La Jueza de Garantías autorizó el desalojo de las casas usurpadas y ahora corre el plazo de apelaciones

Ayer martes el juzgado a cargo de la doctora María Eugenia Maiztegui emitió una resolución autorizando el desalojo que había sido solicitado por el fiscal Jorge Leveratto. Tiene que ver con la ocupación ilegítima de 18 viviendas sin terminar en barrio San Francisco. Ahora corren los días de plazo para dar lugar a apelaciones por parte de la defensa. Tras conocerse la novedad, los usurpadores cortaron avenida Alberdi. Crece la tensión.

De la redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

La Dra. María Eugenia Maiztegui, a cargo del Juzgado de Garantías Nº 3 de San Nicolás, emitió ayer martes la resolución que dará lugar al desalojo de las 18 viviendas usurpadas desde el jueves pasado en el barrio San Francisco de la zona oeste. La acción para retirar a los usurpadores de las casas sin terminar y que corresponden a un plan social habitacional, había sido solicitada el viernes por el fiscal Jorge Leveratto, de la UFI Nº4. Por un plazo de cinco días correrá ahora el plazo reglamentario para que la defensa pueda apelar la medida dictada. En ese caso, la Cámara de Apelaciones deberá tomar la decisión final.
Si pasado ese período no existe apelación, la resolución estará firme y se desarrollará en ese momento el delicado operativo de desalojo.
Luego de que trascendiese en los medios de comunicación de la ciudad la decisión de la jueza Maiztegui, un grupo de usurpadores ensayó un piquete sobre avenida Alberdi a la altura de su intersección con calle Almirante Díaz. Hubo quema de neumáticos, custodia policial en el lugar y desvío de tránsito.
De acuerdo al parte policial que informó sobre la intervención en ese evento de efectivos del Destacamento COVICCOS dependiente de la Comisaría Primera, eran 20 las personas que cortaban el tránsito vehicular en el lugar.

Más tensión

Los hechos de ayer –la decisión de la jueza, el piquete, la incrementada presencia policial en el lugar– tensaron aún más un estado de situación que desde el jueves es delicado en San Francisco. Este martes se cumplió el quinto día de usurpación de 18 de las viviendas que se encuentran a medio terminar en el desarrollo urbanístico financiado por Provincia y el municipio, y que está destinado a paliar el apremiante déficit habitacional que arrastra la ciudad desde hace décadas.
Las 18 familias que tomaron casas (en muchos casos sin cerramientos, pisos ni conexión a los servicios esenciales) son conscientes de que de un momento a otro podrá llegar el desalojo que hasta ayer la Jueza de Garantías no había autorizado.
Saben que más temprano que tarde las fuerzas policiales procederán a desalojarlos del lugar. El dato es que la mayor parte de los usurpadores están dispuestos a resistir. Al menos eso fue lo que advirtieron en diálogo con EL NORTE. “Vamos a defender nuestra posición, aunque sabemos que tenemos todas las de perder”, aseguró un hombre de 35 años que ocupa con su familia una vivienda sin puertas ni ventanas, desprovista de sanitarios, de luz eléctrica, de agua potable y gas. “Yo ya sé lo que es enfrentar a la policía. Y si lo tengo que hacer por mis hijos, lo voy a hacer”, dijo otro hombre a nuestro medio.

Fuera de registro

“Si nos sacan de acá, que sea con la promesa de que al menos nos van a dar un terrenito y algunos materiales para que podamos construir”, señalaba el lunes a EL NORTE una joven de unos 20 años, madre de tres hijos.
En tanto, desde el municipio ya desde un primer momento advertían que la toma ilegítima de las viviendas en proceso de construcción no podría ser prenda de negociación alguna. “De persistir la actitud de tomar las casas por la fuerza, se identificará a los autores y se los eliminará del Registro de Acceso a la Vivienda. También quedarán excluidos para siempre de cualquier proceso de relocalización que se lleve adelante. Esto implica que, más allá del avance de la causa penal por usurpación, no podrán participar más de los sorteos de viviendas que el municipio viene realizando a medida que se construyen nuevos complejos”, advertían el mismo jueves desde el municipio a través de un comunicado de prensa.
También indicaban que las viviendas tomadas “ya tienen a sus dueños adjudicados en el sorteo realizado el pasado mes de enero”.