Agustín Riffel “Nada se puede comparar con la experiencia de representar a Argentina y a nuestra ciudad”


El joven atleta que estuvo ternado para el Plumi en Karate en las ediciones de los años 2011 y 2012 y que obtuvo en 2019 el galardón del mejor en esa rama de las Artes Marciales, logró importantes actuaciones durante las temporadas 2018 y la pasada. En este 2020 cursará el 5to y último año de Bioquímica, no obstante lo cual, ya tiene definido como y con quienes entrenará para seguir cosechando triunfos y más lugares en los podios.


Oscar Rubén Tello
secciondeportes@yahoo.com.ar

Otro deportista que recibió el Plumi 2019 fue Agustín Riffel, alumno del Centro de Karate-Do San Nicolas a cargo del Sensei Jesús Latapy. Durante temporadas anteriores y en el transcurso de la correspondiente al año pasado, Agustín tuvo logros de real significado y en 2013 se presentó en Uruguay. EL NORTE lo invitó a nuestra redacción y haciendo un alto en su entrenamiento y al tiempo que le depara sus estudios universitarios, el futuro bioquímico nos visitó y este fue el diálogo entablado:

- EL NORTE: ¿Cuando comenzaste a practicar esta rama de las Artes Marciales y con quién.?. Pero ¿tenias en mente dedicarte al Karate?
- Agustín Riffel: Mis padres me alentaban a que hiciera algún deporte, pues mis compañeros ya participaban en algunos. No me llamaba la atención ninguna disciplina deportiva común, hasta que a los 5 años y caminando con mi mamá por Brown pasando Av. Falcón vi por la vidriera a Jorge Raffaelli practicando karate y le dije a mi mamá:´Yo quiero hacer eso´, sin saber que era. Mi papá lo habia practica antes y él conocia de que se trataba.. A esa edad arranqué entonces con Raffaelli en el Club San Nicolás donde se practica el estilo Shotokan y en 2007 me pasé al estilo Schito Ryu en el Centro de Karate-Do de Jesús Latapy. Es decir que desde hace 17 años lo vengo haciendo”

- ¿Que diferencia existe entre ambos estilos?
- “Los estilos varian según las zonas y los maestros. Nosotros practicamos Schito Ryu que proviene, en conjunto, de dos estilos y un maestro que tuvo a su vez dos maestros y en base a lo que ellos le enseñaron creó ese estilo propio. Por su parte, el Shotocan fue creado por otro maestro y con otras bases. El Shotocan proviene de Japón y el Schito Ryu es de Okinawa.. Jorge se basaba mucho en la parte de Dojo que es la base y la escuela de ese estilo y practicamente yo no conocia lo que era la competencia, que tanto me gusta y con Jesús pude palpitar personalmente lo que era competir. También aprendí a diferenciar de lo que dice la gente que no conocer el karate y que expresa: ´ahí se golpea´. Y no es así, porque si bien existe alguno que otro golpe que duele o está afuera de las reglas, eso se penaliza. El karate es una disciplina de contacto, pero existe un gran respeto entre nosotros: puedo competir hasta con mis compañeros de la escuela de karate y dentro del tatami, que es el lugar donde se compite, somos adversarios, pero al final se saluda al contrincante, continuamos respetándonos y con nuestra amistad”

- ¿Se repite esa actitud en otros lugares?
- “Asi es. Hemos conquistado muchos amigos entre karatecas de Argentina y Latinoamércia.

- ¿Has representado a nuestro país en el extranjero?
- “Si. En 2013 me presenté en Uruguay, en una certamen internacional y nada se puede comparar con la experiencia de participar en otro país representando a Argentina y a nuestra ciudad. En 2010 tomé parte en el Mundial que tuvo lugar en Buenos Aires y en 2018 en el Campeonato Sudamericano realizado en San Pedro, en donde tuve la satisfacción en Kumite de ascender al escalón más alto del podio, algo que esperaba con mucha ansiedad”.

- Contanos como fue esa experiencia y alegria.
- “Tuve cuatro peleas y todas ellas fueron muy ´jugadas´. La primera fue frente a un chico de Brasil; la siguiente ante un chileno, la tercera con un argentino y la final con un representante de San Luis. Nuestra categoría mantuvo la atención de todo el estadio, porque en las presentaciones de los equipos, ya se vislumbraba que la Menores -65 kg iba a ser la que más emociones deparara. Y así fue. Antes de ir, me preparé fisicamente en el gimnasio GM con el prof. Damián Giuggia y en el Centro con Jesús (Latapy) y Carina (Aressi)”.

- ¿Cuales fueron los lugares alcanzados durante la temporada pasada, por los cuales el Círculo de Periodistas Deportivos de San Nicolás te eligió como el mejor karateca de 2019?
- “En el Torneo Apertura oficial en Buenos Aires, fui primero en Kumite y segundo en Kata; en el Torneo de San Lorenzo resulté primero en Kumite y primero en Kata; en el Torneo Clausura oficial gané en Kumite y finalicé segundo en Kata y en el certamen de la Escuela del Sensei Vidal en Pilar volví a ganar en Kumite y fue segundo en Kata. Si se realizara un ranking nacional de Kumite -que es lucha- seguro que estaría en el primer lugar porque siempre he estado en lo más alto de los podios en esa especialidad y categoría, que es de -65 kg. También he logrado primeros y segundos puestos en Kumite, en los casos puntuales que por la alimentación he debido competir en +65/-70.”

- En los torneos ¿pesan a los atletas?.
- No. Se piensa que los karatecas llegan a la competencia con la buena voluntad de no participar en categorías que no les corresponden, pero a pesar de la confianza que se tiene sobre el particular, deberían pesarnos. Nosotros lo hacemos en el dojo y si damos 64,800 kg ese es el peso exacto que Jesús (Latapy) da a conocer a los organizadores.

- ¿Como es tu preparación?
- “Para la parte física voy al Gimnasio GM de lunes a viernes, donde hago pesas no para obtener masa muscular o fuerza sino para lograr flexibilidad en los músculos, de forma tal que si necesitara rapidez para un pique, ellos responda en forma debida, aunque mi rutina de una hora u hora y media no tiene horario fijo, por mis estudios y concurró al Centro de Karate-Do los martes y jueves de 20:00 a 22:00 y un mes más o menos antes de los torneos agregamos una jornada, que puede ser el miércoles, para descansar el fin de semana”.

- ¿Y en la fase educativa?
- “Practicamente, desde hace cuatro años todos los días viajo a Rosario, donde estoy cursando la carrera de Bioquímica en la Universidad Nacional de Rosario. Y para este 2020 mis padres harán un gran esfuerzo para ver si me puedo ir a vivir allí, ya que cursaré el último año. Eso no sería inconveniente para continuar con el Karate, ya que existen chicos de San Pedro que están residiendo en aquella ciudad y que somos de la misma escuela de karate, que vienen reuniéndose y entrenan a lo que me sumaría”

- Por supuesto que en tu actividad deportiva, habrás recibido apoyo y aliento. ¿De quienes?
- “Siempre he contado con la ayuda de mi familia, que me vio nacer en el Karate, me ha apoyado totalmente en mis estudios y constantentemente esta a mi lado. Me refiero a mi mamá María Inés Vega; mi papá Claudio Fabián Riffel y mi hermano Tobías. A ellos mi agradecimiento por todo lo que han hecho por mí y que quiero hacer extensivo a Jesús Latapy, que en la época de mis inicios y en 2018 flexibilizó sus horarios para que yo pudiera entrenar y no cortar con la rutina que hace años que realizo”.