JUAN MUSSO: “TODAVÍA NO TUVE MI MOMENTO EN LA SELECCIÓN”

El arquero nicoleño estuvo unos días en la ciudad tras la consagración de Argentina en la Copa América. Fue homenajeado por el club Regatas, donde dio sus primeros pasos, y también se hizo un tiempo para hablar de fútbol con la prensa local. “Sigo esperando mi momento, pero para mí estar en la selección ya es un regalo. Jugar o no, es un detalle”, expresó el ahora futbolista del Atalanta.  

El nicoleño estuvo el jueves en el club Regatas.-

EZEQUIEL GUISONE
secciondeportes@yahoo.com.ar

Mientras estaba concentrado con la selección nacional en plena Copa América, Juan Musso tomó una decisión trascendental para su futuro profesional y se transformó en nuevo jugador del Atalanta, saliendo del Udinese por unos 21 millones de Euros y convirtiéndose en el segundo arquero argentino más caro de la historia (Emiliano Martínez es “el uno”). Sin embargo, semejante “bomba” no alcanzó para desviarlo de su gran objetivo dentro de la burbuja argentina: festejar un título a nivel de mayores después de casi tres décadas.

“Sabíamos de entrada que iba a ser duro porque iban a ser dos meses encerrados, pero todos queríamos estar en la selección porque ahí adentro somos felices, que es lo importante. Desde el primer momento había muchas ganas de ganar la copa y de volvernos contentos. Así fue, y eso justifica todo”, contó el nicoleño en un breve diálogo que mantuvo con periodistas locales tras ser homenajeado esta semana en el club Regatas, donde pasó su infancia. “El Dibu (Martínez) está teniendo un gran momento y lo respeto porque lo quiero como amigo y como arquero, porque me parece un gran arquero. Yo mi momento nunca lo tuve y lo sigo esperando, pero para mí la selección sigue siendo un regalo, jugar o no es un detalle, porque considero que estamos los mejores en cada puesto y el técnico tiene que elegir, es así. Entonces cuando no se da la posibilidad de jugar, lo importante es apoyar y sumar para el grupo, porque después la alegría es de todos”, señaló. De todas maneras, reconoció que “siempre llego con ganas de jugar. Este cuerpo técnico demostró que al que ellos consideran que está mejor lo ponen, y eso motiva, porque hay jugadores que no venían jugando terminaron siendo importantes; otros que venían jugando les tocó salir y se la aguantaron… Yo la ilusión nunca la pierdo y siempre voy sabiendo que si estoy ahí es porque estoy bien, porque hice una buena temporada y la peleo como cualquiera”.

“Es un pibe que es un fenómeno”, tiró cuando se le preguntó por Lionel Messi en la intimidad. “Te ponés a hablar y te olvidás que es Messi, porque parece una persona normal (sic), un pibe humilde que te trata de igual a igual, y eso no tiene precio. Nos ha hecho muy bien, nos ha liberado que él sea así, porque a veces estar a la altura de él no es fácil porque es el mejor y está acostumbrado a estar con los mejores. Es una persona increíble, muy dispuesta, muy amable, un capitán bárbaro. Y él es el que más ganas tenía de ganar una copa por lo que fue su etapa en la selección”, contó, y remarcó: “Nosotros somos justo una generación que lo vio tener golpes con la selección y creemos que es injusto, porque es un jugador que siempre ha hecho todo y ha tenido torneos impresionantes, que si no los ganó fue por detalles. La verdad que podría haber sido campeón dos o tres veces antes que esta Copa, y poder ayudarlo a que él consiga eso, siendo un jugador tan emblemático en la historia del fútbol mundial, es increíble”.

Con respecto a Scaloni, Juan opinó: “Es un ejemplo de un jugador que tuvo una carrera bárbara, que tuvo un buen nivel en Europa y que nunca pudo jugar mucho en la selección, como su carrera lo hubiese permitido. Es un ejemplo de estado de ánimo, de sumar alegría al grupo, positividad, y eso es lo que nos pide, tanto a los que juegan como a los que no;  no hay ninguno que pueda permitirse estar bajoneado o fastidioso porque no juega, sino que se valora mucho el hecho de apoyar al grupo por parte de la gente que no le toca jugar. Sino no se podrían lograr las cosas que se lograron”.

También valoró el trabajo del resto del cuerpo técnico: “Son todos exjugadores ‘de hace poco’, saben lo que el jugador siente cuando no juega, saben lo que siente cuando no juega bien, y eso es importante porque te entienden, y entienden bastante del fútbol moderno, que es lo que somos hoy. Nosotros vivimos en un mundo en el que todo va muy rápido y necesitamos que nos entiendan y que nos ayuden desde ese lado, y tanto Samuel, como Ayala, Aimar, Martín Tocalli, Scaloni, son todas personas que entienden mucho, conocen mucho el ambiente y el jugador, y eso es clave para que el grupo esté como esté”. Además, amplió: “La parte táctica la hacen mucho Walter (Samuel) y (Roberto) Ayala, que son dos defensores, y Pablo Aimar trabaja mucho con los delanteros y hace cosas en campo, pero todos aportan su grano de arena y su experiencia”.

Luego de tres temporadas en el Udinese, el nicoleño comenzará a partir del 1 de agosto un nuevo camino en la Serie A, en este caso en un Atalanta que se está acostumbrando a pelear cosas importantes a nivel local y europeo. “Es un nuevo desafío en un club que siempre me gustó desde que llegué a Italia, con su manera de jugar tan particular y tan competitiva, y que el último año lo ha llevado a los primeros puestos de la Serie A y a jugar Champions”, definió Musso, y continuó: “La elección fue ciento por ciento a nivel deportivo, porque sé que Atalanta es un club donde la competencia es cada vez mayor y los partidos van a ser de otra dimensión, y si eso me lleva a Qatar voy a estar muy contento”. También contó que “Hablé un montón con el Papu (Gómez) y el Cuti (Romero) sobre el Atalanta y sin dudas fue importante para la decisión que tomé, porque además de ser un club que a mí siempre me gustó, ambicioso y que pelea los primeros puestos, también ellos me hablaron maravillas. Fue importante para mi decisión, porque la tomé estando en la Copa América”.

Por último, volvió a agradecer el recibimiento que le dieron en Regatas, donde chicos y grandes se dieron el gusto de escucharlo y –en su gran mayoría- llevarse una foto o un autógrafo suyo. “Para mí es un regalo que me hicieron, recibirme de esta manera, que los chicos estén acá todos, recordarme los momentos que estuve acá y que fui tan feliz jugando al fútbol. Solo decirles que soñar no cuesta nada. Es lo que nos mueve, lo que nos motiva y lo que nos hace escribir la historia de nuestra vida. Después si se da el sueño o no depende también de otras cosas, pero uno tiene que hacer todo para lograrlo”, concluyó.