ATENTARON CONTRA EL PRESIDENTE DE COLOMBIA

Iván Duque, presidente de Colombia.

Un helicóptero Black Hawk en el que viajaban el presidente colombiano Iván Duque y su comitiva fue atacado a balazos este viernes a la tarde en la localidad de Cúcuta, cercana a la frontera con Venezuela. La nave, blindada, venía de la región de Sardinata.

“Es un atentado cobarde donde se ven impactos de bala a la aeronave presidencial”, dijo Duque en un mensaje al país luego del ataque.

“Como gobierno no vamos a desfallecer un solo día en la lucha contra el narcotráfico, contra el terrorismo y contra los organismos de criminalidad organizada que operan en el país”, advirtió.

“No nos amedrentan con actos de violencia ni con actos de terrorismo. Nuestro Estado es fuerte y Colombia es fuerte para enfrentar esta amenaza”, señaló el mandatario.

Al momento de aterrizar en el aeropuerto de Cúcuta, la nave fue atacada con disparos de fusil, al menos tres de los cuales habrían impactado en la nave. En el helicóptero viajaban también los ministros de Defensa, Diego Molano; y del Interior, Daniel Palacio, y el gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano. La máquina había salido del municipio de Sardinata y se aprestaba a aterrizar en ese departamento Norte de Santander.

En las fotos difundidas por los medios se ven balazos en la tapa del motor, en la cola y en una de sus aspas. Los balazos partieron de barrios cercanos al aeropuerto y, según Duque, “tanto el dispositivo como la capacidad de la aeronave evitaron que ocurriera algo letal”.

El diario El Tiempo señaló que tras el incidente se desplegó un operativo cerrojo en el barrio Camilo Daza de Cúcuta, desde donde aparentemente habrían salido los disparos.

Duque, un abogado experto en economía de 44 años, no responsabilizó del ataque a ninguna organización. Pero en la región en donde se produjo el atentado existen extensos cultivos de hoja de coca, la materia prima de la cocaína, y tienen presencia disidentes de las FARC que se apartaron de un acuerdo de paz, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y bandas criminales dedicadas al narcotráfico.

Duque y sus acompañantes regresaban de Sardinata, donde hubo un encuentro con autoridades regionales para explicar las inversiones hechas en la región del Catatumbo.

A mitad de mes, un coche-bomba explotó en la Brigada número 30 de Cúcuta, con un saldo de 36 heridos, en un hecho que el gobierno también atribuyó a un atentado terrorista, pero que ninguna organización se atribuyó. Por el momento, varios militares están siendo investigados y los oficiales a cargo de la seguridad del cuartel ya fueron dados de baja por ese ataque.

Tensión política
Desde fines de abril Colombia vive en un clima de tensión política y social luego del inicio de un paro nacional que comenzó como protesta contra una reforma tributaria, pero que luego se extendió a otros reclamos y se vio reavivado por el uso desproporcionado de la fuerza policial para la represión de las manifestaciones.

La defensoría del pueblo estima en alrededor de medio centenar la cantidad de civiles muertos.

Por otra parte, en medio de las repetidas denuncias que hace Colombia sobre una alianza de Venezuela con los rebeldes colombianos, un informe de fines de mayo de la Inteligencia reveló datos, números y posiciones de esas bandas del lado venezolano de la frontera, convertida en un santuario de actividades criminales.

Los servicios de Inteligencia señalaron en un reporte de 50 páginas la presencia en territorio venezolano de unos 1500 hombres armados tanto del Ejército de Liberación Nacional (ELN) como de las disidencias de los disidentes de las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).