EL KIRCHNERISMO PRESIONA PARA ESTATIZAR LA HIDROVÍA

Un grupo de dirigentes cercanos a Cristina Kirchner firmó un documento mediante el cual pide recuperar el control y la administración de la Hidrovía Paraná-Paraguay, y correr de escena la participación de compañías privadas que pujan por ganar la demorada licitación que les cedería el dragado, balizamiento, peaje y control del tráfico de buques.

Río Paraná

De la redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Faltan menos de 40 días para que finalice la actual concesión con Hidrovía S.A., que está a cargo del tramo Paraná-Paraguay. En ese marco, el Grupo 25 de Mayo, formado por dirigentes del kirchnerismo, realizó una proclama pública para reclamar la estatización de esa vía fluvial en la que pasa el 80% de las exportaciones argentinas.

En la misiva, titulada “Paraná Soberano”, pidieron “recuperar para el Estado y para todos los argentinos y las argentinas el imprescindible control y administración de la ruta fluvial”.  Por su parte, el Gobierno anunció en reiteradas oportunidades que se avanzará con una licitación entre privados.

La Hidrovía es un corredor de transporte fluvial de más de 3.400 kilómetros de largo, que se extiende a través de los ríos Paraná y Paraguay, y permite la navegación continua entre los puertos de Argentina, Brasil, Bolivia Paraguay y Uruguay. Hoy la tarea de dragado la realiza la empresa belga Jan de Nul, actual concesionaria.

Entre las principales firmas de la proclama están las de los legisladores Jorge Taiana y Fernanda Vallejos, el sindicalista Pablo Moyano, el exvicepresidente Amado Boudou, la líder Tupac Amaru Milagro Sala y el exjuez Raúl Zaffaroni, además de artistas y periodistas. Entre los firmantes también están el titular de la CTA, Hugo Yasky y el diputado José Luis Gioja. Así como se aglutinan nombres de distintas áreas y sectores, están los del vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Guillermo Moretti; el gremialista Juan Carlos Schmid y Juan Grabois de la Ctep.

“El próximo 30 de julio se abre la oportunidad de recuperar, para el Estado y para todos los argentinos y las argentinas, el imprescindible control y administración de la ruta fluvial más importante del país”, subrayó el comunicado.

Por el control

El reclamo del extenso conglomerado de referentes políticos, sindicales, sociales, empresariales, religiosos, juristas, académicos, artistas y periodistas, es fundamentalmente que el Estado “asuma el control y la administración de la ruta fluvial más importante del país, ejerza el cobro del peaje y avance en la construcción del Canal Magdalena”.

“Hoy nos encontramos ante la oportunidad de retomar el control del Paraná. Un canal crucial para el comercio exterior argentino por el que circula la mayor parte de nuestras exportaciones e importaciones elevando bien alto la bandera de nuestra Soberanía”, plantearon. Cabe recordar que el 25 de mayo, el grupo también había emitido otro comunicado en el que se manifestó “a favor de priorizar la salud de los argentinos antes que el pago de la deuda externa”.

Sin embargo, el Gobierno ha reiterado intenciones opuestas a las solicitadas por el Grupo 25 de Mayo. Por ejemplo, al asumir el cargo de ministro de Transporte, tras la muerte de Mario Meoni, Alexis Guerrera se refirió al tema de la Hidrovía y aseguró: “No vamos por el camino de la estatización”. En ese momento, referentes del kirchnerismo ya venían planteando una estatización. De todas formas, Guerra aseguró que se recuperaría para el Estado “un rol que hoy no tiene en el manejo”, a través de los pliegos de licitación para la concesión del servicio de dragado y balizamiento.

“El fin de esta concesión en nuestro Paraná abre la posibilidad de que el Estado, y con él, el pueblo argentino, recupere el control y la administración en un ámbito estratégico, desandando el camino de las riquezas de la década del 90″, sostuvo Vallejos.

En tanto que Taiana consideró que en la proclama “nos unimos muchos argentinos y argentinas que estamos preocupados por el futuro de nuestra vía navegable troncal porque estamos seguros que con el fin de la concesión, tenemos la oportunidad de modificar la forma en que el Estado ha manejado este recurso estratégico”.