La guardia del Hospital reabrió sus puertas y ya recibe pacientes


Desde hoy, los vecinos y vecinas de San Nicolás encontrarán una guardia totalmente renovada y -por mucho- más amplia que la anterior, con una sala de Shock-Room independiente de la entrada general donde estarán los pacientes, un área de observación, sector de admisión, consultorios y salas de espera. El espacio cuenta con un nuevo acceso para optimizar la llegada de las ambulancias. La planta baja está destinada al trabajo asistencial, y la planta superior contiene al cuerpo médico, enfermeros y mantenimiento.
Hay habitaciones, sala de estar y vestuarios, entre otros. Es un importante punto neurálgico para el funcionamiento del hospital, permitirá brindar una mejor calidad de atención a los pacientes.
El Intendente Manuel Passaglia recorrió las nuevas instalaciones y habló con los vecinos que estaban en el lugar. “Hasta el año pasado, la guardia estaba igual que cuando yo era chico y lo iba a visitar a mi papá al Hospital, hasta tenía los mismo bancos”, comentó días atrás. El jefe comunal agregó: “Cuando inauguramos el año pasado el Hospital Zona Norte, mucha gente me decía que era la obra más importante que habíamos hecho, porque significaba un salto de calidad para la atención médica en la ciudad. Hoy puedo decir que esta obra es igual de importante, porque va a traer numerosos beneficios a quienes más lo necesitan, que son todos aquellos que padecen un problema de salud. Porque todos, lo hayamos usado o no, sabemos la importancia de tener cerca un lugar donde nos cuiden”.
De acuerdo a las cifras oficiales, en la guardia del Hospital San Felipe se atienden aproximadamente 250 personas por día, un total de 90.000 personas cada año. La mitad de ellos, son niños.