35.4 C
San Nicolás de los Arroyos
jueves, 28 octubre, 2021

Edición N° 3849

LOS TESTIMONIOS COMPLICAN AL FEMICIDA DE DAIANA ALMEIDA

Se puso en marcha el juicio oral que se le sigue a Miguel Nievas, imputado por el femicidio de la enfermera Daiana Almeida en un hecho ocurrido el 6 de noviembre de 2019. La esposa del acusado, que este martes declaró como testigo, habría dicho que encontró el reloj que llevaba Daiana sobre la heladera de su casa y no sabe a quién pertenecía. “Pido una condena ejemplar. Mi hija no se merecía ese final. Tenía 30 años y toda una vida por delante. Nievas, en cambio, tuvo una segunda oportunidad y volvió a hacer lo mismo”, le dijo a este diario Silvia Gareca, mamá de Daiana.

San Nicolás pide Justicia.


En el Tribunal N° 2, ayer comenzó el juicio oral que se le sigue a Miguel Nievas, imputado por el femicidio de la enfermera Daiana Almeida en un hecho ocurrido el 6 de noviembre de 2019 que conmocionó a la opinión pública local y trascendió a los medios nacionales.

En esta primera jornada se escucharon testimonios que complican decididamente la defensa de Nievas. En calidad de testigos, las declaraciones de Silvia Gareca -mamá de Daiana- y Jesús Cornejo -esposo de la joven enfermera-, describieron la personalidad de Daiana.

El imputado mantuvo la vista hacia al suelo durante toda la audiencia.

También declaró la esposa de Nievas. Su testimonio, según supo EL NORTE, habría complicado al imputado.

La primera parte de la jornada se desarrolló desde las 8:30 hasta las 13:00. Tras un cuarto intermedio, la Sala volvió a la actividad a las 14:30 para cerrar el primer día de audiencia cerca de las 17:30.

En su declaración, Silvia Gareca le pidió al Tribunal que dicte la máxima condena prevista para estos casos. La imputación es por «Homicidio triplemente calificado», esto es, homicidio agravado por violencia de género que contempla la pena de reclusión perpetua; homicidio criminis causa (también con pena de reclusión perpetua) y tentativa de abuso sexual seguido de muerte.

“En todo este tiempo no me había cruzado con él. Fue muy fuerte verlo ahí. Yo lo miraba, pero él siempre con la cabeza hacia abajo. En un momento levantó la mirada y vio que yo lo estaba mirando, entonces bajó la vista y nunca más la levantó”, le contó Silvia a este diario.

En rigor, el testimonio de la madre de Daiana fue descriptivo de la personalidad de su hija. “Todo el mundo pregunta por qué Daiana no atinó a correr, a gritar, a defenderse. Lo que le expliqué a los jueces es que Daiana se bloqueó porque era una chica que en determinadas circunstancias no podía reaccionar. Por eso no atinó a hacer algo”, relató Silvia.

El reloj, una clave

El día de su muerte, Daiana llevaba un reloj que era de su madre. “Yo se lo presté porque el de ella no tenía pilas”, cuenta Silvia. Ese reloj lo encuentra la esposa de Nievas arriba de la heladera de su casa, y se lo entregó a los oficiales de policía al momento de allanar la casa del imputado.

La esposa de Nievas, que ayer también declaró como testigo, habría dicho que encontró el reloj que llevaba Daiana sobre la heladera de su casa y no sabe a quién pertenecía.

“Pido una condena ejemplar. Mi hija no se merecía ese final. Tenía 30 años y toda una vida por delante. Nievas, en cambio, tuvo una segunda oportunidad y volvió a hacer lo mismo”.

Cabe recordar que el 17 de noviembre de 2014 la Justicia de San Nicolás había condenado a Nievas a 9 años de prisión por el asesinato de Rubén Vivas, ocurrido en 2012. Nievas había recuperado la libertad el 19 de enero de 2018.

“Yo espero que el Tribunal lo condene con el máximo rigor que cabe. Los testimonios y las pruebas son muy contundentes. Pero hasta que no se dicte sentencia no voy a estar tranquila”, afirmó la mamá de Daiana.

“Me sigo preguntando por qué. Por qué a mi hija, por qué este tipo estaba libre. Necesitamos que se haga justicia, y que sea reparadora. Yo a mi hija no la voy a recuperar, pero no quiero que haya otra Daiana”, completó Silvia Gareca.


ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!