8.4 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 25 julio, 2024

Edición N° 4847

Crisis en el sector hotelero local: escaso turismo, tarifas desfasadas y la puja con el alquiler temporario

UN ESTABLECIMIENTO CERRÓ SUS PUERTAS Y OTROS DOS ESTÁN “EN VENTA”

El “bache” entre fechas puntuales como la Expoagro y el Día de la Virgen, muestra la preocupante situación en hotelería. Costos por las nubes, pocos visitantes y los efectos del alojamiento informal. “Las expectativas se mantienen, pero solo Dios sabrá hasta dónde aguantamos”, expresó un referente del rubro que recientemente cerró uno de sus edificios.

Ex Hotel San José: cerrado y con su inmueble en alquiler, una postal del duro momento que atraviesa el sector. EL NORTE

De la redacción de EL NORTE
[email protected]

San Nicolás no le esquiva a la compleja realidad económica nacional, marcada por un ritmo inflacionario que no da tregua y una recesión generalizada en múltiples rubros. Justamente, uno de los sectores que más sufrió este panorama es el dedicado al turismo. En virtud de lo plasmado, el ocio durante el verano se retrajo y el movimiento de personas hacia las ciudades turísticas fue menor al del 2023.

Con el mencionado contexto, la hotelería local sufre un preocupante crisis, a tal punto que un establecimiento –el Hotel San José– se vio obligado a cerrar sus puertas y otros dos se encuentran en venta.

“No tuvimos el comienzo de año que esperábamos, la mayoría de los hoteles de la ciudad nos vimos perjudicados con la menor concurrencia a la Costa Atlántica porque solemos ser una ciudad ‘de paso’ para quienes vienen del norte”, aseveró Juan Manera, presidente de la Cámara Hotelera-Gastronómica nicoleña, en diálogo con EL NORTE.



En caída

Eventos especiales como la Expoagro, el Día de la Virgen o competencias deportivas nacionales suelen ocupar en gran porcentaje las plazas hoteleras de la ciudad, pero no alcanza. “En marzo trabajamos bien por la Expoagro porque se estiró el desarmado del evento. Después decayó mucho, no hubo grandes eventos, bajó la cantidad de gente que llega por trabajo y ni hablar de que los costos se han ido por las nubes”, sostuvo Manera para dar cuenta del difícil presente. “Esperamos que repunte durante el segundo semestre, principalmente con los eventos deportivos y el Día de la Virgen. Lo necesitamos todos los que integramos el sector”, agregó. Asimismo, otro referente del rubro aseguró que para el próximo 25 de septiembre ya hay reservas, aunque “las vacaciones de invierno pintan flojas”.

Por otro lado, uno de los principales obstáculos que sufrió la oferta turística nicoleña fue la imposibilidad de abrir «El Arenal» y «Barranquitas». “Con el tema de las playas que al principio estuvieron cerradas y después inundadas, bajó la cantidad de visitantes”, subrayó el dirigente de la Cámara. “El verano sin playas fue complicado, esperemos que para el próximo puedan habilitarse”, insistió su colega.

Nuevas tendencias

Tal como informaba este medio el pasado 5 de junio, el “efecto Airbnb” provoca un dolor de cabeza para el sector inmobiliario. Un nuevo competidor que también afecta al sector hotelero.



Sucede que las plataformas de alquileres temporarios tomaron mayor relevancia en los últimos años, principalmente por la inclinación de los inquilinos temporarios a este tipo de rentas. Además, dichos sitios sirven de vidriera para quienes deciden alquilar de manera informal durante un viaje o por una estadía laboral reducida. “El alojamiento informal nos genera un problema también, antes se llenaba primero el hotel y después las personas se inclinaban por un alquiler temporal. Ahora es al revés, quizás una empresa en vez de reservar varias habitaciones, hoy opta por alquilar una casa para todos sus empleados el tiempo que se queden”, analizó el dueño de un establecimiento nicoleño, y continuó: “Si buscás por Internet dónde hospedarte en San Nicolás, probablemente te aparezca alguna de las páginas que ofrecen un departamento antes que un hotel”.

Sobre esta realidad, la voz consultada aseveró que las realidades para ambos mercados no son las mismas y ratificó que el “informal” cuenta con otras facilidades. “Nosotros (por los hoteleros) tenemos mayores presiones que un propietario que decide alquilarlo de manera informal o a través de una aplicación”, firmó.

Incluso, aseguró que “algunos hoteles cambiaron su fisionomía para apostar a este tipo de alquileres temporales, o empresas con capital apuntan a invertir en la estructura de un hotel, pero con departamentos”.



Costos de mantenimiento

A lo planteado anteriormente, desde el sector añaden las complicaciones de trasladar los costos de mantenimiento al servicio. “Las tarifas se encuentran muy desfasadas. En promedio una noche de hotel cuesta $40.000, pero teniendo en cuenta los gastos de mantenimiento o servicios, debería estar $110.000 mínimamente”, manifestaron. En esa sintonía, agregaron: “Hay gente que perdió sus trabajos o empezó a ver reducida sus jornadas porque se hace imposible hacerle frente a los aumentos”.

Consultados respecto del impacto en los impuestos de luz y gas, señalaron que en promedio no baja de $1.500.000 -al menos en mayo-. Sin embargo, la esperanza persiste. “El sector está preocupado, aunque las expectativas se mantienen. Solo Dios sabrá hasta dónde podemos aguantar”, concluyeron.

error: ¡Contenido protegido!