Las centrales obreras de San Nicolás dan apoyo al impuesto a grandes fortunas


En conjunto y a través de un documento único las seccionales San Nicolás – Ramallo de la Confederación General del Trabajo (CGT) y de las dos Centrales de Trabajadores de la Argentina (la Autónoma y la de los Trabajadores) se sumaron a la iniciativa legislativa local que busca expresar un apoyo político para la eventual sanción, en el Congreso de la Nación, del proyecto para la creación de un aporte extraordinario a las grandes riquezas personales.

“Las centrales de trabajadores de San Nicolás, en este contexto internacional de pandemia por el Covid-19, respaldamos el Impuesto a las Grandes Fortunas, con el que se intenta paliar la crisis inconmensurable que afecta a los trabajadores de nuestro país”, señala la nota que elevaron al Concejo Deliberante el dirigente metalúrgico Hugo Hollman (CGT), la docente Bibiana Giglio (CTA de los Trabajadores) y la estatal María Eugenia Bravo (CTA Autónoma).
El escrito que ingresará formalmente como nota a la institución deliberativa local este miércoles, en el marco de una nueva sesión ordinaria prevista por el Cuerpo, busca expresar un apoyo “categórico” a un proyecto impulsado por el bloque de concejales del Frente de Todos (FdT), una de cuyos miembros es la propia Giglio.
La iniciativa se encuentra en análisis en la comisión de Legislación General que se reúne este martes a las 8:00. Pero su avance está complicado: a sus impulsores no les bastará con el apoyo de las otras dos bancadas de la oposición local; necesitan sumar votos del oficialismo para su aprobación. E incluso una fuente legislativa hizo saber a EL NORTE que ni siquiera estaría asegurado el acompañamiento del pleno de la oposición.

Las centrales
Más allá de los avatares propios del camino que recorre el proyecto firmado por los concejales Giglio, Paola Enrico, José Antonio Corral y Maximiliano Cabaleyro, la CGT y las CTA nicoleñas quieren dejar en claro que “tras un debate interno en los diferentes espacios político-sindicales” el movimiento obrero “apoya de manera categórica” tanto el proyecto local como la propuesta nacional.
“Hoy se desata un debate central en nuestra sociedad: cómo se sostiene el gasto que los Estados deben afrontar para proteger a su ciudadanía; de qué manera y cuándo salimos de la misma; cómo reactivamos la economía pos pandemia y el establecimiento de la nueva normalidad. Tenemos la convicción de que la decisión adoptada por el gobierno nacional de cuidar la salud de todos y todas es un ejemplo que deja en evidencia la falsa contradicción entre la economía y la salud como pretenden sostener las clases privilegiadas de nuestra Patria. Haciendo honor y reconociendo a los mártires del movimiento obrero argentino, y en este contexto, a trabajadores y trabajadoras que tienen la posibilidad de contar con un puesto de trabajo, a desocupados, a trabajadores autónomos y al pueblo, reafirmamos nuestro compromiso de continuar construyendo una sociedad justa. Es por esto, y en conocimiento de que a lo largo de nuestra historia y particularmente en estos últimos tiempos hubo grandes ganadores con un alto nivel de concentración de la riqueza, y de que hoy el Estado invierte sus recursos para evitar el impacto aún mayor de la caída de la economía, y el sufrimiento de nuestro pueblo, nos parece justo y necesario plantear que sean las grandes fortunas las que contribuyan con un mayor aporte para que el Estado llegue a todos los sectores garantizando los derechos básicos: alimentación, salud, educación, trabajo. Este impuesto solo alcanzará a cerca de 12000 personas de todo el país que poseen fortunas de más de 200 millones de pesos”, expresa la nota firmada por Hollman, Giglio y Bravo.