Por falta de respuestas, los trabajadores de JMA deciden nuevas medidas


Tras una nueva audiencia de conciliación en el Ministerio de Trabajo, el reclamo de pago de deuda salarial expuesto por los trabajadores no encontró respuesta de los empresarios. Con la planta paralizada y en un contexto de fuerte incertidumbre, se espera que las medidas de protesta se profundicen.

El lunes de esta semana, en la delegación local del Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires tuvo lugar una nueva audiencia de conciliación entre los trabajadores enrolados en la Unión Obrera Metalúrgica y los representantes de la empresa JMA Argentina, quienes se encuentran en conflicto por reclamo de incumplimiento en las obligaciones salariales.
Por la parte actora estuvieron presentes el delegado de Personal, Guillermo Díaz, uno de los trabajadores en conflicto, Bruno Pereyra, y el dirigente de la UOM San Nicolás, Pedro Carrizo, quienes volvieron a manifestar que ante el representante de la empresa el reclamo de una deuda correspondiente al 20 % de los haberes de setiembre, el total de los haberes de octubre, el medio aguinaldo correspondiente al primer semestre de 2019, el retroactivo de Paritarias 2019 como también la suma no remunerativa y el bono otorgado por decreto del Poder Ejecutivo Nacional. En tanto Claudio Russo, en carácter de presidente de la empresa JMA S. A., dejó manifiesto que toma conocimiento del reclamo sin reconocer hechos ni derechos. Por tal motivo, por estas horas los trabajadores de la planta dedicada a la fabricación de llaves decidirán en Asamblea los pasos a seguir.
Tal como explicara este medio, la firma JMA estaba conformada por una sociedad de empresarios argentinos y españoles. Cuando la situación económica comenzó a deteriorarse por la fuerte caída de la demanda, los socios argentinos se retiraron de la compañía por lo que JMA quedó bajo la administración de los socios españoles. A partir de entonces, los trabajadores comenzaron a verse fuertemente perjudicados por el incumplimiento en las obligaciones por parte de los empresarios. Los trabajadores siguieron cumpliendo con sus tareas como mecanismo para defender la continuidad de la empresa y sus puestos de trabajo. Pero la buena voluntad de los trabajadores no encontró eco en los empresarios. Por tal motivo, los 21 empleados de planta permanente y la decena de trabajadores fuera de convenio que emplea JMA Argentina resolvieron paralizar la planta. La mayoría de los empleados son nicoleños.