31.1 C
San Nicolás de los Arroyos
domingo, 5 febrero, 2023

Edición N° 4314

“MI HIPÓTESIS ES QUE HABÍA SIDO PACHELO”, DIJO UN INVESTIGADOR EN EL JUICIO POR EL CRIMEN DE MARÍA MARTA

Ángel Becerra, número dos de la DDI de Pilar en 2002, afirmó que, a su entender, el asesino de María Marta García Belsunce “fue Nicolás Pachelo”, al tiempo que rememoró los robos en el country “El Carmel” que se le adjudicaban al acusado.



Según el testigo, habían “sucedido hechos de robo adentro del country y se lo acusaba a Pachelo de haberlos cometido”. “El tema principal era la sustracción de un perro de María Marta ante lo cual ella reconoce a él en una llamada telefónica extorsiva para recuperarlo”, agregó.

El investigador también recordó que a Pachelo se lo acusó del robo de palos de golf en una vivienda del barrio cerrado.

“Se le tomó declaración a Pachelo en la Fiscalía. Ante el fiscal se comprobó que no había estado en el country, sino en la Ciudad de Buenos Aires, pero las aperturas de antena de telefonía habían dicho que estaba en Pilar”, declaró Becerra.

El comisario relató que según supo de la vivienda de María Marta faltaba una caja metálica con algo de dinero y cheques en su interior y que el crimen “pudo haber sido cometido por una sola persona”.

Ante preguntas de las defensa de Pachelo, el testigo aclaró que el caso se empezó a investigar como homicidio a partir de de la autopsia donde se encontraron los cinco balazos en la cabeza de María Marta. También aclaró que no pudieron no haber sido apreciados esos agujeros por parte de la familia, y tampoco por los primeros médicos que llegaron a la vivienda y revisaron a la víctima.

Durante el debate, parte de la controversia fue porque el comisario dijo que no había ningún impedimento antes del 30 de octubre de 2002, cuando él interviene, para que la familia procediera a la cremación del cuerpo. Pero la defensa de Pachelo dijo que el entonces fiscal Diego Molina Pico había impedido ello, y solicitó se lo cite como testigo en el juicio para aclarar esa situación.



Al ser consultado por la Fiscalía, Becerra indicó que, según las primeras conclusiones en la vivienda donde mataron a María Marta García Belsunce, ella “intentó correr” hacia un ventana pegada la bañera del baño para “escaparse o salvarse del asesino”.

Además, aseguró que no eran visibles a simple vista cinco balazos en la cabeza, ante la pregunta del fiscal Patricio Ferrari sobre si la familia de ella pudo haberlas apreciado. El testigo dijo que ni siquiera los médicos lo notaron al inicio.

Becerra recordó que fue convocado por el entonces fiscal de San Isidro Diego Molina Pico para hacer pericias en la vivienda del country El Carmel, donde María Marta había sido asesinada el 27 de octubre de 2002.

Así contó cómo hizo pericias de planimetría y levantamiento de rastros. Según recordó, al llegar al lugar estaba el viudo, Carlos Carrascosa, y otros miembros de la familia. Lo que Carrascosa le relató y demás asentían, dijo, fue que estaban mirando el famoso partido de fútbol en la casa de Guillermo Bártoli donde estaban María Marta y su esposo, que ella se volvió antes porque esperaba recibir en su casa a la masajista que habitualmente iba los domingos.

Que al llegar Carrascosa, se encontró a un vigilador del country porque no le atendían el teléfono para autorizar el ingreso de la masajista, que él lo hizo ahí en persona, y que cuando ingresa se encuentra a María marta “en el interior de la bañera con medio cuerpo adentro y medio afuera”.

“La pone en el piso, y le pide a la masajista por la ventana que suba porque María Marta había tenido un accidente”, fue lo que recordó le dijo el viudo. “Todos fueron interrogados y decían la misma versión, yo fui con dos oficiales que trabajan para nosotros”, precisó el comisario.

Sobre el lugar, dijo que la escena del crimen estaba “bastante contaminada” porque el velatorio de María Marta se hizo en la planta alta de la vivienda y que habían concurrido “más de cien personas”.

“Una de las primeras conclusiones que sacamos fue que la víctima había sido atacada en la planta alta, más precisamente en el dormitorio o el baño, e intentó correr ahí porque era el único lugar por donde podía llegar a escaparse o salvarse del asesino”, dijo, y remató: “Me parece que los tiros fueron apoyados en la cabeza”.

Becerra también participó del hallazgo en el pozo ciego de la vivienda de un plomo que la familia desechó pensando era un “pituto”. Fue un tema controvertido en el caso pues cuando la familia de María Marta estaba acusada del crimen o su encubrimiento, se valoró aquello en su contra el hecho, por considerar que se habían deshecho de una prueba clave.

En el juicio se pasaron algunas escuchas telefónicas entre Pachelo y su madre. “¿Por qué no te vas a la concha de tu madre, te tirás por la ventana y me dejás de romper las pelotas?”, le expresó el acusado en ese momento a Silvia Ryan, quien meses después murió tras caer desde su departamento del piso 11 a un patio interno del segundo piso de un edificio de Retiro.

ÚLTIMAS NOTICIAS





error: ¡Contenido protegido!