Continúan los incendios y aumentan las consultas por afecciones respiratorias 


Nuevamente nuestra ciudad se ha visto afectada por una gran nube de humo producto de las quemas de pastizales en el delta del Paraná, las cenizas han llegado hasta la ciudad de Buenos Aires. Como en Rosario, las consultas por afecciones respiratorias están aumentando en San Nicolás, a efectos del fuego recurrente. La semana pasada el número de focos de incendios llegó a 3610, cuando el número rondaba entre 300 y 400 focos semanales.


Ha transcurrido una nueva jornada de humo que afecta las vías respiratorias de todos los ciudadanos, pero particularmente de aquellos con patologías previas, como alergias, conjuntivitis, asma, EPOC, entre otros.La Dra. María Eugenia Landi es médica pediatra y jefa del Servicio de Pediatría del CEMPRE. En diálogo con EL NORTE, dijo: “El problema del humo es que aumenta la densidad del aire considerablemente, con residuos de cenizas y elementos tóxicos. Esto aumenta y potencia todos los casos de alergias, conjuntivitis, rinitis bronquiales y problemas en la piel”.Landi recomendó: “Hay que evitar circular demasiado al aire libre cuando hay tanto humo en la ciudad. Puede dar síntomas desagradables o molestos a cualquier persona, pero también complicar cuadros de base”.
Los especialistas aseguran que es imprescindible la hidratación, tomar mucho líquido y para aquellos que presenten síntomas agudos, limpiar la vía nasal con solución fisiológica y lavar bien los ojos. “Con este tipo de aire quienes padecen dermatitis atópica van a ver su piel más irritada y con picazón. Es importante que ante síntomas inusuales consulten a su médico o se acerquen a un establecimiento de salud”.

Irónico
Por un lado, el coronavirus y las virosis típicas de esta época del año infieren una buena ventilación de los ambientes. Por otro lado, recomiendan cerrar las ventanas para que las cenizas de los incendios del delta no se queden dentro de nuestros hogares.“Ventilemos cuando no haya tanto humo en el ambiente, es decir los días que el viento está a nuestro favor. Por otro lado el uso del tapaboca es un punto a favor para ayudar a prevenir y no respirar el aire contaminado. Además, humidificar bien las pieles”.La limpieza es otro de los cuidados que debemos tener: “En lo posible limpiar con trapos húmedos, evitando la escoba, plumero o trapo seco que levantan más polvillo”.En cuanto a los tratamientos preventivos, Landi acentúo: “No abandonarlos. Si sos asmático o alérgico, debes continuar para prevenir una complicación”.Tanto en el ámbito público como privado, los médicos aseguran que hay más consultas por la época y puntualmente por efectos del humo.Los más pequeños que tienen bronquios más vulnerables y con mayor frecuencia respiratoria, son entonces los más expuestos.
EL NORTE conversó con el Dr. Claudio Andrés Agüero, médico pediatra especialista en alergia e inmunología clínica y pediatra. Es integrante del Comité de Alergia de la Sociedad de Pediatría de Rosario, quienes se han expresado contra los efectos de la quema de pastizales: “En estas últimas semanas, tuvimos más cantidad de pacientes, algunos con patologías preexistentes, pero otros, no. Se trata de elementos de combustión que producen la liberación de distintas sustancias químicas con efectos tóxicos para los humanos”, explicó a este medio.“Los que están mucho tiempo al aire libre van a estar más expuestos. Los que padezcan laringitis recurrentes y asma no deben abandonar los tratamientos de base. Pero es cierto que esto puede afectar tanto a las personas alérgicas como a sanas. Las consultas por anginas no infecciosa también han aumentado, como la tos catarral, entre otros”, informó el Dr. Aguero.
Aquellos que viven cerca de la costa, tanto como quienes están a mayor altura, serán los más afectados. “La ceniza va quedando en los hogares, hay que limpiar y ventilar, pero cuando el humo esté fuerte y denso, mejor cerrar las ventanas”.