Mercado inmobiliario en alerta por la restricción para la compra de dólares


Las nuevas medidas económicas anunciadas por el Gobierno nacional el domingo y publicadas ese mismo día en el Boletín Oficial, podrían golpear aún más al alicaído mercado inmobiliario. En busca de contener la demanda de dólares, el Banco Central impuso limitaciones a la compra de divisas estadounidenses para concretar operaciones entre residentes. De esta forma, aquellos que deseen adquirir una propiedad deberían contar con la totalidad de los dólares, algo que desde el sector reciben con preocupación.

“En este escenario de restricción para la compra de dólares, la esperanza que nos queda es que la gente que tenía o tenga dólares en el mercado financiero pueda darse cuenta que es mucho más seguro y palpable transferir esos ahorros al mercado inmobiliario”, confía Germán Crigna, titular del Colegio de Martilleros de San Nicolás. “Históricamente, en la Argentina una propiedad es el mejor refugio para los ahorros. Si bien las últimas devaluaciones llevaron a que el valor de la propiedad no estuviera tan firme, cuando la economía se reactive un poco los inmuebles van a recuperar valor”, añadió.
Para Crigna, “esta restricción es más elástica que aquella que había impuesto el Gobierno anterior. “Los particulares pueden comprar cierta cantidad de dólares. Si bien no deja de ser una restricción, me parece que es mucho más light que el cepo anterior. Desde ya que esta nueva disposición nos afecta, pero no perdemos la esperanza de que la gente entienda que el mejor refugio hoy para los ahorros son los inmuebles”, insistió Crigna.

Problema nuevo
Lo concreto es que la nueva disposición viene a generar mayor incertidumbre en un sector de la economía que –al igual que tantos otros- viene padeciendo la coyuntura macro. “Nosotros no estamos atravesando una situación muy alentadora. La devaluación impactó fuerte en el sector inmobiliario fundamentalmente por la suspensión de los créditos hipotecarios en todo el país. Los bancos hoy no están ofreciendo el mismo sistema y la gente no los toma. Además, también hubo inconvenientes con los tomadores de créditos UVA en virtud de que la cuota aumentó demasiado”, explicó Germán Crigna.
En ese sentido, el martillero indicó que previo al anuncio del «cepo light» “el mercado parecía empezar a reanimarse. “Hubo varias consultas. Lo que sucede es que el mercado financiero entusiasmaba más que el mercado inmobiliario. Ahora, en cambio, el ladrillo es la inversión más segura. Ahí no hay cepo que valga, ni restricción ni corralito. El inmueble lo tenés y nadie te lo puede quitar”, dijo.
Finalmente, Crigna advirtió que no todo está paralizado. “La construcción privada se ha frenado, es cierto, como consecuencia de la coyuntura. Pero las empresas que se dedican exclusivamente a la construcción hoy no están bajando los proyectos. En San Nicolás se puede ver edificios que siguen avanzando y eso siempre es un buen síntoma para nosotros”, completó.