendido para el acto planeado en la esquina de Mitre y Urquiza, la noche sería mucho más complicada de lo esperado.



Desocupación y desequilibrio

Ismael Darío Abdalá había comprado un revolver 32 largo un par de meses antes sin saber siquiera que Alfonsín iría a su pueblo en febrero. Tenía 29 años, había revistado un tiempo en Gendarmería Nacional y luego ingresó a la empresa estatal Somisa, la que hasta hacía poco tiempo atrás había dado empleo a 15.000 personas y que era blanco de las críticas de los sectores que planteaban que era deficitaria y que debía pasar a manos privadas.

Menem, a poco de asumir, instruyó para que se redujera la planta de empleados. En pocos meses más de cinco mil trabajadores fueron despedidos y muchos talleres proveedores de Somisa también comenzaron a sufrir las consecuencias del achicamiento.

La noche del 23, mientras se preparaba el acto, Abdalá se cruzó con un grupo de jóvenes radicales que participaban de la organización y, tras saludarlos, les soltó una frase muy poco convincente: “Yo estoy a cargo de la logística”.

Acostumbrados quizás a cruzarse con personas que se autoasignan funciones, solo mereció una sonrisa para quienes sí debían preparar el sonido y seguir con los autos que, con altoparlantes, invitaban para la calurosa nochecita de aquel sábado.

La plaza estaba colmada. Los organizadores cifraron en unos cinco mil los asistentes en una ciudad que por entonces tendría unos cien mil habitantes.



Como Alfonsín ya había empezado a hablar, casi todas las miradas se dirigían al ex presidente. No era el caso del custodio Daniel Tardivo, que tenía los ojos puestos en la multitud, como indicaba su entrenamiento.

Tardivo había recibido una formación especial. Cuidar un presidente que había sido perseguido por la dictadura militar tenía sus bemoles. Y esos bemoles no solo se expresaban en las permanentes amenazas y operaciones de agentes y ex agentes de Inteligencia, sino también en un par de atentados concretos sufridos por Alfonsín, un mientras era presidente y otro poco después de haber abandonado la Casa Rosada.

Daniel Tardivo, el custodio de Raúl Alfonsín (detrás de Felipe González) : cuando escuchó el disparo se le fue encima, lo tiró al piso y lo cubrió con su cuerpo

El primero de ellos había sido frustrado el 19 de mayo de 1986, en un momento caliente para las Fuerzas Armadas, cuyos jefes y oficiales se resistían a ser juzgados por los crímenes cometidos durante la última dictadura.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!