En la primavera del año 772 Carlomagno se dirigió con un gran ejército de francos contra los sajones. Primero tomó la fortaleza de Eresburg y después se internó en territorio sajón arrasándolo todo. Pero antes de abandonar el lugar mandó a destruir el Irminsul, que para los lugareños era un pilar que, metafóricamente, conectaría el cielo y la tierra, sosteniendo todo el universo

De la redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

En la primavera del año 772, Carlomagno se dirigió con un gran ejército de francos contra los sajones. Primero tomó la fortaleza de Eresburg y después se internó en territorio sajón arrasándolo todo y obteniendo un gran botín de oro y plata.
Pero antes de abandonar el lugar mandó a destruir el Irminsul. Esto es lo que cuentan las crónicas. Pero ¿qué era el Irminsul y por qué era tan importante acabar con él?
En el año 865, un monje benedictino llamado Rodolfo de Fulda describía en su introducción a la traducción de De miraculis sancti Alexandri (obra del monje Meginhard) cómo los sajones adoraban un tronco colocado verticalmente, de gran tamaño, al que denominaban Irminsul (en latín traducido como ‘columna universalis’) que lo sostenía todo. Se trataría de un pilar que, metafóricamente, conectaría el cielo y la tierra, sosteniendo todo el universo, y que tiene muchas similitudes con el nórdico Yggdrasil.

Mito

Estaba situado, según las crónicas, cerca de Eresburg (hoy Obermarsberg). Por ello en ocasiones se le localiza en Externsteine, un complejo megalítico de formaciones rocosas que asemejan torreones, situado cerca del bosque de Teutoburgo, que algunos consideran el principal santuario de los sajones, y que está a solo 45 kilómetros de Eresburg. De hecho, los nazis crearían una fundación dedicada a la búsqueda del Irminsul y al estudio del lugar, convirtiéndolo en el centro espiritual del nacionalismo alemán.
Algunos investigadores asocian el Irminsul con el dios germánico Irmin, cuyo nombre se infiere precisamente del Irminsul sin que se sepa a ciencia cierta si era el dios o semidios principal de los sajones, lo cual de momento es un círculo sin salida.
Lo que sí se sabe es que en nórdico antiguo Irmin se traduce por Jörmunr, que curiosamente es uno de los nombres de Odín. Algunos autores opinan que Irmin simplemente significa gran dios y lo identifican con el nórdico Yggdrasil y con el dios Heimdal. Así, el Irminsul (Yggdrasil) sería el árbol-puente que conectaría el cielo y la tierra, custodiado por el guardián Heimdal, que al mismo tiempo sería el dios de los hombres. Recordemos que en la mitología nórdica Heimdal es hijo de Odín, y el guardián de la morada de los dioses y del Bifrost, el arco iris que hace de puente hasta Asgard.

Destrucción

El motivo por el que Carlomagno destruyó el Irminsul fue claramente para debilitar los antiguos cultos paganos y favorecer la expansión del cristianismo. Precisamente en Externsteine hay un relieve cristiano del descendimiento de Jesús de la cruz, en el cual los investigadores creen que está representado el Irminsul, como una especie de tronco en forma de silla a la derecha de la cruz.
No obstante, hoy en día los historiadores no creen que exista ninguna evidencia que conecte el Irminsul con Externsteine, y además las excavaciones tampoco han encontrado pruebas de que el lugar fuera un santuario sajón, o que fuera utilizado con fines religiosos antes del cristianismo.
Lo único cierto es que el Irminsul era una columna o pilar, hecha de roble u otro tipo de árbol, que los sajones veneraban como una conexión espiritual o material entre el cielo y la tierra. Si existieron más Irminsul que el destruido por Carlomagno, o si éste era el principal o único, es algo que posiblemente nunca sabremos.

Fuentes: The 8th Century and All That / The Odinic Rite / Philip Coppens / Wikipedia.