25.6 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 14 agosto, 2022

Edición N° 4139

CUÁNTO CUESTA ARMAR UNA PICADA EN SAN NICOLÁS

En la ciudad, los precios varían según las marcas, pero medianamente la inflación en lo que va del año para armar una comida variada ha sido de más de un 70%.



Germán Rodríguez
redaccion@diarioelnorte.com.ar

Días pasados dábamos a conocer las dificultades que tenían los productores de chacinados para elaborar salames, chorizos y otros embutidos, debido a las trabas por el dólar y los costos de importar cerdos de Brasil, al igual que los condimentos y las tripas, necesarios para la elaboración. Aun así, la inflación hizo mella en toda la canasta alimentaria y hoy en día armar una picada entre amigos se ha vuelto casi un lujo.

En enero, al comerciante en promedio un salamín, por ejemplo de Conesa, le costaba $880, y hoy en día, y esperando prontos aumentos, está $1500 el kilo con una inflación de un 71%, eso en precio al costo únicamente.

Asimismo el queso pategrás, el más clásico de las picadas, estaba $900 y hoy tenemos que hablar de un incremento de $1400, un 56%, sin trasladar todavía el precio al consumidor final.

El maní cervecero, compañero ideal de la cerveza, estaba $65 al comerciante y ya lo deben pagar unos $100. Mientras que una lata de cerveza Brahma que a principios de año estaba $89,9 el vendedor hoy la debe pagar unos $142.



Todo caro

Ahora, ¿cómo se traducen estos números al consumidor final? Esto depende exclusivamente del local y su ubicación geográfica, lo que incluye sostener gastos de alquiler, empleados, impuestos y mantenimiento.

“Depende de donde estés, ya que, por ejemplo, en el centro te van a incrementar entre un 60% y un 70% del costo porque los alquileres son altísimos. Además, si es fiambre, se le agrega más porque tenés mucha pérdida. Entre la cerveza y el maní se le incrementa un 40% y quesos y salamines un 50%, pero siempre depende de la ubicación y los gastos que tiene el comerciante. A lo que se suma que hoy no te dan precios y faltan cosas, por lo que nunca terminás sabiendo cuánto remarcar, ya que a veces lo vendés a un precio y cuando tenés que reponer terminás perdiendo plata porque todo aumentó y eso hace que haya mucha especulación”, comentó a nuestro medio un comerciante propietario de varios locales de la ciudad.

Es decir que hoy un salamín de 300 gramos, según la marca, por supuesto, puede rondar los $400 a $1000, mientras que el queso también ronda por la misma cifra para el consumidor final. Las latas de cerveza están entre los $300 y $600 según las marcas y los queridos maníes cerveceros no bajan de los $200. Todo siempre dependiendo de la calidad y el local, pero en promedio los precios son similares. La realidad es que con cada llegada de los proveedores vienen aumentos y ya no hay seguridad en cuánto cuesta cada cosa.

Vamos a suponer que a la picada le queremos agregar más cosas como milanesitas cortadas, bastones de mozzarella, pan, aceitunas o rabas. Ahí se complica, un kilo de milanesas ronda entre los $1100, y si es de ternera, por los $1400, seis bastoncitos de queso pueden estar cerca de $700 y las aceitunas, unos cien gramos van de entre $100 y $200.



Armadas

Ahora si por comodidad queremos encargarla y que otro especialista se aboque a su armado, una picada promedio de queso, jamón, salame, mortadela, aceitunas, roquefort, del tipo comen dos pican tres, ronda los $2000 a $2500 teniendo en cuenta que el fiambre es feteado y hace falta mucho pan, que dicho sea de paso, en lo que va del ultimo mes aumentó alrededor de un 10% y podría llegar hasta los $400 en los próximos días, a raíz del aumento en los valores de la harina y de los insumos necesarios para su elaboración.

Por ejemplo, una picada premium para dos personas con jamón crudo, fetas de lomo, salame, panceta, queso criollo, queso brie, queso azul, queso gruyere, aceitunas verdes y negras, pepinillos, pickles y pan está rondando los $2800. Ahora si uno quiere gastar una picada tipo gourmet con jamón crudo, cocido, lomo, pechuga de pavo, salame Montanaro y Spinatta, tres quesos, aceitunas rellenas y pan, para cuatro personas ronda los $4800
Y aquel que quiere darse un gusto, hoy encargar una porción de rabas anda por los $1300, con suerte y esperando aumentos.



Importaciones complicadas

Recordemos que por el laberinto para importar que armó el Gobierno debido al faltante de dólares, podrían faltar productos chacinados como salamines, chorizos, salchichas, etc.

“El chancho en pie viene subiendo con este problema del dólar. Ya lo ha hecho un 15% solamente este mes. Lo que se complicó realmente es el tema de los condimentos, los mismos subieron un 35% y sinceramente pude conseguir hasta ahora por la buena relación que tengo con el proveedor, que ya llevamos muchos años trabajando. El problema es que ellos también están complicados porque no pueden entregar, ya que no tienen precio de reposición. No saben a cuánto vender porque desconocen cuanto les va a salir importar. Y la misma dificultad tenemos con las tripas. Es toda una cadena que encarece y hace difícil hacer el producto”, expresó en su momento a este medio un importante productor de chacinados.

Por supuesto, el otro integrante de la picada, el queso, también tuvo golpes fuertes en su precio de un 30 % en el último trimestre. La industria señala que los aumentos de los quesos son de carácter estacional y siempre comienzan a subir con el nacimiento del nuevo año, hasta Semana Santa y desde allí presenta leves variaciones en el transcurso del año.
Pero es obvio que 2022 es especial por motivos diversos, entre ellos, la guerra y el agudo proceso inflacionario argentino, lo que implica que haya habido un plus en esos incrementos.



Datos oficiales

A finales de 2017, una picada con salame, queso, pan, cerveza, gaseosa y jamón cocido para cuatro personas costaba $300. En 2022, se necesitan como mínimo $1450 por los mismos productos.

“Con esto calculamos que en cuatro años el billete de $1000 perdió la capacidad de comprar casi 4 kilos de jamón cocido, 3,300 de salame, 3,300 de queso pategrás, 20 kilos de pan, 18 botellas de cerveza y 17 botellas de gaseosa”, explicó David Miazzo, economista jefe de FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina), en diálogo con los medios.

En detalle, con $1000 en diciembre de 2017 se compraban 4 kilos de queso pategrás ($247). Hoy solo se compran 700 gramos ($1340). Con el fiambre sucedió lo mismo: en 2017 se compraban 4,7 kilos de jamón cocido ($213) o 4 kilos de salame ($257). Actualmente no alcanza ni para un kilo de ninguno de los dos (jamón $1140 y salame $1360).



ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!