Cuatro nicoleños, rumbo al Mundial Ironman 70.3 de Francia 


Son Carolina Dell'Orefice, Ulises Otero, Fernando Piaggio y Leonardo Mercé, quienes consiguieron su clasificación a la máxima cita tras destacarse en noviembre del año pasado en el triatlón de Nordelta. Entre hoy y el miércoles, los representantes de “La Legión” arribarán a Niza para formar parte el próximo domingo de la prueba más importante de la distancia.



Ezequiel Guisone
secciondeportes@yahoo.com.ar

Dentro de siete días, cuatro nicoleños tendrán el tremendo orgullo de representar a nuestra ciudad y al país en la máxima cita del circuito mundial de triatlón Ironman 70.3. La prueba será en Niza, Francia, y en la línea de largada estarán más de 5000 triatletas de todo el mundo, que consiguieron su lugar por destacarse en alguna de las decenas de carreras del circuito a lo largo y ancho del planeta. Carolina Dell’Orefice, Ulises Otero, Fernando Piaggio y Leonardo Mercé se darán el tremendo lujo de competir con la elite del triatlón internacional el próximo domingo en un circuito paradisíaco como el francés, donde buscarán completar el 1.9km de natación, los 90km de ciclismo y los 21 de pedestrismo que componen la distancia.
Los cuatro lograron su pasaje a Niza en el 70.3 de Nordelta, que se corrió en noviembre del año pasado. Allí Otero ganó su categoría y Piaggio fue segundo en la suya, en tanto que Dell’Orefice finalizó cuarta y Mercé undécimo. Y los cuatro no dudaron en aceptar la plaza cuando la organización les confirmó su clasificación, y desde ese momento pusieron su cuerpo y su cabeza en lo que ocurrirá en el próximo domingo. Hoy partirá rumbo a Francia Fernando Piaggio, mañana lo hará Mercé, el martes Carolina y el miércoles arribará a Niza Ulises Otero, que se encuentra en España.
Para el conesero Leo Mercé será su quinto mundial, tras haber competido en Las Vegas, Chatanooga, Canadá y Sudáfrica. “Estoy muy contento de participar nuevamente en un mundial. El camino no es fácil para llegar, cada vez cuesta más por el tema del tiempo, de lo costoso que se puso este deporte y lo difícil que está clasificar por el nivel que hay en todas las categorías”, comentó. “No tuve una de las mejores preparaciones; si bien voy tranquilo porque he entrenado mucho, tuve un virus del hígado hace unos 20 días y no pude entrenar al cien por ciento, pero siempre poniéndole las mismas ganas, la misma pasión, y sobre todo el mismo entusiasmo de poder ser de la partida en otro mundial”, aseguró luego, y expresó: “Uno sabe que el nivel en un mundial es muy alto, así que el objetivo es llegar, disfrutar, pasear… viajo con mi mujer Vanina y mi bebé Manuela, de siete meses, que es una alegría enorme, una energía extra poder compartir el primer mundial con ellas, así que esperando tener la tan ansiada medalla y poderlas abrazar”. “El objetivo es dar lo mejor de uno, como lo he dado en cada entrenamiento, en cada carrera; somos fanáticos de este deporte, nos encanta, hace 15 años que corro y siempre tengo las mismas ganas de salir a entrenar, por más que cueste, por más que los tiempos se acorten un montón, pero siempre con las mismas ganas y la misma pasión. Uno es un privilegiado de estar largando ahí, corriendo en el exterior, tener salud para hacerlo y correr entre tantos locos que amamos el triatlón”.

