11.1 C
San Nicolás de los Arroyos
viernes, 1 julio, 2022

Edición N° 4096

ESCALERAS EN LA ARQUITECTURA SOSTENIBLE

MATERIALES Y FORMAS EN RELIEVE

La combinación de texturas, colores y acabados puede aportar una serie de soluciones creativas a estos elementos destinados a la circulación vertical. La piedra es un material ideal para los sitios cálidos. Las escaleras de madera permiten establecer un juego de volúmenes.



Las escaleras en la arquitectura sostenible, además de conectar espacios, constituyen una forma estética que da carácter a una casa. Lejos de ser un mero instrumento para subir y bajar -o viceversa- se convierten casi en lugares que exteriorizan una naturaleza propia, al margen del resto, y ocupan un lugar privilegiado en muchas de las construcciones.

Ya sea para marcar un cambio de dirección, para resaltar sus primeras pisadas o su propia presencia en una sala, las escaleras que combinan dos o más materiales suelen llamar la atención estableciendo diálogos entre las características más particulares de cada material. El hormigón, el acero y la madera son algunas de las opciones más comunes que se utilizan para componer la estructura de las escaleras debido a su gran resistencia y versatilidad. Pero cuando se combinan diferentes materiales amplían sus posibilidades individuales y revelan cómo el diseño se puede adaptar a sus peculiaridades y conexiones.

Piedra

La combinación de texturas, colores y acabados entre materiales puede aportar una serie de soluciones creativas a estos elementos destinados a la circulación vertical. Muchas veces son los rincones preferidos de sus dueños, incluyendo las mascotas y los más pequeños de la familia. También forman parte de la vida diaria y de la propia rutina, así que ¿por qué no desarrollar algo en ellas? Puede ser desde la colocación de objetos de arte en ellas mismas o en las paredes que las sujetan, hasta juegos de luces que varían a lo largo del día, o huecos para guardar tesoros.



La piedra es un material ideal para los sitios cálidos. Se puede crear una cascada, una imitación sin agua, que va surcando un recorrido diseñado para el confort visual y estético. Alternando además con un jardín, proporcionan sensación de bienestar.

Madera y otras opciones

Las escaleras de madera permiten establecer un juego de volúmenes conseguido por  distintos materiales y tonos, además del espacio que se puede dejar entre escalón y escalón. Asimismo los escalones pueden ser diferentes. Por ejemplo, un tramo sobre una base de hierro, pero para los siguientes escalones al aire, utilizar la madera.

Por otra parte, dependiendo del diseño del hogar, en algunos casos no se quiere que la escalinata tome protagonismo. Aparece velada entre las líneas, se insinúa y se aprecia, pero sin ninguna concesión a su presencia. Pretende ser solo eso: un lugar práctico que se usa para subir y bajar de un piso a otro.



En las escaleras escultóricas los peldaños adquieren mucha visibilidad. Puede ser que la imagen recuerde más al movimiento de las serpientes tan habituales en la India, o a muchos árboles cuyas ramas serpentean por la selva. En las escaleras caracol, las ‘vertebras’ de madera ascienden por el agujero creado a propósito. Realmente vertebran el espacio. Imposible no notar su presencia. El movimiento ha tomado forma.

La imprecisión y la estética tosca muchas veces forman la combinación ganadora. Es el caso de las escaleras rústicas. Parecen obra de un artesano, con desigualdades que le dan sentido.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!