Martín Espíndola: “Esta medalla es para San Nicolás”


En la prueba por equipos de gimnasia que integra varias disciplinas y conjuntos conformados por trece deportistas de distintos países, el nicoleño hizo un buen aporte para que su combinado obtuviera el segundo lugar. De esta manera, el gimnasta de la “Escuela Conesa” se ganó su medalla plateada en Buenos Aires y entró en la historia grande del deporte de San Nicolás.


Ezequiel Guisone
enviado especial
secciondeportes@yahoo.com.ar

Los Juegos Olímpicos de la Juventud tienen la particularidad de que en varios deportes se realizan pruebas por equipos, en las que atletas de diferentes nacionalidades integran un mismo equipo. Y uno de estos casos, en la ciudad de Buenos Aires, ocurrió en gimnasia. La competencia, en esta oportunidad, consistió en unir en un mismo equipo atletas de diferentes países y varias especiales. Así, en cada grupo hubo representantes de artística, rítmica, acrobática y trampolín. En ese contexto, dos argentinos sobre el cierre de la actividad del miércoles ganaron medallas. Y uno de ellos fue el nicoleño Martín Espíndola (artística), quien se quedó con la plateada en el denominado equipo Max Whitlock (el otro fue Santiago Escallier de trampolín), que ganó la de bronce con el Oksana Chusovitina). De esta manera, después del oro conseguido en el mediodía argentino por la remera Sol Ordas en la especialidad singles scull, el deporte de San Nicolás alcanzó su segunda presea; un logro verdaderamente histórico. Espíndola compartió su presea con deportistas de Portugal, Japón, Ecuador, Costa Rica, Rusia, Egipto, Malasia, Kazajstán, Estonia, España y Gran Bretaña. Ellos fueron Madalena Cavilhas, Manuel Candeias, Takeru Kitazono, Pablo Calvache, Camila Montoya, Kseniia Klimenko, Zeina Ibrahim Zeina, Hoh Rayna Khai Ling, Roza Abitova, Adelina Beljajeva, Robert Vilarasau y Jessica Clarke.
En diálogo con EL NORTE tras esta conquista inolvidable, ya en la tranquilidad de la Villa Olímpica, Martín confesó que “estar en el podio con todo el equipo fue algo tremendo”. “No tengo explicaciones; todavía no caigo por tener una medalla olímpica en mis manos. Es una locura. Estoy muy feliz”, resaltó Espíndola, señalando luego que en esta competencia “cada uno en su deporte tenía que sacar una nota; si la nota era mejor que la del otro equipo se sumaba”. “Esto fue en todas las disciplinas de gimnasia, solo de gimnasia. Todos hicimos mucha fuerza y yo sumé cuatro notas para mi equipo así que me siento parte de este logro”, destacó.
Vale apuntar que en la previa de la obtención de esta medalla, Espíndola había completado su último aparato, al presentarse en la clasificación de la Barra fija. Con su puntaje (11.366) el gimnasta de apenas 16 años se ubicó en el 26º puesto entre un total de 36 participantes. Cabe destacar que Espíndola logró clasificarse a la final de Salto, en la que los ocho mejores irán por la medalla. Esa prueba se desarrollará el domingo por la tarde. Y buscando llegar en igual de condiciones con los otros deportistas, viene realizando ejercicios de kinesiología por un dolor que arrastra casi que desde que inició su participación en estos Juegos y la cual le viene impidiendo desenvolverse con naturalidad. “Sufrí un golpe en el pie en la entrada en calor antes de competir en Paralelas, pero bueno son cosas del deporte”, contó. Por último, al ser consultado acerca del afecto que viene recibiendo, Martín valoró que “se siente el apoyo de la gente y obviamente el apoyo de San Nicolás”. “Me llegaron un montón de mensajes y lo agradezco un montón. Me están dando mucho cariño. Esta medalla es para San Nicolás”, manifestó, entre sentimientos de felicidad y emoción; con una sonrisa que iba de oreja a oreja.