Metalúrgicos, a un paso del conflicto


La UOM tiene vencida su paritaria desde abril, y busca cerrar un aumento no remunerativo para los trabajadores del sector. El gremio exige un bono de 6000 pesos, pero los empresarios ofrecen pagar mucho menos. Además, crece la tensión por el pago que deben efectuar las empresas afectadas por la crisis al personal eximido de concurrir a sus puestos.

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) quedó a un paso del conflicto en dos de las negociaciones que más preocupan a sus dirigentes: la paritaria nacional y la renovación del acuerdo de suspensiones con las cámaras empresarias del rubro, por un lado, y el tironeo con Techint que incluyó despidos, amenaza de “lock out” en plantas de Tenaris y la vigencia de una conciliación obligatoria. En sendas discusiones fracasaron los intentos de acercamiento y quedó pendiente para la semana que viene el inicio de paros por turno en función de nuevos intercambios ante el Ministerio de Trabajo.
La cúpula de la UOM nacional oficializó su pedido de recomposición salarial mediante un bono no remunerativo hasta fin de año de 6000 pesos. El pedido tiene la particularidad que parte de los sueldos de agosto y pasa por alto que la paritaria 2019 venció en abril, es decir que admite que no habrá ajuste por el cuatrimestre precedente. La respuesta empresaria, no obstante, fue insuficiente para la UOM al plantear pagos de sumas fijas de entre $ 3000 y $ 4000 pesos hasta diciembre.La discusión se desarrolló fuera de las convocatorias de la cartera laboral y contó con la plana mayor de la UOM y representantes de las cámaras empresarias Adimra, Afarte (terminales electrónicas de Tierra del Fuego), Camima (pymes metalúrgicas), Caiama (aluminio) y Fedehogar (fabricantes de electrodomésticos).
Por decisión propia los empresarios del rubro autopartista (AFAC) decidieron negociar por su cuenta por entender que la problemática sectorial se distancia de la de otros establecimientos. En otras palabras, sus directivos esperan que la caída abrupta de la producción y venta de autos pese en la dinámica de la negociación.

La otra discusión
La discusión sobre salarios fue solo una parte de los temas abordados en la charla. Desde el 31 de julio venció el acuerdo de licenciamientos masivos que la UOM y las cámaras habían firmado para establecer un piso de 70% del salario neto, o sea 86% del ingreso de bolsillo, en el pago que deben efectuar las empresas afectadas por la crisis y con personal eximido de concurrir a sus puestos. La representación patronal pidió extender ese acuerdo un trimestre más, hasta octubre, pero el gremio puso como condición establecer las sumas fijas como transición para un acuerdo paritario.La distancia entre el pedido y la oferta es de 12.000 pesos. Es que las cámaras ofrecieron pagar con los salarios de agosto un monto de $ 3000; de 3500 pesos por septiembre y octubre, y de 4000 pesos por noviembre y diciembre. Ese escalonamiento totaliza 18.000 pesos frente a los 30.000 que representaría el pago extra de $ 6000 mensuales planteado por la UOM. En todos los casos está previsto reanudar las discusiones a partir de enero con la expectativa, incierta, de contar para entonces con un escenario de pospandemia.El gremio, además de una crisis sectorial que ya costó miles de puestos de trabajo durante el gobierno de Mauricio Macri y que se agravó de manera dramática a partir de la cuarentena, está a su vez presionado por los reclamos de seccionales.

Tenaris
En paralelo con la paritaria hubo también conversaciones no oficiales entre dirigentes de UOM y ejecutivos del grupo Techint. El conglomerado que encabeza Paolo Rocca inició un conflicto días atrás cuando les planteó a las comisiones gremiales internas de sus plantas de Tenaris (que fabrica tubos para la actividad petrolera) su intención de reducir al 50% el valor de los salarios de los operarios suspendidos a partir de agosto y hasta fin de año. A falta de una respuesta favorable, en particular en la planta más grande del grupo en ese rubro, la de Siderca (en Campana), los directivos motorizaron 140 despidos de trabajadores de empresas tercerizadas pero bajo su control.El lunes el Ministerio de Trabajo nacional dictó la conciliación obligatoria y mañana habrá una audiencia para debatir la propuesta de rebaja en las suspensiones. El jefe de la seccional Campana de la UOM, el exdiputado Abel Furlán, había denunciado por carta a los ministerios nacional y bonaerense un intento de “lock out”.