Largas filas en la puerta de los bancos de San Nicolás


Se suponía que podría pasar. Y pasó, en todo el país. También en San Nicolás: desde dos horas antes que los bancos volvieran a abrir sus puertas al público, las largas filas de jubilados y beneficiarios de asignaciones se amontonaron no sólo ante sus puertas sino también en colas que en al menos cuatro casos fueron creciendo hasta abarcar la extensión de tres cuadras.
Lo caótico de la situación (y su alto riesgo en términos de la eventual expansión del Coronavirus, sobre todo entre los mayores de 60 años) motivó que el sindicato de bancarios y el Banco Central revisaran el plan original. Los bancos estarán abiertos sábado y domingo, buscando descomprimir la cantidad de personas en casa sucursal.
Las sucursales bancarias de todo el país abrieron sus puertas hoy en su horario habitual, aunque únicamente para permitir el pago a jubilados y beneficiarios de planes sociales que no cuentan con tarjeta de débito para retirar dinero en cajeros automáticos.Y aunque ya se sabía que la medida no sería sólo por hoy, sino que la atención a esa porción de público continuaría desde el lunes en los días y horarios habituales previos al régimen de aislamiento, sucedió lo que sucedió: el caos.De ahí la reciente decisión de sumar sábado y domingo. La intención: que al menos quienes hoy estaban aguardando para llegar a ser atendidos, en algunos casos apostados a más de 300 metros del ingreso al banco, pudieran reconsiderar la situación y dejar sus trámites para mañana o pasado.En una recorrida por la zona del centro de San Nicolás, EL NORTE pudo constatar hacia las 9 –es decir, una hora antes del que las puertas de los bancos se abriesen– colas de tres cuadras en: el Banco de la provincia de Buenos Aires, con gente aguardando en línea sobre las calles Mitre, Urquiza, Belgrano e incluso una porción de 9 de Julio; el Banco de Santa Fe, con una fila que por calle Sarmiento giraba hacia el río en Pellegrini y daba la vuelta a Alem; el Banco Nación, con gente aguardando tanto por calle Belgrano como por Sarmiento y doblando la esquina en toda la cuadra de Lavalle hasta llegar a Francia; y en el Banco Columbia, donde se formó una fila que Nacía frente a las puertas de la entidad sobre calle Mitre, se prolongaba una cuadra más sobre San Martín, llenaba también una cuadra sobre Belgrano e incluso llegó a dar la vuelta sobre calle Chacabuco.La situación en cada sucursal bancaria era vigilada por efectivos policiales, que en más de un caso y en diversos momentos de amontonamiento, debieron intervenir para generar las distancias interpersonales de dos metros recomendadas como medida sanitaria preventiva.
El secretario general de la Bancaria, Sergio Palazzo, se refirió a las largas colas en los bancos y anunció hace instantes que “recién me transmitió el Presidente del Banco Central que habrá una resolución para que los bancos abran sábado y domingo”.