Un congelamiento que distorsiona la tarifa plana en el transporte público


Entre lunes y martes, Vercelli Hnos presentaría en Mesa de Entrada del Concejo Deliberante un pedido formal de aumento de la tarifa de transporte público, que sería tratada en el recinto el 20 de diciembre. Por estas horas, se analiza «descongelar» el valor del boleto que abonan jubilados y estudiantes para que el incremento que se apruebe no impacte de manera tan agresiva en el resto de los usuarios. Los jubilados pagan hoy un boleto de 50 centavos, en tanto que los estudiantes abonan 1 peso. Para el resto de los usuarios el servicio cuesta $ 21,45.


Guillermo Insúa
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

La tarifa plana en el transporte público local ha quedado muy retrasada en relación a los valores que se le aplican al servicio en la enorme mayoría de los municipios bonaerenses. Aunque hay una comparativa que deja claramente expuesto ese retraso: en Rosario, donde el valor del boleto siempre fue levemente inferior al de San Nicolás, la tarifa actual es de $ 32,50 mientras que en nuestra ciudad el boleto cuesta $ 21,45.
Según pudo saber EL NORTE, entre mañana y el martes la empresa Vercelli Hnos presentaría en Mesa de Entrada del Honorable Concejo Deliberante (HCD) un pedido formal de actualización de la tarifa plana, que se trataría en el recinto el 20 de diciembre.
Desde hace ya un varias semanas, representantes de la empresa prestataria del servicio vienen analizando con el oficialismo las distintas variables que conforman la formula polinómica. Tal como adelantara este medio, el resultado de esa ecuación arroja un valor de referencia de $ 46,77 para el boleto plano, aunque ese cálculo se hizo antes de los últimos tres aumentos aplicados sobre los combustibles.
Lo concreto es que esos $ 46,77 por boleto es sólo un valor de referencia, con lo cual no necesariamente se ajusta al pedido que pueda hacer la empresa.
Ahora bien, por estas horas se analizan variables que permitan que el impacto del nuevo aumento no sea tan fuerte para la mayoría de los usuarios. En concreto, se avanza en la posibilidad de «descongelar» la tarifa que pagan jubilados y estudiantes a fin de que ello reduzca el impacto del incremento en el valor del boleto plano que corresponde actualizar.
Por ordenanza (Nª 8147/11) promulgada el 29 de diciembre de 2011, los jubilados y pensionados que perciben el haber mínimo pagan un boleto de 50 centavos veinte veces al mes. Una vez superada esa cantidad de viajes, empiezan a abonar el 45 por ciento del valor de la tarifa plana, esto es $ 9,65.
En tanto la ordenanza 9614 sancionada en 2017 establece el costo del boleto estudiantil en 1 peso. Ambas tarifas no se actualizan desde sus respectivas promulgaciones, lo cual genera grandes distorsiones puesto que el diferencial que no pagan jubilados y estudiantes en relación al costo real del servicio debe ser abonado por quienes pagan la tarifa plana completa. Esto no sólo es distorsivo sino también atenta contra el carácter progresivo que debe tener el costo del servicio puesto que muchas familias de clase media pagan hoy 1 peso por cada viaje de un hijo estudiante mientras que una persona de ingresos bajos debe abonar 21,45 pesos para movilizarse a su lugar de trabajo, y otro tanto para regresar a su casa.

Polinómica modificada
Atendiendo a esta situación, por estas horas se analiza la posibilidad de aplicar aumentos sobre las tarifas de jubilados y estudiantes para que el costo del boleto plano pueda actualizarse a valores más razonables.
Lo curioso es que este esquema de tarifas congeladas existe prácticamente en San Nicolás y en ninguna otra parte. De hecho, en Rosario los estudiantes pagan el 50 por ciento de la tarifa plana.
Dos fuentes de distinta procedencia le confiaron a EL NORTE que Vercelli Hnos habría presentado esta semana un esquema tarifario atendiendo un reajuste en las tarifas que pagan hoy jubilados y estudiantes, cuyo resultado en ecuación polinómica arroja un costo de 38 pesos para el boleto plano, lo cual representa un aumento de 77 por ciento sobre el valor actual. A criterio del bloque mayoritario del HCD, ese porcentual de actualización suena poco razonable.
Por información, y por sensaciones de quien redacta la nota y conoce los pormenores del devenir de las conversaciones, el incremento a conceder se ajustaría entre los 33 y 34 pesos, lo cual se acercaría al costo que tiene el servicio en Rosario (donde por estas horas se evalúa un nuevo aumento) y a distritos bonaerenses de las mismas características demográficas que San Nicolás.
En nuestra ciudad se cortan (+/-) 1.200.000 boletos estudiantiles al año, lo cual inyecta al sistema 1.200.000 pesos anualmente. Llevando el costo del boleto estudiantil a la mitad de la tarifa plana se sumarían al sistema unos 20 millones de pesos por año, lo cual permitiría «pisar» un poco el costo de la tarifa plana que pagan el resto de los usuarios, no sólo para el nuevo incremento sino para los que se apliquen en adelante.El mismo razonamiento cabe para la tarifa que pagan los jubilados, cuyo corte de boletos ronda los 50.000 por mes, es decir unos 600.000 al año..

Subsidios, la gran duda
El otro tema a tener en cuesta es el de los subsidios. En ese punto, hay cierta expectativa en que el Gobierno nacional y provincial que asume el próximo martes resuelva descongelar los subsidios que Macri y Vidal metieron en el freezer, una política que encareció fuertemente el valor del boleto. De hecho, esta semana el propio Alberto Fernández dio pistas de las intenciones del nuevo Gobierno en reimplantar una política de subsidios que posibilitará, indirectamente, recomponer el poder adquisitivo del salario.
Para tener una referencia, el boleto plano en diciembre de 2015 costaba 7 pesos en San Nicolás. Es decir que en cuatro años, por inflación y congelamiento/quita de subsidios, en valor de la tarifa plana aumentó más de un 200 por ciento.