10.6 C
San Nicolás de los Arroyos
lunes, 22 julio, 2024

Edición N° 4843

Caseros: mataron a un jubilado para robarle el auto

La víctima, de 83 años, estaba estacionando su vehículo cuando fue interceptada por los delincuentes, quienes le dispararon.

Estacionar el coche al llegar a un lugar, bajarse, cerrarlo e ir al destino es una acción cotidiana. Sin embargo, en el Conurbano bonaerense, esta rutina puede volverse riesgosa y hasta mortal. Este miércoles por la tarde, en la localidad de Caseros, un jubilado de 83 años fue asesinado por delincuentes que intentaron robarle su auto, informaron fuentes judiciales a Infobae.

El incidente ocurrió en la calle Ángel Pini al 5000, entre General Hornos y M. Fernández D’Oliveira, en un barrio frecuentemente golpeado por la inseguridad. En febrero de 2022, a cuatro cuadras de allí, Rolando Omar Villafañe (61) fue asesinado en su fábrica textil tras ser abordado por cuatro delincuentes al llegar a su jornada laboral.

En otro episodio en febrero de este año, Mario Lannizzotto, un podador, fue asesinado al quedar en medio de una persecución entre delincuentes y la Policía Bonaerense mientras cortaba el césped en una casa cerca de la intersección de Guaminí y General Hornos, a solo dos cuadras de donde fue asesinado el jubilado este miércoles.



Según fuentes del caso, “la víctima fue asesinada cuando intentaron robarle el auto”, un Chevrolet. El jubilado acababa de llegar a su casa cuando al menos tres delincuentes armados lo sorprendieron, según el portal LaRealidadOnline. Los ladrones huyeron tras dispararle al hombre, padre de dos hijas.

Se cree que el jubilado se resistió al asalto, según información del sitio SMNoticias. Aunque la ambulancia del SAME llegó rápidamente y lo trasladó al Hospital Ramón Carrillo, la víctima llegó sin vida al centro de salud de Ciudadela.

La fiscal Diana Mayko, de la UFI N°7 del departamento judicial de San Martín, está a cargo de la investigación. En febrero de 2022, Julieta, la hija del empresario asesinado en su fábrica de Ángel Pini al 5400, clamaba justicia por su padre: “Estamos desconsolados. Estamos cansados de esta inseguridad. ¿Quién va a ser el próximo? Él daba la vida por su fábrica, por nosotras, por el barrio, por la gente”.



Villafañe fue asesinado por cuatro delincuentes que intentaron ingresar a su fábrica para robarle. Recibió un disparo en el abdomen y quedó malherido al lado de su camioneta Ford Ranger. Alcanzó a avisar a su familia antes de que un vecino lo socorriera y su yerno lo llevara a la clínica de la Trinidad de Ramos Mejía, donde finalmente falleció debido a la gravedad de la herida.

El caso del podador Lannizzotto ocurrió mientras trabajaba en el frente de una casa en Caseros. La víctima, autorizada por la municipalidad, fue sorprendida por una camioneta Toyota Hilux a alta velocidad, seguida por una patrulla policial en una persecución. La camioneta había sido robada. Según testigos, los ladrones disparaban contra la policía durante la persecución, y Lannizzotto recibió un balazo fatal.

error: ¡Contenido protegido!