3.5 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 14 julio, 2024

Edición N° 4836

Doble crimen en Rosario: las víctimas fueron perseguidas por poco más de un kilómetro

Los detenidos por los asesinatos de Julieta y Dalma, ocurridos el pasado lunes en la calle Presidente Quintana al 2900, tienen antecedentes por robo a mano armada. Se está investigando si forman parte de una banda narcocriminal. La persecución comenzó en Villa Moreno.

Foto: Virginia Benedetto.

Durante la madrugada del lunes, Julieta Gaitán (23) y Dalma García (19) fueron perseguidas por una pareja en moto a lo largo de 12 cuadras, con claras intenciones de acabar con sus vidas. El acoso se inició en una zona conflictiva de Villa Moreno, alrededor de las 4 de la mañana.

Las jóvenes se desplazaban en una Honda XR 150, mientras que los agresores lo hacían en una moto de menor cilindrada, una Honda Wave. La fatalidad ocurrió en Presidente Quintana al 2900, en el barrio Alvear, donde las chicas fueron blanco de ocho disparos de una pistola calibre 9 milímetros.

Afortunadamente, una rápida intervención policial impidió que los agresores escaparan impunes. En una audiencia imputativa celebrada el jueves, César Omar Álvarez (32) y Juan Eduardo Medina (35) fueron detenidos indefinidamente por homicidio agravado, según lo dictaminado por el juez Hernán Postma. Ambos individuos tienen antecedentes por robo a mano armada y residían en la misma cuadra en el barrio San Francisquito, cercano al lugar del crimen.



Las autoridades investigan si los detenidos están vinculados con alguna organización criminal local, y esperan obtener información relevante de los celulares incautados. El fiscal a cargo, Patricio Saldutti, sigue indagando en el caso, que aún presenta numerosas incógnitas.

Julieta, quien recibió la mayor cantidad de disparos, residía en Villa La Lata, mientras que su amiga vivía en un departamento en los monoblocks de Rouillón y Juan XXIII. Los teléfonos de ambas chicas también están en manos de la Fiscalía. Según la investigación, Medina y Álvarez comenzaron a seguir a las jóvenes desde Dorrego y Presidente Quintana.

Este trágico incidente no es ajeno para la familia de Julieta. En noviembre de 2017, un familiar suyo, Javier Gaitán, fue víctima de una emboscada similar. Javier, quien había salido temporalmente de la cárcel de Piñero, fue atacado junto con tres amigos mientras conducían un Fiat Palio sobre la ruta AO12, entre la 14 y la 18. En ese fatídico suceso, tres personas perdieron la vida y otra resultó gravemente herida.



error: ¡Contenido protegido!