Prendieron fuego la casilla de un sujeto acusado de abusar de dos menores


Todo comenzó a mediados de la semana pasada, cuando una mujer de 45 años escuchó con horror el relato de su pequeña hija de 9 años quien le contó que cuando iba a jugar a la casa de su amiguita de la misma edad, el padrastro de esta, un hombre de 60 años, las hacía ver películas pornográficas mientras en un perverso juego las tocaba. La mujer horrorizada rápidamente dio aviso a la policía y se presentó en la Comisaria de la Mujer y la Familia para denunciar semejante horror.
Asimismo la mujer indignada, junto a familiares, vecinos y amigos fueron a reclamarle al sujeto e intentaron lincharlo por la atroz denuncia que pesaba sobre el mismo. Rápidamente la policía llegó al lugar y tras allanar la morada aprehendió al investigado. Aun así los ánimos en el barrio seguían caldeados y un numeroso grupo quería prender fuego la casa, por lo que un móvil del Comando de patrulla debió apostarse en el lugar custodiándolo. Se solicitó también la presencia del grupo GAD para apaciguar los ánimos.

Incendio
Los días pasaban y la bronca iba en aumento. Los vecinos denunciaban que serian más los casos de abuso a menores por parte de esta persona y querían hacer justicia por mano propia. Fue en la noche del domingo, madrugada de ayer, cuando a raíz de una llamado al 911, se hizo presente personal del Comando de patrullas en la vivienda precaria de calle Pedro Mendoza 1369, donde se estaría desarrollando un incendio, el cual sería provocado por vecinos del lugar. Al llegar a la dirección señalada, un grupo de personas estaba enardecida acusando al dueño de la propiedad de abusador de menores, siendo que en ese momento no había nadie en la vivienda. Los efectivos rápidamente dispersaron a los manifestantes y debieron convocar a los bomberos debido a que la casa estaba incendiándose. Una vez que el autobomba de la dotación de Bomberos de San Nicolás llegó al lugar, extinguió el fuego de la vivienda. Por suerte no hubo que lamentar víctimas. Interviene la UI Nro. 4