El país que hoy somos comenzó a gestarse en 1810. Fue en mayo, en Buenos Aires, cuando un grupo de hombres se atrevió a pensar que estas tierras podían ser más justas, más libres. Soñaron con el futuro. Comenzaron la aventura de sentirse argentinos.