“Crecieron mucho las denuncias por violencia psicológica”


“Marcamos la importancia de la declaración de la emergencia para que realmente haya un presupuesto que se pueda poner a disposición de políticas públicas para poder combatir y erradicar la violencia de género. También está la necesidad de la Casa de Abrigo, que es un eterno reclamo sin respuesta”, manifestó en diálogo con EL NORTE Erika Martínez desde Las Mariposas y la Campaña.


Desde que comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, se registraron 40 femicidios en la provincia de Buenos Aires y la cifra asciende a 60 si se toma en cuenta el semestre completo, según un relevamiento difundido por el Observatorio Mumalá. Y en cuarentena, todas las violencias, crecen. “Estuvimos viendo que si bien los femicidios no bajan y las denuncias por violencias están, crecieron mucho las denuncias por violencia psicológica”, marcó a EL NORTE Erika Martínez desde Las Mariposas y la Campaña contra la Violencia de Género.“Por un lado, lamentablemente vemos que los femicidios no bajan. Hubo más de 70 femicidios desde que se decretó la cuarentena. Esto tiene que ver con la violencia que veníamos sufriendo las mujeres y cómo el contexto de aislamiento y de crisis potencia que se desencadenen situaciones de violencia. La mujer queda recluida en la casa, con el agresor. Y hay situaciones de crisis que desencadenan en mayor tensión. La mujer queda aislada de tener vínculos con amigas, familiares, otras mujeres donde ella pueda contar algunas cuestiones. Queda reducida a estar con su agresor. A la mujer le resulta muy difícil hacer la denuncia, o tal vez cuando recurre es cuando está muy desesperada, que logra salir de la casa o pudo mandar un mensaje a escondidas”, explicó Martínez.

Territorio bonaerense y relevamiento
De acuerdo al estudio de Mumalá, el territorio bonaerense es la jurisdicción con mayor número de femicidios: registra el 42% del total del país de estos delitos, distribuidos en 38 de sus 135 municipios, aunque la tasa provincial por cantidad de habitantes ubica a Tucumán, Salta, Catamarca y Misiones en los primeros lugares.Según el relevamiento de Mumalá, en el 40% de los casos el victimario fue la pareja, en el 22% una ex pareja, en el 18% familiar directo e indirecto, en el 10% desconocido sin vínculo, en el 7 % conocidos, y hay un 3% sin datos. Además, existen ocho casos en proceso de investigación, esperando autopsia y peritajes, y el informe también cita 14 intentos de femicidios.Con respecto al lugar del hecho, en el 41% de los casos se perpetraron en la vivienda que la víctima compartía con el femicida, un 33 % en la vivienda de la víctima, un 13% en la vía pública, un 5% en la vivienda de un familiar, un 2 % en un descampado y otro 2 % en otros sitios, como hotel o trabajo de la víctima.
"Insistimos en la urgencia de Declarar la #EmergenciaNiUnaMenos en violencia de Género en todo el territorio Nacional", manifestaron desde Mumalá y aclararon que si bien la emergencia se declaró en la Provincia, “aún no se implementan políticas públicas efectivas para proteger a las bonaerenses de la violencia machista”.Recientemente el Presidente de la Nación Alberto Fernández presentó el Plan Nacional de Acción Contra las Violencias por Motivos de Género 2020-2022, desde la residencia de Olivos junto a la Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, y la presencia de la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra.

También abusos intrafamiliares
Desde la Campaña contra la violencia de género y desde Las Mariposas, Erika Martínez notó: “El control, la manipulación, el sometimiento aumentan. Han llegado varios casos de abusos intrafamiliares. Es necesario que se visibilice también. Esto necesita políticas públicas, presupuesto, equipo interdisciplinarios. Desde la Campaña trabajamos lo de violencia, el seguimiento que tiene que ver con abuso requiere atención más específica. Nosotras acompañamos para la denuncia, ayudamos en ese proceso que la persona quiere transitar, a veces sólo se anima a contar y no a hacer la denuncia en ese momento. Hay mucho miedo, muchas dudas, se sienten un poco desalentadas. La Comisaría de la Mujer tiene muy pocos recursos, no depende solamente de la voluntad. Hemos hecho acompañamientos que hemos estado cinco horas para que las atiendan por no había papeles, no andaban las impresoras. Eso vuelve a violentar la mujer que se anima a hacer la denuncia y no hay un Estado que pueda garantizar nafta para el patrullero o papeles para poder imprimir una denuncia. Por eso marcamos la importancia de la declaración de la emergencia para que realmente haya un presupuesto que se pueda poner a disposición de políticas públicas para poder combatir y erradicar la violencia de género. También está la necesidad de la Casa de Abrigo, que es un eterno reclamo hacia el Municipio que no nos da ninguna respuesta. En este contexto muchas mujeres llegan que necesitan irse, que necesitan la Casa de Abrigo desde que hacen la denuncia y llegue la cautelar. Pedimos que haya un acompañamiento interdisciplinario para el después. Si bien la mayoría termina yendo a la Casita de Don Orione sabemos que no es el lugar específico para estas situaciones”.