Provinciales, a la espera de detalles sobre el incremento de 4.000 pesos


El gobierno provincial de Axel Kicillof estudia por estas horas varias opciones para implementar un aumento a los empleados estatales en línea con el incremento nacional de $4 mil, aunque en un escenario de fuerte restricción fiscal aún no está definido el monto, el alcance ni el modo de pago. Así los estatales provinciales, que no son pocos en San Nicolás, se mantienen expectantes de las novedades que tanto los nacionales como los municipales ya pudieron conocer.

Kicillof tomó la decisión de pagar el bono, lo que transforma a Buenos Aires en una de las pocas provincias que lo hará. El jefe de Gabinete, Carlos Bianco, lo reafirmó: “La decisión política está, pero estamos viendo con qué recursos contamos”, dijo.
La ambigua definición está relacionada con las dificultades de la provincia para definir el financiamiento del incremento cuando aún no tiene parámetros claros en el frente fiscal, sobre todo por la falta de resolución de la negociación con los bonistas privados del primer vencimiento del año y, también, por no contar aún con el presupuesto.
El gobierno nacional decidió que pagará la suba en dos tramos: uno de $3 mil con los sueldos de febrero (se cobra en marzo) y otros mil que se agregarán con los de marzo (se cobra en abril), y excluyó a quienes perciban sueldos de $60 mil brutos, lo que implica un salario neto menor a esa cifra.
Pero en la provincia, aunque en las últimas horas trascendió un coto fiscal de $2 mil millones para la medida, lo cierto es que aún no está definido siquiera el monto del incremento: podrían ser $4 mil u otra cifra. Fuentes del Ejecutivo indicaron a la agencia de noticias DIB que tampoco está decidido si se pagarán en cuotas ni cuándo.Otra de las incógnitas que persiste es la metodología de aplicación. En este punto, en gobierno baraja en principio dos opciones: avanzar vía decreto o incluir la cuestión en la paritaria que abrirá con los trabajadores estatales, que vienen presionado desde hace unas semanas para comenzar a negociar.
De hecho, la administración Kicillof sólo confirmó la decisión de otorgar el plus y una negativa: el rechazo al pedido de algunos gremios para que el incremento se compute como recuperación del poder adquisitivo perdido en 2018 y 2019 y no a cuenta de aumentos futuros.
La otra cuestión pendiente de definición es el alcance: se especula con la posibilidad de que los docentes, cuyos gremios acordaron una cláusula gatillo aún vigente, no sean incluidos. En ese marco, la incógnita es si los efectivos de la policía bonaerense cobrarán o no.