“Dejar todo”
Carolina Dell’Orefice será la primera nicoleña en correr el Mundial 70.3, y desborda entusiasmo apenas unas horas antes de subirse al avión. “Mi expectativa es poder ‘dar la vuelta’, poder llegar. Si puedo dejar todo lo que entrené y todo el sacrificio que hice durante el invierno para poder entrenar, sería fantástico. Pero si no sale tampoco voy a estar triste, voy a estar contenta igual, porque ya el hecho de haber llegado y de poder ir allá, más aún con todo lo que estamos viviendo acá, me pone re contenta”, expresó, y contó que “La preparación fue bastante dura porque hizo mucho frío este invierno, entonces costaba salir a correr, más que yo no dispongo de mucho tiempo, entonces me tenía que acomodar con los horarios de trabajo, a veces salir a correr a las ocho de la noche con dos grados de temperatura, fue durísimo. Nunca me había pasado tener que entrenar tanto un invierno. De todas maneras no dejé de entrenar nunca, estos últimos dos meses no dejé de cumplir un solo entrenamiento. A veces con más intensidad, a veces con menos, de acuerdo a cómo me sentía, pero cumplí con todo. Y salió bastante bien”. “Allá está haciendo calor así que eso también es un tema a tener en cuenta, más que nada para los que venimos entrenando con frío durante todo el invierno y eso puede afectar. Igual que el circuito en bici, que tiene mucha subida y es bastante irregular… pero yo voy con todas las ganas de poder disfrutar de la experiencia”, expresó la nicoleña.

“A ganar”
Así sale a correr cada carrera Fernando Piaggio, que va por su segundo Mundial (estuvo en Australia en 2016). “Las carreras las voy a ganar a todas, siempre salgo a ganarlas… después la carrera me pone en su lugar, pero en la línea de meta sé que no puedo pensar en otra cosa que en ir de punta. Este es un campeonato mundial y hay que ser realistas, pero igualmente no voy a ir a pasear ni nada de eso, voy a tratar de sacar el mejor tiempo posible”, tiró el nicoleño, que hoy mismo partirá rumbo al viejo continente con su familia. “La preparación para este tipo de carreras normalmente son tres meses, yo sigo entrenando con Pacho (Quiroga), que es una eminencia, y como a todo padre trabajador se hace muy duro, es complicado dedicarle al deporte horas, cansancio, otra alimentación… el entrenamiento encima estos últimos dos meses han sido difíciles, con mucho viento y mucho frío”, explicó Piaggio, y agregó: “Metí mucha cantidad de kilómetros al aire libre, unos mil km por mes en bici, 200 corriendo y unos 20 nadando, por mes. El frío me jugó una mala pasada, perdí un 30% de más de energía de la que esperaba, no te hidratás con el frío y no te das cuenta, y me encontré hace dos semanas muy cansado y tuve que bajar un poquito la intensidad. Ya ahora estoy bien”. Respecto de la carrera, el nicoleño señaló que “Para mí el desafío más grande es el ciclismo, porque es todo montaña, son 50km trepando y 40 bajando. Sé que trepando no le voy a ganar a nadie, pero voy a arriesgar en la bajada. Voy con una bicicleta de ruta y voy a intentar sacar todo el tiempo posible con técnica en la bajada, sin tocar el freno y tratar de meter la bici a la mayor velocidad posible dentro de las curvas de bajada… veremos si me siento bien como para arriesgar mucho o poco, y si me siento bien en la trepada para pedalear fuerte o simplemente tomarlo con tranquilidad. El objetivo final es llegar a la parte de atletismo, que es mi fuerte, con las piernas descansadas y con aire”. “Mi expectativa es representar a mi país, a mi ciudad. Por otro lado a mí siempre me gusta mostrar que se puede, mostrarles a mis hijos y a mis amigos que se puede, y que poniendo fuerza y ganas uno logra sus objetivos. Lucho mucho, peleo mucho por eso, soy una persona grande y sigo a buen nivel, así que se puede”, concluyó Fernando.
Ulises Otero, en tanto, es el triatleta de mejor presente en la ciudad y la región. Con 24 años recién cumplidos, se dio el gusto este 2019 de ganar la general del triatlón de La Paz, y lleva varias semanas en Europa preparándose para este Mundial de Niza. En un breve contacto con EL NORTE, Ulises contó que “Estuve haciendo muchas subidas y bajadas intentando pulir un poco la técnica, después de entrenar tanto en la pista o rodillo”, y señaló que le está costando el tema del viento. En estos días el nicoleño se encuentra en España (“visitando unos amigos y buscando un buen clima”), y el miércoles partirá rumbo a Francia.
La del próximo domingo será una prueba especial, ya que por primera vez este Mundial 70.3 se realizará en tierras europeas. Niza es una ciudad clave del triatlón, ya que en 1982 se disputó la primera competencia de esta disciplina en el continente.