EXPLOSIÓN EN UNA IGLESIA DEL CONGO

El hecho ocurrió en la capilla de de Beni, en el este de la República Democrática del Congo, en la que dos mujeres que estaban preparando la celebración religiosa, resultaron heridas. A pocas cuadras se produjo otro ataque que provocó un muerto.

Al menos dos personas resultaron heridas tras una explosión en una parroquia católica de Butembo-Beni, en la República Democrática del Congo.

El alcalde de la mencionada ciudad, Narcisse Muteba Kashale, explicó que se trató de una bomba casera, la que el último domingo a la mañana, estalló una hora antes de la gran afluencia de fieles para la misa.

El artefacto pudo haber masacrado a decenas de personas, pero como resultado del hecho sólo dos jóvenes, que se encontraban organizando la celebración religiosa, resultaron con heridas y fueron trasladadas inmediatamente a un hospital cercano.

Según fuentes, el ataque destuyó varios de los bancos y parte del mobiliario de la capilla, en momentos en que familias enteras estaban caminando hacia el lugar.

Esta es la primera vez que un edificio perteneciente a la Iglesia Católica es objeto de un atentado en un territorio en el que el grupo Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), está acusado de haber matado a unas 6.000 personas desde 2013, según un recuento del episcopado católico.

Ya el mes pasado, Monseñor Melchisedec Sikuli Paluku, había advertido sobre los continuos ataques terroristas y las numerosas violaciones de los derechos humanos perpetradas en la zona.

Según expresó el religioso, los atacantes no sólo tienen como objetivo las iglesias, sino también las escuelas y los hospitales.

“No pasa un día sin que maten a gente. Los rebeldes vienen a matar a los enfermos en las camas de los hospitales”, afirmó al respecto Paluku.

En las últimas horas al menos tres personas fueron detenidas por ser los supuestos autores del hecho.

Una segunda explosión provocó un muerto

Horas después del ataque a la iglesia, una segunda explosión provocó un muerto, falleciendo el autor en el acto según informaron medios locales.

Las autoridades le pidieron a la población que vuelvan a sus hogares y decretaron el estado de queda para que las familias no corran peligro en las calles, especialmente de noche.