26.7 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 22 febrero, 2024

Edición N° 4696

Las farmacias nicoleñas esperan la vacuna contra el dengue aunque no se sabe cuándo llegará

EL MINISTERIO DE SALUD NO INFORMÓ SU INCORPORACIÓN AL CALENDARIO DE INMUNIZACIÓN NACIONAL

Qdengue, aprobada por la Anmat, podrá adquirirse con una orden médica y “próximamente” en farmacias. El gobierno de Salta ya adquirió unas 300 mil dosis para ser distribuidas en los tres departamentos de la provincia más afectados por esa enfermedad. Desde la gestión pública local, indicaron a EL NORTE que ´por el momento no hay definiciones del Programa Nacional´.

De la Redacción de EL NORTE
[email protected]

Esta semana se anunció que la vacuna contra el dengue ya se encuentra disponible en la Argentina. Se trata de Qdengue, aprobada por la Anmat, que podrá adquirirse con una orden médica y “próximamente” en farmacias. El gobierno de Salta ya adquirió unas 300 mil dosis para ser distribuidas en los tres departamentos de la provincia más afectados por esa enfermedad. Las farmacias nicoleñas esperan la llegada de las dosis aunque no saben en qué fecha será. Desde la gestión pública local, indicaron a EL NORTE que ´por el momento no hay definiciones del Programa Nacional´.

Si bien algunas farmacias de nuestra ciudad consultadas aún no solicitaron la vacuna en droguería, otras manifestaron que consultaron a los proveedores de medicamentos e insumos y que por el momento no hay novedades.

Gabriela Pittis, CEO de la firma -del laboratorio- para el Cono Sur, Región Andina, México y América Central y el Caribe, precisó en la presentación oficial que se llevó días atrás que el costo de cada dosis es de $37.514 y que “se está trabajando” con las distintas prepagas y obras sociales para que determinen la posibilidad de ofrecer descuentos a sus afiliados, que pueden ir desde el 40 al 60 %.

Anmat y laboratorio japonés

La vacuna Qdengue, del laboratorio japonés Takeda, fue aprobada el 26 de abril pasado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para “todas las personas mayores de 4 años, hayan cursado o no previamente la enfermedad”, precisó el Ministerio de Salud.

Se trata de un esquema de inmunización de dos dosis, que deben administrarse con un intervalo de tres meses y, dado que es una vacuna compuesta por virus vivos atenuados, está contraindicada para embarazadas, mujeres en período de lactancia y personas inmunodeprimidas.

Se trata de la vacuna tetravalente, desarrollada a partir del serotipo 2 del dengue “que conforma la base genética para ofrecer protección contra los cuatro serotipos” y que demostró “una reducción del 84 % de las hospitalizaciones por dengue y una disminución del 61 % los casos de dengue sintomático”.



Estudio clínico

Derek Wallace, vicepresidente y jefe global del Programa de Dengue de Takeda, anunció de manera virtual los resultados del estudio clínico Tides, una investigación que incluyó a más de 20 mil voluntarios en ocho países endémicos de dengue: Brasil, Colombia, República Dominicana, Nicaragua, Panamá, Sri Lanka, Tailandia y Filipinas; que demostraron los resultados mencionados.

De la presentación también participó Marcelo Quipildor, médico infectólogo de Salta e integrante de la comisión de enfermedades emergentes de SADI, quien también hizo hincapié en la concientización sobre la prevención del dengue. El especialista destacó también que el gobierno provincial efectuó la compra de 300 mil dosis, es decir 150 mil esquemas completos de vacunas que serán aplicadas desde diciembre a personas de entre 25 a 39 años de los departamentos salteños de Rivadavia, Orán y Tartagal.

Por el momento, el Ministerio de Salud no emitió comentarios acerca de su incorporación al calendario de vacunación nacional.

En cifras

El dengue constituye una importante amenaza para la salud pública mundial, con riesgo de infección en más de 125 países, incluidos muchos de América Latina, se transmite a través de la picadura de un mosquito infectado, el Aedes aegypti en el continente americano.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el número de casos de dengue en las Américas se incrementó en las últimas cuatro décadas y pasó de 1.5 millones de casos acumulados en la década del 80, a 16.2 millones en la década del 2010-2019.

