Suba en Ingresos Brutos afectaría las operaciones en el puerto local


Representantes de los puertos privados, de las industrias química y petroquímica y los exportadores de cereales expusieron en el Senado bonaerense su rechazo al incremento en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos que el gobierno de Axel Kicillof busca aplicar a la actividad portuaria en el marco de la Ley Fiscal 2020. En su artículo 100, la iniciativa prevé un incremento del Impuesto sobre los Ingresos Brutos (II.BB.) de las operaciones en los puertos. En algunos casos, el aumento llega hasta el 1.400%.
El argumento del Gobierno se basa en que “algunos pocos sectores (concentrados y minoritarios) se han enriquecido como consecuencia del plan económico aplicado durante los últimos cuatro años”, señala uno de los considerandos. El incremento no es sólo de 14 veces: la alícuota llega a equivaler a casi el 50% del valor del servicio prestado por una terminal: carga, descarga y removido de mercaderías. Además, la medida cambia el criterio de la base imponible: reemplaza el precio del servicio prestado por el peso de los bienes operadas en los puertos. Así, cada tonelada embarcada tributará $93; la descargada $278, y la tonelada removida $46. Sólo se exceptúan las mercaderías en tránsito, arena, piedra y la pesca artesanal.

Preocupación en San Nicolás
El universo afectado por la iniciativa de Kicillof es casi total: contenedores y carga proyecto de Dock Sud y La Plata; granos, aspas de molinos eólicos y químicos en Quequén y Bahía Blanca; pesca de exportación en Mar del Plata; fertilizantes de Campana; productos siderúrgicos de San Nicolás, o los autos de Zárate. En el caso de San Nicolás la preocupación es muy grande en virtud del temor a que los barcos dejen de operar aquí para hacerlo en Rosario donde el costo sería mucho menor a lo que será en jurisdicción bonaerense. En el caso de la importación de graneles como fertilizantes, las cámaras calcularon un costo de hasta US$ 11,5 millones. “Claro que estamos preocupados, porque de instrumentarse este aumento los operadores se irán a Rosario y caerá la actividad en el puerto de San Nicolás. Eso afectaría mucho al trabajo”, le dijo a EL NORTE Sergio Shutte, secretario general de la seccional San Nicolás de APDFA (Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles Argentinos Administración General de Puertos y Puertos Argentinos). El gremio APDFA es el más importante de los portuarios. En San Nicolás representa a un centenar de trabajadores, que en la mañana de este jueves se manifestarán en el playón del Puerto de nuestra ciudad en rechazo al incremento del tributo. “Hicimos sondeos [con funcionarios del Gobierno] que nos habían manifestado que el artículo 100 sería retirado de la Ley. Eso nos tranquilizó mucho. Pero hoy nos confirmaron que el artículo 100 no se toca”, agregó Shutte. En rigor, el gremio que conduce Shutte tenía prevista la manifestación en reclamo de que se instrumente el dragado del canal de acceso al puerto local puesto que la bajante del río y el incremento de sedimentos ha dejado el calado en 8 m cuando los barcos necesitan 10m para ingresar sin problemas. “A ese reclamo ahora le sumamos la protesta por el incremento en Ingresos Brutos, que de aplicarse sería gravísimo para todos”, apuntó el dirigente portuario. De todas formas, el tema aún es motivo de discusión en la legislatura bonaerense.
Vale agregar que el Consorcio de Gestión del Puerto de San Nicolás se encuentra gestionando con los nuevos representantes de la provincia la ejecución del dragado, que consideran debe iniciarse de manera urgente. La obra ya fue licitada y contratada en 2019 por Provincia. La adjudicataria es la firma SABAVISA S.A., que aún no ejecutó el trabajo.

Más repercusiones
La Cámara de Puertos Privados Comerciales, la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales sostienen que el proyecto generará “asimetrías negativas” con otros puertos, como el de Buenos Aires, que tributa el 1% de Ingresos Brutos (contra el 4,5% proyectado). Y advirtieron sobre una “imposición confiscatoria” que excede la capacidad contributiva del contribuyente.
“El impacto es muy negativo y creemos que el proyecto es inconstitucional”, manifestó Martín Brindici, gerente general de la Cámara de Puertos Privados Comerciales. “En los puertos graneleros -continuó- la medida implica una suba de 1.400% del impuesto. En los puertos de contenedores, el impacto llega al 20% en la importación y 48% en la exportación”. Por su parte, el presidente del Puerto La Plata, José María Dodds, destacó que “la asimetría va a ser tan grande con respecto al puerto de Buenos Aires que la carga no va a venir al puerto, afectando el desarrollo regional y las fuentes de trabajo de Berisso, Ensenada y La Plata”. En tanto, el presidente del Puerto de Bahía Blanca, Miguel Donadio, manifestó que esto “afectará fuertemente la competitividad y provocará una baja en la actividad. Es un golpe a la autonomía de los puertos”. Alejandro Semmartin, presidente del Puerto de Dock Sud, indicó: “Se va a recaudar más, pero se va a perder el volumen de carga. En contenedores directamente se irán a Buenos Aires. Esperemos que revean la medida”.
Si esto prospera, puede provocar movilizaciones como la de San Nicolás en todos los puertos, tal como ocurriera en 2009. Ese año, el entonces gobernador Daniel Scioli remitió el proyecto de ley de Presupuesto 2010, y logró su sanción. El dato llamativo es que el artículo 26 de aquella ley era exactamente igual al artículo 100 del proyecto de Kicillof: sólo se actualizan los montos fijos. Aquel año, la presión logró una nueva ley que suspendió los efectos del artículo 26.