9.5 C
San Nicolás de los Arroyos
sábado, 15 junio, 2024

Edición N° 4810

LUCIO DUPUY: LOS AUDIOS DE LAS DECLARACIONES DE LA MADRE Y SU NOVIA DURANTE EL JUICIO

Las dos mujeres hablaron en el proceso que las encontró culpables de asesinato, mientras que a Abigaíl Páez la hallaron también responsable del delito de abuso sexual. Infobae accedió a esos testimonios de manera completa

Magdalena Espósito Valenti y Abigaíl Páez son las asesinas de Lucio Dupuy. Tanto la madre como su novia fueron condenadas culpables; y a la segunda se le agregó el delito de violación.

Existieron dos días del debate oral que fueron especiales porque las acusadas hablaron. Decidieron no responder preguntas, pero contaron cómo fue ese día y dieron sus sensaciones luego de la muerte del nene.

La primera en hablar fue Abigaíl Páez, la novia de la madre. Quien relató lo que hizo ese día, remarcando el momento en que golpeó a Lucio hasta matarlo. Está claro que mintió porque dijo que solo se trataron de “patadas en la cola”. Pero, además, sostuvo que “extrañaba” a la víctima.

“Cuando llegué, lo vi a Lucio y, bueno… Se estaba mandando un moco. No importa porque eso no viene al caso. Entonces, yo lo tomé del brazo y le pegué una patada en la cola, varias. Fue todo muy rápido, no sé. Le pegué y no medí dónde, la verdad, ni sé por qué tampoco. Porque… No sé. La verdad no le encuentro una explicación todavía. Sé que lo lastimé, me di cuenta en el momento. Intenté remediarlo. Luego, lo alcé y lo llevé a la ducha porque pensé que iba a reaccionar. Él me intentaba hablar, estaba consciente todavía”, dijo.



Luego, continuó: “Se bañó parado, me intentaba hablar, como decir algo, pero no le salían las palabras. Cómo vi que se estaba debilitando o desvaneciendo, no sé, lo saqué de la ducha, lo tapé con su tallón y lo llevé a mi pieza. Lo senté en la cama y me fui a buscar ropa a su pieza para cambiarlo lo más rápido que podía, porque era una situación muy desesperante en la que no sabía cómo reaccionar, qué hacer para que él se recomponga, no sé”.

La Justicia comprobó que para ese momento Lucio agonizaba a raíz de una feroz golpiza que había recibido.

Abigaíl siguió su relato najo la atenta mirada de los presentes aquel día: “Cuando voy a buscar ropa para cambiarlo, escucho un golpe y lo veo que él estaba tirado en el piso sin reacción. De cara al piso. Ni siquiera había apoyado las manos. Como desmayado, no sé. Entonces, yo, del mismo temor, de la misma situación, lo toqué con el pie para ver si reaccionaba y vi que no tenía respuestas de él, entonces me acerqué y lo di vuelta, y lo puse boca arriba. Le intenté hacer RCP. No sé si lo hice bien o no, sí pude haberlo lastimado más o no, porque no sabía hacer la maniobra como correspondía”.

Los investigadores están convencidos de que tanto el golpe que relató como cayéndose de la cama y las maniobras de RCP fueron un pobre justificativo.

Abigaíl luego comenzó a realizar consideraciones personales del nene que, ahora sabemos con certeza, asesinó: “La verdad que nunca en mi vida viví una situación así, ni hubiera querido matarlo ni hubiera querido lastimarlo. Simplemente, no sé qué me pasó, me enojé porque él estaba haciendo cagadas, él siempre vivía haciendo cagadas, como cualquier nene, pero eso no quería decir que fuera un nene malo o que se lo viviera cagando a palos, cómo están diciendo todo el tiempo. No eran así las cosas. Él era un nene que tenía una vida normal y feliz”.

También contó el momento en que estuvo con Lucio en el hospital, cuando el nene de 5 años ya estaba muerto. Su revelación es siniestra: “Yo lo tomé de los pies cuando el doctor me dijo que había fallecido, y me dijo que no lo tocara porque no podía tocarlo. Gritaba. Me acuerdo que no pude reaccionar, creo que, no sé, tres o cuatro días después lloré porque no reaccionaba, no sé. Estaba traumada con su imagen en mis brazos y estaba muerto, y yo lo estaba criando. Lo conozco desde que es un bebé, desde que tiene 2 años. Lo extraño mucho”.