En Argentina, según el último reporte del Boletín Epidemiológico Nacional en su semana 43, se registraron 132.237 casos de dengue desde enero: 123.538 autóctonos, 1.584 importados y 7.151 en investigación.

El pasado 2 de octubre, el organismo sanitario internacional recomendó “administrar la nueva vacuna Qdenga contra el dengue a los niños de 6 a 16 años que viven en zonas donde la enfermedad constituye un importante problema de salud pública”.

Con el nombre de TAK-003, la vacuna demostró protección independientemente de que la persona haya tenido o no contacto previamente con el virus y sin la necesidad de un análisis de sangre confirmatorio. La inoculación se basa en el virus del dengue 2, al que se añade ADN de los otros tres serotipos para proteger durante cinco años contra cualquiera de los cuatro tipos de dengue.

Según informes de la OMS, el dengue causa a nivel global cada año unas 390 millones de infecciones y alrededor de 20.000 fallecimientos. En este contexto, la TAK-003, también conocida como Qdenga, recibió su primera aprobación en agosto de 2022 en Indonesia y posteriormente en la Unión Europea en diciembre de 2022. Luego, le siguieron el Reino Unido en enero de 2023 y recientemente fue aprobada por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (ANVISA).



Verano

Las autoridades de nuestro país buscan frenar el aumento de casos de cara a la temporada de verano. Sin embargo, expertos coinciden en que la mejor estrategia de prevención sigue siendo la participación de la comunidad en relación al control y eliminación de criaderos de mosquitos, así como el fortalecimiento de la comunicación de las medidas de prevención para evitar picaduras de mosquitos y el empleo de métodos de aislamiento vectorial (repelentes, espirales, mosquiteros, entre otros).

Asimismo, consideran que la mayor carga de enfermedad, que se traduce en sobrecarga del sistema de salud, está vinculada a las formas leves o moderadas que no requieren hospitalización. Por su parte, la tasa de mortalidad y de formas graves es baja, de modo que la incorporación de una vacuna podría pensarse para bajar la carga de enfermedad, y evitar la sobrecarga en el sistema de salud.

En esa misma línea, la OMS, luego de un reporte emitido por el Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización (SAGE), afirmó que, debido al cambio climático y a la urbanización, se prevé un aumento de los casos. Por ello, recomienda utilizar la vacuna contra el dengue de Takeda en los lugares con una elevada carga de enfermedad y una alta intensidad de transmisión, a fin de lograr el máximo impacto en la salud pública.

Por último, los expertos acuerdan que, en enfermedades transmitidas por vectores, la vacunación no es ni debe ser la única estrategia de prevención, aún cuando pudiera contarse con vacunas eficaces, seguras y económicas. En este sentido, cabe además destacar que el mismo vector Aedes aegypti es capaz de transmitir otros virus como el zika y el chikungunya, enfermedades para las cuales aún no se cuenta con vacunas.

Prevención, síntomas y atención

Los especialistas de nuestro país advierten que podría repetirse el escenario epidémico que se vivió hasta avanzado el año. Las estadísticas mostraron que 2023 es el primer año en el que todos los meses hubo transmisión activa de dengue.

La principal medida contra el dengue sigue siendo la eliminación de los potenciales criaderos de mosquitos Aedes aegypti: el descacharrado y la limpieza de incluso los lugares más pequeños o impensados en los que pueda acumularse agua limpia y fresca desde: la descarga del aire acondicionado, un portamaceta o el florero improvisado con una planta para enraizar, hasta cubiertas acumuladas o abandonadas, las rejillas, las canaletas, las sillas del jardín que no se limpian seguido, el marco de una ventana o las irregularidades del revestimiento de un techo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) repasaron los siete síntomas que alertan por una atención médica inmediata. Acudir al médico resulta indispensable si se presenta alguno de estos síntomas: baja cantidad de orina, pocas o ninguna lágrima cuando el bebé llora, boca, lengua o labios secos, ojos hundidos, debilidad, agitación excesiva o confusión, latidos del corazón acelerado (más de 100 por minuto), dedos de manos y pies fríos o sudados y mollera hundida en la cabeza del bebé.

ÚLTIMAS NOTICIAS

error: ¡Contenido protegido!