Maxi Ríos: “Si me gusta el desafío, lo tomo” 


El basquetbolista nicoleño analizó su gran participación en el Torneo Federal actuando en Jáchal de San Juan, se refirió a cómo se encuentra transitando por la cuarentena y habló sobre el futuro. “Estoy tirando líneas para ver si puedo ir a jugar afuera”, contó el escolta, que a sus 39 años se sigue mostrando vigente.


Facundo Mancuso
secciondeportes@yahoo.com.ar

Maximiliano Ríos tuvo otra muy buen temporada, al haberse erigido en figura de Jáchal Basket de San Juan, en el inconcluso Torneo Federal. Y a sus 39 años demostró su vigencia compitiendo a nivel profesional, lo que invita a imaginar su presencia dentro de un rectángulo de juego por un tiempo más. En una charla que mantuvo con EL NORTE, el escolta analizó: “Nos quedó el sabor amargo de no haber podido medirnos en play-offs, el equipo terminó bien. Arrancamos con algunos altibajos pero después nos afianzamos y terminamos primeros junto con GEPU de San Luis en la División Cuyo. “Sobrepasamos el objetivo, con un plantel con muchos jóvenes. No pensamos que íbamos a estar en ese lugar”, resaltó Ríos, quien luego destacó que “en lo personal” le fue “muy bien”. “Me contrataron para ocupar el rol del líder en ofensiva, lo que hago siempre y pude colmar las expectativas del club. Terminé liderando el equipo en puntos y fui uno de los goleadores de todo el campeonato”, detalló quien actuara en los veintiún encuentros de los suyos en la fase regular, alcanzando promedios de 18.2 puntos, 5.4 asistencias, 3.5 rebotes y 34 minutos. Jáchal al momento de suspenderse el torneo lideraba el grupo con un registro de 14 victorias y siete derrotas.
Más tarde, al ser consultado acerca de la situación económica del club en el que jugó el último tiempo, Ríos señaló que a pesar de las problemáticas que fueron surgiendo desde marzo a la fecha por motivos que son de público conocimiento, en Jáchal está respetando lo prometido. En ese sentido, valoró: “Económicamente me cumplieron por ahora todo muy bien”. “Cobramos siete meses que jugamos –apuntó el ex Regatas y Belgrano de 39 años-, porque se jugó hasta marzo. Los contratos son de diez, pero se llegó a un acuerdo para cobrar los siete meses que son obligatorios. Los tres restantes cada jugador o cada plantel los arreglaba con su club, de ver de cobrar menos o el total con nuevos plazos”. “A nosotros del club nos pidieron un poco de tiempo para reacomodarse y ver cómo consiguen el dinero porque dependen mucho del gobierno, pero yo creo que nos van a pagar el contrato entero. Les tengo confianza a la dirigencia del club de que nos van a cumplir”, manifestó.

Futuro incierto
Viendo con incertidumbre el panorama en el básquet argentino, Ríos contó que ya está “tirando las líneas” en el exterior. “Estoy viendo para ver si puedo ir a jugar afuera, llámese Perú, Uruguay, Chile, donde sea”, reconoció. “Hay muchas dudas sobre cómo va a ser la temporada en Argentina –relató– y cuándo podría comenzar. Hay intenciones de Jáchal de que renueve ahí pero todavía no tengo nada en concreto”. “No evalúo los contratos y los clubes a ver si me quedan cerca o lejos de casa, como soy soltero y no tengo familia no tengo que poner muchas cuestiones sobre la mesa. Si me gusta el desafío, lo tomo”, agregó “Maxi”, indicando luego que tampoco “descarta jugar en San Nicolás”. En otro tramo de la nota, se le preguntó sobre si el hecho de ser psicólogo le sirvió a transitar estos momentos difíciles de cuarentena. A propósito de ello, aseguró: “Me ayudó ser psicólogo para hablar con otros o para hablar conmigo mismo en esta situación. Para uno que está acostumbrado a estar siempre entrenando y en grupo, no es fácil entrenar solo en su casa. A mí me ayudó lo mío. Muchos jugadores y amigos me piden consejos, no solo en lo basquetbolístico, sino en lo personal”, detalló Ríos. Y finalmente, el ex Ciclista Juninense, Unión de Sunchales, Salta Basket, Quilmes de Mar del Plata y Deportivo Viedma, consideró que “hay muchos puntos contradictorios entre el deporte y la pandemia”. “Me parece a mí que no estamos en momentos de exigir que nos abran los clubes para entrenar. Hay que tomar conciencia que hay cosas más importantes. Esto es grave, es algo que está pasando en todo el mundo”. “Está primero la salud y me parece que hay que esperar que las autoridades vean cuando estén dadas las condiciones para volver”, reflexionó Ríos, bajando un cambio, parando la pelota y dejando hablar a la mente.

UN HISTÓRICO EN SAN NICOLÁS
En el TNA y en la Liga “A” para Regatas y Belgrano

No solo por haber sido miembro destacado de una de las más importantes camadas que diera el básquetbol de San Nicolás Maximiliano Ríos tiene un lugar privilegiado en la historia del básquetbol nicoleño; sino porque además es el único jugador nacional que vistió las camisetas de Regatas y de Belgrano en las dos categorías del profesionalismo (lo propio ocurrió en la Primera local), tanto en la Liga Nacional como en el TNA (el otro que lo hizo fue el extranjero Stanley Easterling); además de haber actuado para Somisa en la Liga B en el 2000. En efecto, Ríos debutó como profesional en el Náutico, en la temporada 1996/97, en la que actuó apenas un encuentro. Luego disputó otros 35 entre la 98/99, 99/2000 y 2003/04, la última de los regatenses en la “A”. En esa misma edición había tenido su primer paso por Belgrano (en donde había jugado en su etapa de Mini), disputando once juegos en 2003. En el TNA en Regatas jugó en la 2006/07 en su regreso de Estados Unidos en donde se desempeñó en el básquet universitario y lo hizo en la 2008/09 en Belgrano, con el que también participó en el Federal entre 2016 y 2018. Fueron en total 46 presencias en la Liga las que tuvo Ríos representando a Regatas y a Belgrano y otras 65 en el viejo TNA (aquí promedió 11.7 puntos y 3.9 asistencias).
Al ser consultado sobre este célebre privilegio, “Maxi” comentó: “Siempre respeté a todos los clubes, tuve varias idas y vueltas, siempre me aceptaron muy bien, porque siempre jugué sin faltarle el respeto a nadie”. “Cuando la gente se da cuenta de que vos vas a un club a hacer las cosas en serio y con responsabilidad, es imposible que alguien te trate mal. La carta de presentación de uno es su trabajo. No importa que camiseta tengas puesta, si cumplís la gente te respeta y te quiere”, destacó.