Prisión efectiva para el acusado del femicidio de Florencia Coria


El hombre había estado prófugo durante el miércoles, cuando escapó de su casa al enterarse de la muerte de la mujer de 27 años, madre de su hija.

Hoy al mediodía en los tribunales Provinciales de Villa Constitución, Cristian Cabrera, el hombre acusado de rociar con alcohol y prender fuego a su pareja, Florencia Coria (27), fue imputado de homicidio calificado en grado de tentativa y femicidio en grado de consumado, luego de que la víctima falleciera en el HECA producto de las quemaduras que afectaron el 90 % de su cuerpo. Luego de que Cabrera se diera a la fuga estando con prisión domiciliaria desde lo acontecido el pasado 29 de diciembre -dictada por el Juez Ignacio Vacca-, en esta oportunidad, la Justicia le dictó prisión preventiva efectiva por 90 días.
Según informaron fuentes policiales, el prófugo fue identificado y denunciado por vecinos la noche del mismo miércoles, pasadas las 23, en inmediaciones de Estanislao López al 800, de Pérez. Lo reconocieron gracias a las imágenes que fueron difundidas luego de que el presunto femicida huyera de su casa, en Mitre al 800, de Villa Constitución, donde permanecía con prisión domiciliaria. La mujer falleció la mañana del miércoles en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde había ingresado el 29 de diciembre, con quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo. Ni bien trascendió su deceso, el marido, quien había sido imputado por tentativa de femicidio por el juez penal Ignacio Vacca, escapó. Estaba en su casa tras ser internado en el Samco local, también con quemaduras. Cuando lo detuvieron, tenía puestas las vendas y se veían las heridas.

Pedido de captura
La fuga de Cabrera causó indignación entre familiares y allegados de la joven, que se quejaron de que, ante la evidencia de que el hombre había sido el autor del crimen, no quedara detenido en una celda. "Estaba en la casa como si fuera un country", dijo la madre de la víctima cuando el hombre se fugó. El hombre se encontraba con pedido de captura cuando tras la muerte de su mujer no acudió a la audiencia de revisión de medidas cautelares en la que se le iba a informar que quedaba acusado de homicidio calificado por el vínculo y por mediar violencia de género. Cabrera estaba bajo arresto domiciliario y al cuidado de su pequeña hija, cuya tenencia le fue quitada.
Florencia tenía 27 años, era rosarina y madre de dos hijos, un nene de siete años y una pequeña de tres, ésta última fruto del vínculo con el hombre al que en un primer momento se le imputó tentativa de homicidio calificado y femicidio, figura legal que cambió consumado el delito. Tras una feroz pelea con su pareja, el pasado 29 de diciembre su marido la roció con alcohol y le prendió fuego. Sufrió graves quemaduras que le provocaron la muerte.
El atacante tenía un largo historial de denuncias de violencia de género. Al otro día del ataque que sufrió Coria, la fiscal Analía Saravalli se trasladó al hospital e imputó a Cristian C. de tentativa de homicidio y femicidio agravado por el vínculo y pidió prisión preventiva efectiva para el marido de la mujer atacada. Pero el juez de Instrucción Penal Preparatoria Ignacio Vacca ordenó que luego de que le dieran el alta médica, Cabrera fuera trasladado a su casa para cumplir la detención domiciliaria hasta el 10 de enero. Muchas denuncias "Tiene muchas denuncias, en la comisaría 8ª, en la comisaría 7ª, en tribunales", contó la mamá de la víctima, quien aseguró que Cabrera no sólo había golpeado a su hija en reiteradas oportunidades sino que esta vez "la quemó y la encerró, mi hija pedía a gritos que le abrieran la puerta y no lo hizo". En su descargo, el acusado, que tenía quemaduras de segundo grado y un corte en el hombro, declaró que su mujer se había herido a sí misma para inculparlo y argumentó que las quemaduras que él mismo sufrió en el entredicho las había sufrido al intentar disuadirla. Pese a su descargo, quedó detenido a disposición de la Justicia. El miércoles, cuando trascendió la muerte de Florencia, Cabrera abandonó su casa en Villa Constitución, donde había constituido su domicilio para cumplir la prisión que le había dispuesto el juez Ignacio Vacca. No tenía ni pulsera ni custodia policial. Estuvo prófugo hasta la noche, cuando fue denunciado por un vecino de Pérez. Sin resistencia En un primer momento, trascendió que habían sido los mismos habitantes de la vecina ciudad los que lo habían aprehendido, pero con el correr de las horas se supo que el hombre intentó refugiarse en la casa de gente que conocía porque había vivido en Villa Constitución, la que se negó a ser cómplice de su fuga y terminó denunciándolo al Comando Radioeléctrico de Pérez, que inmediatamente acudió para detenerlo.
Si bien vecinos dijeron que Cristian C. estaba "como perdido, quizás drogado", el comisario Natalio Marciani, vocero de la policía de Villa Constitución, afirmó que según el parte médico, el hombre no estaría bajo el efecto de ningún tipo de sustancia. El imputado se entregó sin ofrecer resistencia, afirmó.