26.1 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 2 marzo, 2024

Edición N° 4705

“Corazones solidarios”: confeccionan ropa interior para niños y niñas en situación de vulnerabilidad

LA OPORTUNIDAD DE AYUDAR CON LO APRENDIDO

Al momento de donar siempre se piensa en lo primordial para no pasar frio o hambre, pero los elementos de higiene básica como la ropa interior quedan relegados a un segundo plano. “Es un pequeño detalle que lo pasamos por alto”, sostuvo Myrian una de las responsables de la propuesta solidaria que confecciona ropa interior para niños en situaciones vulnerables.

Estas mujeres emprendedoras tomaron la decisión de confeccionar ropa interior para niños y niñas que asisten a merenderos, hogares y comedores.

Judith Coronel
[email protected]

Muchas veces pequeñas charlas o anécdotas pueden derivar en grandes acciones solidarias. Ese fue el caso de estas 7 mujeres, que unidas por una misma meta encontraron un fin solidario con su talento. “Nos conocimos en un curso de costura y decidimos devolver a la sociedad lo que hemos aprendido”, comentó Myrian, una de las responsables de esta propuesta.

Así fue como nació “Corazones Solidarios” – @corazonessolidarios.sn en Instagram – un proyecto que buscar ayudar a los más necesitados. Estas mujeres emprendedoras tomaron la decisión de confeccionar ropa interior para niños y niñas en situaciones vulnerables. “Pensamos que además de aprender estaría muy bueno, aprovechar la clase y hacer algo para donar. La charla quedó ahí. En una próxima clase volvimos sobre el tema y decidimos juntarnos para hacer algo”, recordó en diálogo con EL NORTE.

“Primero pensamos en mallas para los nenes de escuelas humildes que la municipalidad lleva a las piletas públicas. Luego recordamos que la profesora nos había contado que cuando se le incendió su hogar la gente le donaba ropa, colchones hasta muebles pero no ropa interior”, contó Myrian acerca de cómo nació el emprendimiento.

“Siempre vemos que en las donaciones, por lo general no se dona ropa interior porque es algo muy personal, entonces decidimos confeccionar para los chicos de merenderos, hogares, o que nos enteremos de alguna familia que tiene la mala suerte de perder su casa por algún motivo y perder sus pertenencias, las ayudaríamos con la entrega de ropa interior”, dijo acerca de la propuesta.

Si bien el surgimiento del proyecto fue azaroso, la organización del mismo se dio a paso firme y con un objetivo claro: “Primero nos reunimos y pensamos cuál era la necesidad que podemos llegar a cubrir, y bueno, investigando un poquito nos dimos cuenta de lo que te mencionaba, que en las donaciones no se dona ropa interior por ser un prenda muy personal”, recordó.



Tal y como menciona Myrian, la ropa interior rara vez está en los planes de quienes llevan a cabo la acción de donar, siempre se piensa en lo primordial para no pasar frio o hambre, por lo que los elementos de higiene básica quedan relegados a un segundo plano. “Es una problemática que no vemos, lo primero en lo que pensamos es en abrigo, calzados, alguna frazada, colchón, pero ese pequeño detalle lo pasamos por alto”, comentó y resaltó: “Es algo tan necesario, algo de todos los días”.

Manos a la obra

“Después decidimos buscar un merendero para hacer nuestra primera donación, buscar talles y ver cómo nos organizamos”, contó y así fue como emprendieron este camino y se comunicaron con el merendero “Luz en el camino” – ubicado en España 1829, barrio 12 de Marzo -, al que asisten 46 chicos.

“Nos contactamos con ellos y nos pasaron un listado con las edades de los niños y cuantos hay. Ya estamos preparando la primera producción”, aseguró con entusiasmo. El objetivo que tienen en mente es el de confeccionar dos prendas para cada uno de los niños que asisten.

Solidaridad en tiempo de crisis

“Un algodón con licra esta alrededor de 5000 pesos el metro y con eso podemos llegar a confeccionar unas 10 bombachitas, dependiendo de los talles. El bóxer lleva más tela”, comentó a modo de ejemplo.

Acerca de la provisión de insumos para la confección se sinceró: “Esto se hace a pulmón y apelamos a la solidaridad de la gente que ya nos han ido donando retazos, elásticos”, sostuvo Myrian.

“Ahora vamos a hacer otros proyectos para poder comprar telas para poder alcanzar a más niños, tenemos otras personas en lista de espera, otros merenderos que ya nos han contactado”, aseguró



Aprender para ayudar

Sin embargo, la crisis económica del país no las vence, buscan la forma de conseguir insumos para continuar el proyecto. “Para lograr nuestro primer cometido hicimos una rifa y luego pensamos en hacer talleres de lencería o artesanía que nos permita tener un intercambio de valor para ambas parte”, sostuvo Myrian.

De esta forma, queriendo replicar la vivencia que tuvieron al crear “Corazones Solidarios”, brindan cursos de costura con el objetivo de recaudar fondos para el proyecto. Se llevó a cabo un workshop sobre molderia y costura de vedetinas. “Las asistentes abonan el taller, nosotras con ese dinero compramos ínfimos y las participantes se llevan un conocimiento que les permitirá emprender”.

Estos talleres representan una oportunidad para ayudar y aprender: “En este caso aprendieron a confeccionar una bombacha vedetina que es uno de los modelos más usados, el cual pueden hacer para vender también”, concluyó.

.

ÚLTIMAS NOTICIAS

error: ¡Contenido protegido!