14.5 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 11 agosto, 2022

Edición N° 4137

JARDÍN BELÉN: CON ABRAZO SIMBÓLICO Y REZOS RESPALDARON A DOCENTES IMPUTADAS

El juicio que el pasado 24 de mayo condenó por abusos sexuales infantiles en el Jardín Belén al cura Tulio Matiussi –integrante de la Diócesis de San Nicolás- y al portero Anselmo Ojeda tiene más capítulos. Tras la apertura de una causa por falso testimonio y encubrimiento, la comunidad educativa de San Pedro manifestó su apoyo a los sentenciados y a las docentes imputadas, pidiendo “Justicia por el Jardín Belén”.

Carolina Mitriani
redaccion@diarioelnorte.com.ar



Al cumplirse un mes del juicio que condenó al sacerdote Tulio Matiussi (párroco de la Iglesia San Roque y representante legal de la institución) y al portero Anselmo Ojeda a 15 años de prisión efectiva por abusos sexuales, cometidos contra niños y niñas de entre 3 y 5 años, la causa avanza por un nuevo carril. Hace apenas unos días, diario EL NORTE daba cuenta de la apertura de una investigación por encubrimiento y falso testimonio, que tiene como imputadas a integrantes del jardín donde en 2017 ocurrieron los aberrantes hechos constatados por el Tribunal Oral y Criminal Nº 2 de San Nicolás.

El pasado viernes se llevó a cabo un abrazo simbólico al Jardín Belén, donde se convocaron familiares de alumnos y exalumnos, de las imputadas y comunidad sampedrina en general, marcando su apoyo a las docentes y a los sentenciados por el tribunal nicoleño. También estuvo presente la inspectora del nivel inicial de gestión privada.



Un gran sector de la comunidad de San Pedro -incluso luego de la condena de primera instancia contra el portero y el sacerdote- continúa aseverando que los abusos sexuales infantiles no ocurrieron. Por eso solicitan que la Justicia revea su decisión y se analice nuevamente el caso, que ya tiene a los dos condenados cumpliendo la prisión domiciliaria hasta que el fallo quede firme y sean trasladados a cárcel común. Tomados de la mano, los convocados elevaron oraciones católicas bajo la consigna “Justicia por el Jardín Belén”.

La directora de la institución (Silvia Basante) y al menos seis integrantes del cuerpo docente (Perla Basante, Florencia Bonvisutto, Daniela Garmendia, Natalia Grimoldi, María Victoria Barceló y Paula Bennazar) están señaladas en la Unidad Fiscal Nº 4 –conducida por la fiscal Verónica Marcantonio- por sus declaraciones testimoniales en el juicio oral y público, que tuvo seis días de audiencias con un promedio de 10 horas de extensión en cada jornada.



Lectura del Tribunal

En la sentencia que determinó la culpabilidad de Anselmo Ojeda y el sacerdote Tulio Matiussi fueron expuestas durante más de tres horas las argumentaciones del juez López, en consonancia con las juezas Baquedano y Ocáriz. “Las circunstancias que se relataron fueron probadas durante la audiencia de debate”, aseveró la composición a cargo del juicio oral y público, al fundamentar que los abusos sexuales infantiles denunciados en el año 2017 ocurrieron.

El tribunal tomó gran parte de su exposición del caso para desarticular las defensas malogradas, detallando punto por punto las inconsistencias de los relatos. Señaló el juez López que las declaraciones de la defensa, como marcó la querella durante los alegatos de cierre, fueron “excesivamente grandilocuentes”.

Se destacó la formulación de relatos institucionalizados por parte del personal escolar al presentarse ante la Justicia. “Las docentes y autoridades del jardín desfilaron por este debate con un discurso casi único: el jardín es una institución impecable, sus docentes son perfectas y omnipresentes”. Analizaron los jueces que sus palabras parecían indicar “un deseo de que los hechos no hubieran ocurrido o quizás han tenido demasiado presente su eventual responsabilidad”.



“Sus dichos en sí mismos no pueden sostenerse porque carecen de absoluta solidez”, marcaron, y repasaron declaraciones en las que consideran que se podría tratar de que unas a otras se transmitían el contenido del juicio al ingreso y egreso de la sala de debate.
En la sala del TOC se habló de “detalles falsos e inconexos, inconsistencias en sus relatos”, como en los tiempos en que los niños y niñas iban al baño, donde ocurrió gran parte de los ilícitos contra su integridad sexual.

También, el propio Matiussi en su presentación frente a los letrados ”reconoció que en el transcurso del año 2017 fue poco al jardín, una vez al mes”. En tanto, las docentes negaron en reiteradas ocasiones su presencia en la institución o la disminuyeron a lo mínimo, con una importante diferencia respecto a la declaración del acusado.



“La testigo describió un jardín ideal”, observó el tribunal sobre las cuestiones referidas con una suerte de «supercontrol» ejecutado por el personal de la institución, que aseveró que estaba al tanto de todo lo que sucedía en todos los rincones del edificio, descartando de plano la posibilidad de ocurrencia de los abusos comprobados por la Justicia.

Sobre la hipótesis de abuso intrafamiliar, que fue presentada por parte de la defensa de los tres acusados de abuso, el tribunal detalló que “una de las docentes relató que se elaboró un acta donde se relataban los hechos”, manifestando la presunción de una situación anormal por parte de uno de los abuelos de las víctimas. Pero esa acta no apareció incorporado como prueba en el juicio y, por una multiplicidad de aportes profesionales y testimoniales, junto con la falta de elementos que respaldaran esa acusación, la presunción fue descartada por los jueces.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!