ACTIVIDAD FÍSICA REGULADA EN ESPACIOS PÚBLICOS: YA HAY MÁS DE 40 PROFESIONALES ANOTADOS

En una sesión extraordinaria que tuvo lugar en febrero, el Honorable Concejo Deliberante aprobó un proyecto del Ejecutivo que busca reglamentar la actividad física. El fin es poder ordenar, regular y controlar las actividades que se desarrollan en los espacios públicos, tal como se hace en los gimnasios. La medida tomó vigencia en abril y ya hay más de 40 profesores inscriptos.

De la Redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

En vistas de la proliferación de los grupos que optan por realizar actividades físicas y deportivas en las distintas plazas y parques de la ciudad, el Municipio local buscó reglamentarlo para preservar la salud de los nicoleños que eligen este tipo de ejercicios.
Será a través de un registro al que deben apuntarse los profesores que dicten las clases. Pueden encontrarlo en la página web de la Municipalidad, en el área de deportes y completar cada punto que allí se solicita.
EL NORTE dialogó con el director de Deportes, Sebastián Degano, para poder comprender de qué manera se está implementando, cuándo comenzará a controlarse la actividad, y sobre cómo lo tomó la sociedad en general a la ordenanza aprobada en una sesión extraordinaria en febrero pasado.
“Hasta el momento ya son más de 40 profesionales que se inscribieron y están presentando lo requerido. En la próxima semana ya se podrán vislumbrar los primeros inscriptos exitosamente y se verán reflejados en la página web del Municipio para que todos los nicoleños sepan quiénes son, dónde y cuándo dictan sus clases, entre otras cuestiones que ayudarán al ciudadano a elegir con quién realizar actividad física”, explica Degano. 
“Con respecto a las restricciones, es importante remarcar que es la mejor forma para realizar deporte en estos tiempos que estamos en plena pandemia. Que todos estén anotados les brindará tranquilidad y organización para trabajar en espacios públicos”, manifestó el secretario de Deportes local.  

Motivo del proyecto

“La idea surge por la cantidad de grupos de entrenamiento que se pueden ver en los espacios públicos de la ciudad, con el fin de que se realice de una manera ordenada. Al ser un tema de salud es preciso que esté todo reglamentado”, afirmó Sebastián Degano a nuestro medio.
Previniendo el hecho de que los nicoleños comenzarán a elegir los espacios verdes y abiertos para las actividades deportivas a raíz de la pandemia, motivó al Municipio a actuar en consecuencia para regular la actividad. 
Degano cuenta que “los profes deben cumplir con requerimientos como sucede en los gimnasios”. Por ejemplo: el seguro de responsabilidad civil, un sistema de emergencias médicas, que tengan título apropiado para las actividades que dictan, tener a disposición un botiquín de primeros auxilios.
“Pusimos a disposición el servicio médico del 107 para cada profe por un año. De esta manera no deberán preocuparse por contratar ellos ese requisito que exigimos para poder dictar las clases en los espacios públicos”, manifestó Degano.
Además, agregó que “también les ofrecimos los cursos de RCP que dicta la Secretaría de Salud, ya que es una obligación tenerlo ante cualquier emergencia que pudiese suceder”. Todos estos tipos de reglamentaciones permiten un alivio a los profesores y a los alumnos que estén realizando actividades al aire libre. Teniendo en cuenta que, de pasar algo, estarían preparados para actuar de una manera más efectiva.

Registros

Lo que concederá la posibilidad de realizar actividades físicas organizadas en grupos en los espacios públicos es la creación de un registro donde estarán todos los profesionales que brindan y van a brindar actividades físicas al aire libre. Esto permitirá a todos los nicoleños saber quiénes son los profesores que están habilitados para dar clases en los espacios verdes, sean independientes o no.
En ese registro, se les pedirá a los profesionales: nombre y apellido o gimnasio al cual representan; domicilio legal de la persona o gimnasio; la actividad que van a desarrollar; día, horario y lugar. También, cada alumno deberá presentar el certificado de aptitud física anual para poder ser partícipe de las clases que se dicten. Esto es común verlo en los gimnasios, siendo vital para la correcta realización de las actividades.
Otra de las cuestiones que atañen a la nueva reglamentación es que se le pedirá a cada profesor un título que avale su accionar. La idea es que no cualquiera dé clases sin estar preparado, poniendo en riesgo la salud de sus alumnos.
Los profesores que aún no han comenzado a registrarse con la documentación que se requiere, deberán hacerlo a deportes@sannicolas.gob.ar, allí también tendrán que enviar el certificado de aptitud física que cada alumno presente para poder asistir a las clases. Cabe remarcar que la idea es que esté todo digitalizado para un control más fácil y rápido.
“Ya tenemos inscriptos y estamos armando cada carpeta, chequeando los datos, que no falte nada. También notamos un feed muy bueno con muchas consultas de profesores interesados y que han comenzado con el proceso, pero que todavía no han podido finalizarlo”, manifestó el director de Deportes.
Los registros van a ser totalmente públicos y accesibles para todos. La idea es que cada nicoleño pueda ver esos registros y saber qué días, horarios y lugar los profesores dan sus clases. Será a través de la página web del Municipio, en el área de deportes. Tampoco se cobrará nada por parte de la Municipalidad para realizar estos requerimientos y no habrá restricciones para nadie en cuanto tiempo o cantidad de días que estén en los espacios verdes.

Profesores inscriptos

Ya hay profesores inscriptos y muchos otros en proceso de inscripción. EL NORTE dialogó con algunos de ellos para conocer sus opiniones y perspectivas al respecto de este nuevo proyecto propuesto por el Ejecutivo.
“Estoy súper a favor de la medida adoptada por el Municipio. Esto es consecuencia de la pandemia, tras tener que cerrar gimnasios, la sociedad se volcó a la actividad física al aire libre. Regular la misma es importante, porque si una persona sin conocimientos de todo lo que se necesita para poder entrenar a otra, a la larga termina provocando lesión”, comenta Nicolás Cernadas. Agrega, también, la posibilidad de que la situación pase a mayores y el profesor no pueda reaccionar a tiempo por no tener el curso de RCP o un servicio médico que pueda llegar lo antes posible al lugar.
Otro profesor con el que pudimos dialogar, Federico Rovea, se mostró muy satisfecho con la reglamentación. Entrena con grupos en diferentes espacios públicos los martes y jueves por la noche y desempeña labores en un gimnasio de la ciudad. “Me parece que es generar una sana competencia así el nicoleño puede elegir con quién entrenar”.