Dudas sobre la continuidad del proyecto del gasoducto Vaca Muerta-San Nicolás 


La licitación del gasoducto troncal de Vaca Muerta que llegará hasta San Nicolás, el proyecto de ley para promover la exportación de LNG, la reglamentación de la regulación de las exportaciones de gas y la nueva ronda de renovables son algunas de las iniciativas con futuro incierto. El abultado resultado de las elecciones primarias pone en duda varias decisiones estratégicas que debía tomar en los próximos meses la Secretaría de Energía. Gustavo Lopetegui tenía que tomar varias medidas clave en los próximos meses, y que el sector estaba esperando, como la licitación del gasoducto troncal de Vaca Muerta, el proyecto de ley para promover la exportación de LNG, la reglamentación de la regulación de las exportaciones de gas y la nueva ronda de renovables.

Ahora, y por la gran derrota que tuvo el gobierno, esas decisiones están en duda. Se trata de una obra de alrededor de 2.000 millones de dólares que servirá para evacuar el gas no convencional que se produce principalmente en la Cuenca Neuquina. El gobierno ya había lanzado formalmente la licitación del gasoducto troncal, que en la primera etapa iba a tener una extensión de 570 kilómetros (hasta Salliqueló, provincia de Buenos Aires) y en la segunda, de 440 kilómetros, iba a terminar en nuestra ciudad. Hay dudas respecto de cómo puede avanzar una obra de esta magnitud en estos meses de gran incertidumbre política y económica que le queda por delante al país y al gobierno.

El proyecto
El proyecto de ley para promover la exportación de LNG (Gas Natural Licuado) incluye la construcción de una terminal de licuefacción de gas en Bahía Blanca, con una inversión de alrededor de 5.000 millones de dólares. El gobierno ya tenía en sus manos un borrador que la empresa YPF, una de las más interesadas en el proyecto, le había presentado en las últimas semanas a funcionarios nacionales de máximo nivel. Además de la construcción de la planta de licuefacción de gas, una mega obra inédita para la Argentina, el proyecto de ley buscaba blindar las exportaciones de gas para los contratos a largo plazo (20 años) y, también, obtener beneficios fiscales para la nueva terminal. Se suponía que el Poder Ejecutivo iba a ingresar el proyecto antes de n de año, pero ahora esta medida también está en duda por los resultados electorales de las PASO.