Sobre el final, hizo mención a una de las frases más dolorosas escuchadas en la sala de audiencias: “Realmente, yo no me imaginé nunca que esto pudiese llegar a pasar, ni era mi intención tampoco. Sé que hice mal las cosas y que no se justifica una violencia para nada, de ningún tipo. Y sí reconozco que se le daba un correctivo cuando él hacía cagadas, como cualquier nene, pero no eran una cosa cómo la están contextualizando, como están queriendo hacerlo ver… que lo cagábamos a palos todos los días, que lo violábamos, no es así. Yo lo amaba y lo extraño mucho, y pienso mucho en él y hablo mucho con él”.

La segunda en hablar durante el debate fue la progenitora de Lucio. Magdalena Espósito recordó que ese día se fue a trabajar y su hijo estaba vivo. Ahora, se sabe que mentía. Lucio ya estaba muerto.

“Después de merendar, se hace la hora de ir a mi trabajo. Le digo a Abigaíl si me puede llevar y ella me dice que sí. Agarro el casco y mis cosas, y le aviso a Lucio que me voy al trabajo, lo saludo y le digo que se va a quedar un ratito solo, que Abigaíl me lleva y vuelve. Y nada, me fui”, comenzó Magdalena.

La mujer luego explicó que fue Abigaíl Páez, su novia, la que fue a buscarla al trabajo para decirle que “tenían que ir al hospital”, aunque, según sus dichos, sin aclararle por qué.

Abigaíl luego comenzó a realizar consideraciones personales del nene que, ahora sabemos con certeza, asesinó: “La verdad que nunca en mi vida viví una situación así, ni hubiera querido matarlo ni hubiera querido lastimarlo. Simplemente, no sé qué me pasó, me enojé porque él estaba haciendo cagadas, él siempre vivía haciendo cagadas, como cualquier nene, pero eso no quería decir que fuera un nene malo o que se lo viviera cagando a palos, cómo están diciendo todo el tiempo. No eran así las cosas. Él era un nene que tenía una vida normal y feliz”.

También contó el momento en que estuvo con Lucio en el hospital, cuando el chiquito de solo 5 años ya estaba muerto. Su revelación, a la luz de los hechos y la condena en su contra, es siniestra: “Yo lo tomé de los pies cuando el doctor me dijo que había fallecido, y me dijo que no lo tocara porque no podía tocarlo. Gritaba. Me acuerdo que no pude reaccionar, creo que, no sé, tres o cuatro días después lloré porque no reaccionaba, no sé. Estaba traumada con su imagen en mis brazos y estaba muerto, y yo lo estaba criando. Lo conozco desde que es un bebé, desde que tiene 2 años. Lo extraño mucho”.

Casi sobre el final, mencionó una de las frases más dolorosas escuchadas en la sala de audiencias: “Realmente, yo no me imaginé nunca que esto pudiese llegar a pasar, ni era mi intención tampoco. Sé que hice mal las cosas y que no se justifica una violencia para nada, de ningún tipo. Y sí reconozco que se le daba un correctivo cuando él hacía cagadas, como cualquier nene, pero no eran una cosa cómo la están contextualizando, como están queriendo hacerlo ver… que lo cagábamos a palos todos los días, que lo violábamos, no es así. Yo lo amaba y lo extraño mucho, y pienso mucho en él y hablo mucho con él”.

La segunda en hablar durante el debate fue la progenitora de Lucio. Magdalena Espósito recordó que ese día se fue a trabajar y su hijo estaba vivo. Ahora, se sabe que mentía. Lucio ya estaba muerto o, al menos, agonizaba.

“Después de merendar, se hace la hora de ir a mi trabajo. Le digo a Abigaíl si me puede llevar y ella me dice que sí. Agarro el casco y mis cosas, y le aviso a Lucio que me voy al trabajo, lo saludo y le digo que se va a quedar un ratito solo, que Abigaíl me lleva y vuelve. Y nada, me fui”, comenzó Magdalena.

La mujer luego explicó que fue Abigaíl Páez, su novia, la que fue a buscarla al trabajo para decirle que “tenían que ir al hospital”, aunque, según sus dichos, sin aclararle por qué.

Para finalizar, remarcó que tenían “una vida normal”: “Yo solo quiero aclarar que nosotros teníamos una vida normal. Lucio era un nene feliz y estaba contento de estar conmigo. Él quería estar conmigo porque ya había pasado un tiempo lejos mío, y él me decía que quería estar conmigo”.

error: ¡Contenido protegido!