Se demora la finalización de las obras financiadas por Provincia


Los trabajos de entubamiento del zanjón San Nicolás y la construcción de 100 viviendas en barrio San Francisco casi no avanzan. El financiamiento comprometido en la etapa anterior del Gobierno bonaerense se frenó después de las elecciones de octubre, lo cual afectó severamente el avance de obra. La redeterminación de costos también genera un nudo difícil de desatar.


Guillermo Insúa
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Tanto en el ámbito público como privado, proyectar cualquier cosa en la Argentina siempre será una tarea que supone grandes riesgos, básicamente porque en este país los cambios de dirección se suceden en forma radical y en períodos de tiempo –a veces– relativamente cortos.
En el sector público, el financiamiento de proyectos está condicionado muchas veces por lo que sucede en la arena política. Ejemplos hay mil. Pero vamos a centrarnos en dos que son un reflejo del presente y tienen impacto en San Nicolás.
La obra de entubamiento del zanjón San Nicolás como la construcción de 100 viviendas en barrio San Francisco casi no avanzan y en ambos casos la razón concreta es el freno al financiamiento comprometido por Provincia.
En el caso del cubrimiento del canal que atraviesa a la zona sur de la ciudad los trabajos debieron haber terminado en noviembre, según se dijo en octubre. Pero, a casi nada de completarse el cien por cien de los trabajos, la finalización de la obra se demora.
De acuerdo con lo que fuentes fiables le confían a EL NORTE, aquí la maraña del asunto está en las dificultades para cumplir con la redeterminación de costos en un contexto donde la economía macro se terminó de descontrolar después de las PASO de agosto. La redeterminación de costos es una de las variables centrales en el pliego de bases y condiciones de cualquier licitación de obra pública de grandes magnitudes y largos plazos. Fundamentalmente porque es el seguro que tienen las empresas que resultan adjudicatarias de no perder dinero en un país donde la inflación alta es tan representativa de la identidad nacional como Maradona y el dulce de leche.
Claro, hay gobiernos que sobresalen más que otros en eso de empeorar las cosas. El descalabro total de la economía macro durante los últimos dos años de la gestión macrista es muy evidente al momento de comparar el presupuesto original proyectado para el entubamiento del zanjón San Nicolás y lo que terminará costando si se cumple con la redeterminación de costos. En 2017 la obra tenía un presupuesto de 323 millones de pesos, según el proceso licitatorio que concluyó con la adjudicación de los trabajos a la UTE conformada por las empresas Luciano S. A. y Fontana Nicastro. La obra iba a estar terminada en noviembre del año pasado, de acuerdo con los plazos estimados. Según supo este medio, la redeterminación de costos hoy constituye un presupuesto que supera los 900 millones. Sí, tres veces lo que se presupuestó originalmente.
Por tratarse de una obra de infraestructura hidráulica, el financiamiento corresponde a Provincia. Una provincia que hoy transita un rumbo diferente en materia de prioridades de gestión. Y–también– una provincia que se encuentra en virtual default. De hecho, el gobernador Kicillof admitió esta semana que no podrá pagar hasta mayo una obligación de deuda por 250 millones de dólares que vence el 26 de este mes. Esto mismo en el macrismo se denominaba «reperfilar». Lo importante para el Gobierno municipal, y para los vecinos de zona sur, es que los trabajos de entubamiento –en términos materiales– están a poco de completarse.

Viviendas
La suerte del zanjón San Nicolás se le parece a la de la obra de construcción de cien viviendas en barrio San Francisco, donde los trabajos avanzan con el freno puesto.
Fuentes del Gobierno local anunciaban a mediados de 2019 que las casas se sortearían en diciembre. En diciembre expresaban –en off– que las unidades estarían terminadas en febrero de 2020. Ahora ese plazo se extendió –por lo menos– hasta abril. ¿Qué ocurrió? Básicamente, en octubre hubo una elección que cambió el curso del barco. Y donde manda Capitán…Para peor, cuentan, personas amigables con lo ajeno (cacos friendly) se han llevado materiales del lugar.
Así las cosas, la edificación de cien viviendas en la zona oeste avanza lentamente, con pocos obreros. Y –según aseguran en off– con financiamiento del municipio. “En San Nicolás toda obra que se inicia se termina. Si no nos mandan la plata, lo hacemos con recursos propios”, manifiestan habitualmente desde el Gobierno local.
Lo concreto es que estas dificultades abonan lo que se escribe más arriba: proyectar en la Argentina es una tarea riesgosa.
La eterna crisis de la economía macro no ha encontrado solución con ninguna de las recetas aplicadas hasta el momento. Aunque, es cierto, hubo períodos donde la economía micro funcionó mejor y ello explica los resultados de la última elección nacional y provincial.