Ternium y la UOM buscan morigerar el impacto de las suspensiones en los trabajadores


La UOM San Nicolás y la empresa Ternium están viendo cómo se establece un esquema de suspensiones originado en la abrupta caída de la producción de acero. El mismo abarcaría a un total de 4.750 trabajadores directos y contratados. Falta determinar cuál es el impacto que esto tendrá sobre el bolsillo de estos miles de trabajadores.



Por Pablo González
pablogonzalez@diarioelnorte.com.ar


La crisis desatada por el coronavirus no es solo sanitaria. En este marco, muchas empresas han comenzado a tener serias dificultades producto de la paralización casi absoluta de la economía, generada por la cuarentena que impuso el gobierno nacional.Así, por estas horas la Unión Obrera Metalúrgica Seccional San Nicolás y directivos de Ternium, están teniendo numerosas reuniones para delinear los pasos a seguir. El viernes, por ejemplo, hubo varios encuentros en la Planta General Savio, y hasta el mismísimo Naldo Brunelli (Secretario General de la UOM local) estuvo presente en las mismas.

Un decreto ambiguo
Como es de público conocimiento, el gobierno nacional acaba de publicar en el boletín oficial el decreto 329/2020 que establece la prohibición de despidos sin justa causa y suspensiones unilaterales. Sin embargo, el mismo decreto habilita a que gremios y empresas lleven adelante negociaciones que permitan superar esta difícil situación generada por el parate económico que sobrevino tras la crisis del coronavirus. En la práctica, habilita a que haya “suspensiones consensuadas”. Una contradicción en sí misma, porque es obvio que nadie quiere que lo suspendan en su trabajo.En función de esto último, la UOM San Nicolás y la empresa Ternium han entablado conversaciones para evaluar la situación y decidir los pasos a seguir. En principio, lo que se está buscando es que el esquema de inevitables suspensiones afecte de la menor manera posible el bolsillo de los trabajadores. Y que ese esquema no solamente incluya a los trabajadores que están bajo relación de dependencia directa de Ternium, sino también a los contratados, como una forma de evitar el despido de estos últimos.
Aún no está resuelto cuánto es el porcentaje que se pagará a los trabajadores mientras dure esta crisis y las suspensiones. Pero parece claro que de una u otra manera habrá suspensiones, y esto repercutirá en un menor ingreso al bolsillo de los trabajadores. Lo que se está buscando es justamente el menor impacto posible. Como contrapartida, también se estaría acordando que no habrá despidos durante al menos este lapso de seis meses que duraría el acuerdo.La semana entrante continuarán estas negociaciones destinadas a decidir cuánto es lo que se pagará a los trabajadores mientras dure el período de suspensiones.
Hasta el momento la cuarentena obligatoria no había golpeado directamente al bolsillo de los trabajadores en relación de dependencia, ya que igual se les estaba pagando el sueldo. Pero con el nuevo decreto presidencial la realidad es otra, y el costo de este parate económico también se traslada a la gente. De allí también que el gobierno estaría buscando la forma de poner en marcha la rueda de una economía que actualmente está absolutamente paralizada.Cabe señalar que en la Planta General Savio de la empresa Ternium, ubicada en el Partido de Ramallo, trabajan miles de personas tanto en relación de dependencia directa como contratados. Por lo tanto, el impacto sobre el bolsillo de esos trabajadores, inmediatamente se trasladará también a la economía de nuestra zona.
En la Planta General Savio hay 2350 personas en relación directa, más 2.400 contratados. Esto hace un total de 4.750 familias que dependen de esta empresa en la región. De esa cifra un 48% está actualmente ingresando a planta. El resto se encuentra dentro de la licencia especial otorgada por el decreto presidencial (mayores de 60 años) además de los que encuentran en calidad de suspendidos.

Producción en baja
Según pudo averiguar EL NORTE, el parate económico ha afectado de manera sustancial la producción de la Planta General Savio de Ternium, a punto tal que de los 135.000 toneladas de acero previstas para marzo, solo se despacharon 80 mil. Y para abril las previsiones hablan de una producción de apenas 30 mil toneladas.En este contexto de marcada disminución de la producción, es que las partes están conversando para decidir los pasos a seguir, y cómo terminará afectando esto a los miles de trabajadores que dependen de Ternium (tanto en relación directa como contratados).Cabe señalar además que actualmente la planta se mantiene en actividad porque es una de las actividades de producción exceptuadas de la cuarentena, pero solo está trabajando un 48% de la plantilla total.