Le robaron a una familia ramallense en la autopista


Una madrugada de terror vivió una familia domiciliada en Villa Ramallo al haber sido robados en la autopista - a la altura de Zárate - por cuatro sujetos armados y con sus rostros cubiertos. La mecánica del robo habría sido colocar una piedra de grandes dimensiones sobre la cinta asfáltica y esperar que algún automovilista impactara contra ella. Les llevaron todos los efectos de valor.


En los primeros minutos de la madrugada del lunes los integrantes de una familia que se domicilia en Villa Ramallo pasaron un momento de terror a la altura del km. 105 de la autopista. En un automóvil Peugeot 207 viajaban una pareja, sus dos criaturas de 6 años y 6 meses, de edad, y una hermana de la mujer. En un momento determinado el vehículo impactó contra una piedra de importante tamaño que estaba sobre el pavimento, esto hizo que se destruyera la llanta y reventara uno de los neumáticos. El conductor luego de mucho esfuerzo logró maniobrar para no volcar y estacionó algunos metros más adelante. La pareja regresó caminando para quitar la piedra del lugar e impedir que otros automovilistas sufrieran el mismo problema, pero no la hallaron.
Regresaron al auto y cuando se aprestaban a cambiar el neumático fueron abordados por cuatro delincuentes. Todos armados, vestidos de negro y con sus rostros cubiertos, los amenazaron y les pidieron que les dieran todo lo que tuviesen de valor. Los delincuentes actuaron tranquilos, en ningún momento ejercieron violencia y parecían saber perfectamente lo que hacían, aseguraron las víctimas ante EL NORTE. Al parecer, y siempre continuando con el relato de ellos, en ese lugar ya se habrían producido varios hechos de estas características y parecería ser que nadie toma cartas en el asunto. En algunos sectores se afirma que se estaría ante una zona liberada y que nadie hace nada al respecto.

Un momento muy duro
Tamara Grassi - la mujer que viajaba en el vehículo junto a su familia - contó lo vivido a las 2,30 hs. del lunes al regresar desde Capital Federal. “Veníamos viajando tranquilos y a una velocidad normal. Mi esposo manejaba, yo a su lado y atrás los chicos con mi hermana. En un determinado momento sentimos que el auto impactó sobre algo que estaba sobre el pavimento, se reventó el neumático, pero mi marido logró mantener el auto para que no ocurriera algo peor. Creímos que era una piedra y volvimos para sacarla e impedir que alguien más la chocara, pero no encontramos nada. Cuando vamos regresando al auto para cambiar la goma escuché algunos ruidos en los pastizales, pero pensamos que podía ser algún animal y seguimos. Cuando mi marido estaba sacando la otra goma del baúl aparecieron los cuatro tipos armados y bajo amenazas se llevaron todo lo que teníamos”, dijo la mujer. Luego de cometer el ilícito los ladrones les dijeron que se quedaran tranquilos, que cambiaran el neumático, pero que no los miraran cuando se daban a la fuga. Perdiéndose en la oscuridad de la noche por el mismo lugar por donde habían aparecido.
“Lamentablemente hay que agradecer que no nos hicieron nada y dentro de todo nos trataron bien. Pero es un momento que no se lo deseamos a nadie y aún hoy -por ayer - estamos muy consternados por lo que vivimos”, aseguró Tamara.


Fotos Raúl Urbina