13.9 C
San Nicolás de los Arroyos
miércoles, 24 abril, 2024

Edición N° 4757

La UE acuerda una ley sobre violencia de género pero no incluye el concepto del consentimiento

LA UNIÓN EUROPEA CONSENSUÓ ESTA SEMANA SU PRIMERA DIRECTIVA

Se trata de una serie de medidas que buscan prevenir las violaciones, imponer reglas más duras a la ciberviolencia y un mejor apoyo para las víctimas. La normativa reconoce una serie de delitos contra la mujer que serán considerados como tal en todos los Estados miembros, pero no se tipificará penalmente la violación en base a la falta de consentimiento, lo que hubiera elevado el estándar europeo a la ley del “sólo sí es sí” española.

UE

De la Redacción de EL NORTE
[email protected]

La normativa reconoce una serie de delitos contra la mujer que serán considerados como tal en todos los Estados miembros, pero no se tipificará penalmente la violación en base a la falta de consentimiento, lo que hubiera elevado el estándar europeo a la ley del “sólo sí es sí” española. Se trata de una serie de medidas que buscan prevenir las violaciones, imponer reglas más duras a la ciberviolencia y un mejor apoyo para las víctimas.

El resultado final no menciona el delito de violación, una reivindicación de países como Francia, Alemania o Hungría, que consideraban que no había base legal para ello. Desde el lado contrario, 13 Estados y el Parlamento Europeo al concreto defendían su inclusión. Por ello, el acuerdo ha sido tildado de “una gran decepción” por eurodiputadas como la irlandesa Frances Fitzgerald.

Durante meses la inclusión de la violación fue una “línea roja” para el Parlamento Europeo. El reloj, sin embargo, jugaba en su contra dado que el plazo para cerrar acuerdos institucionales se agota en los próximos días. Finalmente, y para evitar que la normativa terminara en la papelera y sin poder aprobarse esta legislatura, a los eurodiputados no les ha quedado más remedio que plegarse y aceptar incluir el consentimiento en la parte de la prevención y el compromiso de los gobiernos a “trabajar por una cultura del consentimiento”.



Aún así, Europa ha celebrado la aprobación de la directiva como “un comienzo y no el final” de la lucha contra la violencia de género. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, celebró el acuerdo y aseguró que se trataba de “un gran paso adelante para los derechos de las mujeres en Europa, que estarán más protegidas”.

CADA SEIS HORAS, UN FEMICIDIO EN EUROPA

“Cada seis horas muere una mujer en Europa. Ésta es una tragedia social; una pandemia de violencia de hombres contra mujeres, alimentada por la cultura del patriarcado que estamos comprometidos a poner fin.”, enunció la vicepresidenta del Parlamento Europeo, la socialista Pina Picierno. Reconoció que esperaban “un resultado más ambicioso”, con “una directiva que protegiera mejor a las mujeres europeas”. “Personalmente estoy decepcionada e insatisfecha”, afirmó.

Amnistía Internacional también reprochó el acuerdo, que “queda muy lejos del histórico paso adelante en la lucha contra la violencia basada en el género” esperado. “Recordamos a los gobiernos que esta directiva sólo establece unas normas mínimas y pedimos a los Estados miembros que apunten mucho más alto en su aplicación”, declaró la directora de la Oficina de Amnistía Internacional ante las Instituciones Europeas, Eve Geddie.



AVANCES

Pese a este revés, la normativa -ahora tiene que ser aprobada formalmente por Consejo y Parlamento Europeo- incluye pasos adelante importantes al establecer normas mínimas relativas a la definición de delitos penales específicos. Por ejemplo, se tipifica por primera vez como delito en toda la UE la mutilación genital femenina, el matrimonio forzado, el intercambio no consentido de imágenes íntimas, el ciberacoso y la ciberincitación al odio o la violencia.
También introduce circunstancias agravantes como el ejercicio reiterado de violencia contra la mujer, la comisión de un acto de violencia contra una persona vulnerable o un niño y el uso de niveles extremos de violencia.

La legislación aprobada el martes incluye la criminalización a nivel europeo de ciertas formas de violencia de género y un mejor acceso a la justicia, la protección y la prevención. El acuerdo actualiza y agranda la lista de circunstancias agravantes de los delitos, incluidos delitos contra un periodista o defensor de los derechos humanos, o motivados por la orientación sexual, género, color de piel, religión, origen social o creencias políticas de la víctima.

En materia de protección a las víctimas, la normativa exige que los Estados miembros garanticen canales de denuncia accesibles y fáciles de usar, incluida la posibilidad de denunciar en línea, y presentar pruebas en línea, al menos en el caso de los ciberdelitos. Además, cuando las víctimas sean menores, los países tendrán que garantizar que reciben asistencia de profesionales formados para trabajar con menores y si el acto de violencia implica al titular de la patria potestad, la denuncia no debe estar condicionada al consentimiento de esta persona. También tendrán que garantizar órdenes de alejamiento protección en caso de riesgo, líneas telefónicas de ayuda disponibles las 24 horas del día.

error: ¡Contenido protegido!